Bob Menéndez, en apuros por soborno

Las deliberaciones en el juicio por soborno contra el senador estadounidense Bob Menéndez se reanudaron en Washington, luego de que una integrante del jurado fuera reemplazada la semana pasada y emitiera declaraciones sobre la marcha del proceso.

De acuerdo con la cadena CBS News, los otros 11 miembros del panel retoman su labor con una nueva adhesión en medio de la incertidumbre sobre las consecuencias de los comentarios de Evelyn Arroyo-Maultsby, liberada de sus funciones debido a unas vacaciones programadas.

La fiscalía acusa a Menéndez, legislador demócrata por Nueva Jersey, de 14 cargos de corrupción y soborno, que incluyen conspiración, violación del acta de viaje, declaración falsa y fraude de servicios honestos, informó Prensa Latina.

Tales imputaciones están relacionadas con sus vínculos con Salomon Melgen, un oftalmólogo millonario de Florida involucrado en un desfalco al sistema de salud estadounidense de quien supuestamente recibió regalos y donaciones de campaña.

Según declaró Arroyo-Maultsby a varios medios el jueves último, los miembros del jurado no logran llegar a un acuerdo sobre si lo ocurrido entre los acusados fueron sobornos o actos de generosidad entre dos buenos amigos.

'Es un jurado trabado en este momento', manifestó la mujer, quien dijo que desde su punto de vista el senador no es culpable.

A decir de la antigua integrante del panel encargado de las deliberaciones, sus ex compañeros seguían revisando documentos acumulados durante nueve semanas de testimonio en un intento de determinar si el legislador demócrata cometió un crimen.

Los fiscales alegaron que Menéndez y Melgen participaron en un plan de soborno entre 2006 y 2013 en el que el primero de ellos intercambió su influencia política por vacaciones de lujo y vuelos en el avión privado del médico.

Ambos hombres niegan las acusaciones y sus abogados defensores han intentado mostrar lo sucedido como regalos a raíz de una amistad de mucho tiempo. Abe Lowell, el letrado del legislador, usó las palabras amigo y amistad más de 80 veces en su alegato final.

Por su parte, el fiscal federal Peter Koski se hizo eco de las instrucciones del juez de que los obsequios entregados 'tanto por amistad como por intención corrupta' pueden considerarse sobornos.

Si el jurado no llega a un veredicto en los próximos días, el juez de distrito William Walls tendría que sopesar durante cuánto tiempo dejar que continúe su labor antes de declarar la anulación del juicio.

A decir de CBS, si Menéndez es absuelto, reforzaría la opinión de que los casos de soborno oficiales se han vuelto más difíciles de enjuiciar en el país, una tendencia que se remonta al fallo de la Corte Suprema que anuló en 2016 la condena por soborno del exgobernador republicano de Virginia Bob McDonnell.

Comentarios