4/12/16

Fidel Castro: reposan sus cenizas invictas en Santa Ifigenia [+ fotos y video]

Santiago de Cuba fue el final para el recorrido del cortejo fúnebre del Comandante Fidel Castro, saludado por miles de personas situadas en ambos lados de las calles que al paso del armón con la urna gritaban "¡Yo soy Fidel!", una visión repetida desde que partió de La Habana tras recorrer casi 1.000 kilómetros durante los pasados cuatro días, en sentido inverso del itinerario de la Caravana de la Libertad realizada en enero de 1959 tras derrocar la dictadura de Fulgencio Batista.

Raúl Castro: La permanente enseñanza de Fidel es que sí se puede [+ video]

Discurso pronunciado por el General de Ejército Raúl Castro Ruz, Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, en el acto político en homenaje póstumo al Comandante en Jefe de la Revolución Cubana, Fidel Casto Ruz, en la Plaza Mayor General Antonio Maceo Grajales, de Santiago de Cuba, el 3 de diciembre de 2016, “Año 58 de la Revolución”.

 Estimados Jefes de Estado y de Gobierno;

Destacadas personalidades que nos acompañan;

Compatriotas que se encuentran hoy aquí en representación de las provincias orientales y el Camagüey;

Santiagueras y santiagueros;

Querido pueblo de Cuba:

3/12/16

Fidel Castro pidió que ni obras ni espacios públicos en su nombre, dijo Raúl

El presidente cubano, Raúl Castro, expuso este 3 de diciembre, que el líder histórico de la Revolución en esta nación caribeña, Fidel Castro, insistió en que su nombre no identificara obras o espacios públicos algunos.

Fiel a la ética martiana de que toda la gloria del mundo cabe en un grano de maíz, el líder de la Revolución rechazaba cualquier manifestación de culto a la personalidad y fue consecuente con esa actitud hasta las últimas horas de vida, expresó el mandatario cubano.

Homenaje póstumo a Fidel: Raúl Castro destacó capacidad visionaria de Fidel

El presidente de Cuba Raúl Castro resaltó hoy la capacidad visionaria y de predicción del futuro de Fidel Castro.

En el acto político en homenaje póstumo al líder histórico de la Revolución cubana, en la Plaza Antonio Maceo, de esta ciudad, recordó que el presidente de Argelia Abdelaziz Buteflika, refirió que Fidel poseía la extraordinaria capacidad de viajar al futuro, regresar y explicarlo.

De esa manera, recordó que el 26 de julio de 1989 en Camagüey predijo con dos años de antelación la desaparición de la Unión Soviética y el campo socialista y aseguró ante el mundo que Cuba continuaría defendiendo las banderas del socialismo.

Abran Los Cielos: Llegó Fidel

Abran los cielos llegó Fidel,
expropien los látigos de explotadores,
profanos, mercenarios y usurpadores.
Abran las calles, llegó Fidel,
suban a las luces,
el brío de cantos,
la irreverencia de las ideas.
Abran sus corazones, llegó Fidel,
que nos entre, explore, invente,
que nos sople rebeldías y victorias.
Abran la Vida y la Historia, llegó Fidel
que se llenen las plazas de mariposas rojas,
que el viento sople luces infinitas,
y nadie espere la limosna que no vendrá,
Abran los cielos, llegó Fidel.
Llegó la Revolución.

Héctor Sosa

http://www.nos-comunicamos.com.ar/node/6883

¿Murió Fidel?

Atilio A. Boron.─ En una muestra más de su inconmensurable estupidez la derecha latinoamericana y su homóloga norteamericana han proclamado que la muerte de Fidel significa el fin de una época. Sabemos que una de las señas ideológicas del pensamiento conservador, en todas sus variantes y en todo tiempo, es su obsesión por decretar “el fin” de cuanto proceso o institución les sean adversos. En los sesentas del siglo pasado era el fin de las ideologías; en los ochentas el de la lucha de clases, presuntamente sustituida, en este fantasioso relato, por el aceitado rodaje institucional de las nuevas democracias; en los noventas, embriagados por la desintegración de la Unión Soviética, sus teóricos proclaman nada menos que el fin de la historia. Por supuesto, esta no tardó en cobrarse una feroz revancha con tan osados publicistas, bañándolos con un manto de descrédito que dura hasta hoy. Ahora, con la muerte de Fidel, incurren en el mismo error y se desviven en informarnos de que una etapa ha llegado a su fin – ¿la etapa de las revoluciones?- sin ofrecer prueba alguna y sin decirnos cuál es la que comienza ni que características tendría.

Fidel Castro en Santiago de Cuba: transmisión en vivo [+ actualizaciones]

Mienten

Eliades Acosta Matos.─ El martes 29 de noviembre, en la Plaza de la Revolución de La Habana, las personas reunidas para despedir a Fidel Castro superaban ampliamente el millón. Una multitud emocionada, pero digna y altiva, expresó su dolor por la pérdida de su líder histórico y reiteró el compromiso de continuar su obra. Tan contundente y rotundo respaldo,  impensable en nuestros días en casi ninguna de las naciones existentes, y por casi ninguno de los líderes políticos en funciones, no mereció ni una línea, ni una nota, ni una simple imagen en los titulares de buena parte de la prensa mundial, a pesar de que más de 500 de sus  periodistas cubrieron la noticia en el terreno.

2/12/16

Fidel y yo, como un cubano más

Paco Ignacio Taibo 2.─ Abandono La Habana pocas horas después de que se ha hecho pública la noticia de la muerte de Fidel Castro. Con los cubanos que converso encuentro una mezcla conocida, la he visto en Buenos Aires, cuando centenares de argentinos desfilaron ante el cadáver de Kirchner, o en la televisión venezolana a la muerte de Hugo Chávez. La muerte del caudillo produce una sensación de desconcierto a la que seguirá una extraña nostalgia. En el avión hacia México fracaso en ordenar mis breves recuerdos personales y fracaso aún más tratando de hacer un balance político; son demasiadas cosas, el personaje ocupó durante demasiados años el centro del escenario y no con apariciones menores. Gracias a él, la pequeña isla de Cuba fue el centro del planeta muchas veces.

Son muchos Fideles, muchos momentos. ¿Cuál de ellos? ¿Todos?

1/12/16

Fidel es ya millones

Ángel Guerra.─ Es la conclusión a que llega quien conozca Cuba y la materia prima de que están hechos su pueblo, sus hermanos latino-caribeños y los de todo el mundo. Fidel se ausenta físicamente para multiplicarse en las dolidas y fervorosas multitudes de niños y jóvenes, de hombres y mujeres cubanos de todas las edades, que la noche del martes proclaman ¡yo soy Fidel! en la Plaza de la Revolución y en todos los rincones de Cuba. Pero igual podían haber sido venezolanos, bolivianos, ecuatorianos, argentinos, brasileños, nicaragüenses, salvadoreños, mexicanos, caribeños.