EE.UU. destinó 15 millones de dólares para reclutar a jóvenes y miembros de la contracultura cubana

La firma de un contrato por 15,5 millones de dólares entre el Gobierno de Estados Unidos y la ONG Creative Associates International en octubre de 2008 evidencia un intento de Washington de desestabilizar la establecida coyuntura política en Cuba, afirma el investigador Tracey Eaton en un artículo publicado esta semana en el portal CubaMoneyProject.com.

Eaton indica que la entidad dirigía el programa desde una base secreta en Costa Rica y recuerda las revelaciones de la agencia Associated Press (AP) de 2014 sobre la creación por la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) de ZunZuneo, una red social similar a Twitter diseñada desde EE.UU. exclusivamente para Cuba.

Sin embargo, en aquel entonces, desde la USAID desmintieron los principales puntos de aquel reportaje de AP que señalaban supuestas prácticas irregulares de la agencia o intentos de socavar al Gobierno cubano fomentando los disturbios entre los jóvenes.

De todas formas, ZunZuneo "solo fue la punta del iceberg" que representó 1,7 millones de dólares de los 5,3 millones de dólares que Creative Associates destinó a diversos proyectos, escribe Eaton, quien señala que la revisión de 22 informes de la organización entre 2008 y 2012 "ofrece una nueva visión del extenso programa de la ONG e ilustra sus tenaces esfuerzos para reclutar a jóvenes y miembros de la contracultura cubana".

"'Viajeros' y 'consultores' de al menos diez países diferentes de las Américas y Europa participaron en el programa. Los proyectos y las personas fueron identificadas por códigos. La USAID envió los suministros a través del servicio de correo diplomático, en estrecha coordinación con el personal de la Embajada", denuncia el periodista./RT

La prensa cubana no será amordazada: Declaración de la presidencia ampliada de la Upec

La Unión de Periodistas de Cuba sigue de cerca el accionar, en las últimas semanas, de personeros al servicio de la contrarrevolución, quienes han acosado, amenazado desde la virtualidad y también agredido físicamente, a profesionales de nuestra prensa.

La Upec —en reunión por videoconferencia de la Presidencia nacional ampliada a la que fue invitado el periodista Humberto López— acordó rechazar contundentemente este tipo de acciones que pretenden empañar el prestigio, la moral y el compromiso de los periodistas cubanos, quienes informan apegados a la verdad y siguiendo principios éticos irrenunciables.

Una minoría anticubana en el sur de la Florida, y sus asalariados internos, desesperados por la verticalidad con la que son expuestos sus propósitos, busca callar a la prensa revolucionaria, sometiendo a sus profesionales al acoso y la intimidación y, adicionalmente, minar la confianza del pueblo cubano en su sistema de comunicación público.

A diario somos testigos de los ataques en redes sociales a periodistas y profesionales de la comunicación. Estos hechos forman parte de programas anticubanos y sus maquinarias de intoxicación mediática, que gozan de millonarios presupuestos para desacreditar a quienes defienden la verdad de la Revolución.

Ejemplo de las burdas manipulaciones a las que pretende someterse al pueblo cubano fue revelado hoy por la Unión de Juristas de Cuba, al desenmascarar la mentira con la que la ciudadana Yeilis Torres Cruz pretendió acreditarse ante la opinión pública nacional e internacional como ex fiscal y trabajadora del Tribunal Supremo Popular, cuando ni siquiera es graduada de Derecho. Otra mentira inflada y pagada desde Estados Unidos en función del espectáculo cotidiano al que pretenden someternos.

Entre esos colegas agredidos está el periodista y presentador de la Televisión Cubana, Humberto López, al que apoyamos en su labor cotidiana de denuncias sobre el proceder de la contrarrevolución financiada desde Estados Unidos, con el objetivo de socavar el proyecto socialista de la nación.

En Humberto y su familia, también atacada, habita la dignidad, el decoro y el prestigio de los profesionales de la prensa.

No permitiremos ni agresiones, ni amenazas, y defenderemos la integridad física y moral de los miembros de la organización, en ejercicio legítimo de la libertad de prensa consagrada en la Constitución, las leyes y el espíritu institucional de la nación.

Los profesionales de la comunicación no retrocederemos ni un milímetro en nuestra misión de que la verdad se abra paso. Contamos con el apoyo de la inmensa mayoría del pueblo para el ejercicio digno y libre del periodismo.

Unión de Periodistas de Cuba

La Habana,

13 de mayo 2021

https://www.cubaperiodistas.cu/index.php/2021/05/declaracion-de-la-presidencia-ampliada-de-la-upec-la-prensa-cubana-no-sera-amordazada/

Relaciones EEUU-Cuba: ¿cuestión de prioridad o vigencia trumpista?

Orlando Oramas Leon.─ La vigencia hoy de las más de 240 medidas coercitivas impuestas por el gobierno de Donald Trump contra Cuba hacen parecer que la administración de Joe Biden carece de política propia hacia la nación caribeña.

Bajo el argumento de que Cuba no es prioridad persiste en la práctica el enfoque trumpista de perjudicar al máximo a la isla y sus habitantes, e interponer todos los obstáculos posibles a un encarrilamiento de los nexos bilaterales.

En ello está el recrudecimiento inédito del bloqueo aplicado hace más de 60 años, cuyos efectos causan pérdidas récord a Cuba.

Baste decir que del total de decisiones anticubanas de la era Trump, 55 de tales acciones fueron impuestas en tiempos de la Covid-19, lo cual ejemplifica la intención criminal de la política estadounidense vigente hoy.

Son parte del entramado del cerco que impacta en la vida de los cubanos y se confirma como el principal obstáculo para el desarrollo y la meta de alcanzar la prosperidad y bienestar.

El bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos es la más larga afrenta sostenida en el tiempo contra los derechos humanos de un pueblo y constituye, por sus efectos, un crimen de lesa humanidad.

Así lo calificó el primer secretario del Patido Comunista de Cuba, Miguel Díaz-Canel, en el discurso de clausura del octavo congreso de esa organización, el 19 de abril último.

En la ocasión el también presidente de la República subrayó que junto a las medidas de Trump se suman los castigos resultantes de la reinclusión de su país en la 'espuria y arbitraria lista del Departamento de Estado sobre países que supuestamente patrocinan el terrorismo'.

'Se ha demorado mucho la decisión de retirar a Cuba de dicha lista, a pesar de que la administración precedente tomó tal decisión desconociendo todos los procedimientos internos para ello, opinó por su parte el exembajador de la nación antillana en Washington, José Ramón Cabañas, en reciente artículo publicado en Facebook.

Ningún funcionario estadounidense y ningún político de ese u otro país puede afirmar sin faltar a la verdad que Cuba patrocina el terrorismo, refutó a su vez Díaz-Canel y apostilló: 'Somos un país víctima del terrorismo, organizado, financiado y ejecutado en la mayoría de los casos desde los Estados Unidos'.

Sin dudas Cuba sigue en el colimador del poderoso y vecino norteño y ante el costo humano de la invariable hostilidad hacia la isla antillana cabría preguntarse si el actual gobierno comparte la visión y el accionar de la administración trumpista contra La Habana.

Así lo cuestiona Cabañas, quien remarcó la permanencia de las acciones de Trump contra su país.

'Ninguna de estas ha sido rectificada y a la distancia de 100 días en la actual administración vale la pena preguntar si es que en última instancia se comparte la filosofía de dichas medidas', suscribió.

Y ello pone en el tapete otras preguntas sobre asuntos a reparar en la intención de recomponer las relaciones entre Washington y La Habana.

¿Por qué existen legislaciones como la Ley Torricelli o la Helms-Burton que pretenden controlar los destinos de Cuba e impedir sus vínculos comerciales con el mundo?

En tal sentido el máximo dirigente cubano inquiría en el congreso del PCC por qué Washington dedica 'cientos de millones de dólares a tratar de subvertir el orden constitucional de Cuba', si este país no resulta prioridad para Biden.

¿Qué justifica una guerra económica cruel e incesante durante más de 60 años? ¿Por qué pagan el precio del aislamiento internacional, evidenciado en las Naciones Unidas y en otros foros internacionales, al mantener una política moral y legalmente insostenible?, fueron otras interrogantes expresadas por el gobernante.

Las señales desde La Habana, por el contrario, estuvieron claras en la intención de retomar el camino de las relaciones sobre bases de igualdad, repeto mutuos y sin injerencias.

Es la posición del Partido y del Estado. Es la voluntad de nuestro pueblo, puntualizó en su discurso Díaz-Canel, quien además mencionó expresamente la disposición para cooperar con Estados Unidos en áreas que Washington declara como prioridades de su política exterior.

Resultan la lucha contra el cambio climático; el enfrentamiento a las amenazas a la salud, pandemia de la Covid-19 incluida; promoción de los derechos humanos; y los temas migratorios. Serían buenos pretextos para empezar, aunque hay otros igual de trascendentes en los que el gobierno de Joe Biden podría mostrar un cambio de actitud. En particular cuando crecen los llamados desde la sociedad civil estadounidense, el Congreso y otras instituciones para la revisión de la política hacia Cuba.

El fuego amigo y las dificultades para escribir la verdad

Carlos Luque

1

Las llamadas redes sociales le han hecho creer a muchos – a demasiados – que pueden escribir en ellas como hablan en la sala de su casa. Que además, ello democratiza la vida social. Olvidan que estos medios se regalan como la libertad pero funcionan como instrumentos de control. Que son un señuelo para que al morder el anzuelo, te conviertas en la presa. Que son burbujas donde mientras más libre te crees, más incomunicado estás.  Claro es que toda burbuja se puede romper. Se logra cuando  haces de ellas un uso inteligente, cuando dispones del punzón adecuado y lo sabes manejar.

2

No todos  se percatan del ardid comunicacional. Y sin embargo, es bien sencillo. El poder económico desigual entre las potencias y las llamadas regiones periféricas, o más crudamente, entre élites explotadoras y naciones sometidas, provoca innumerables dificultades para el equilibrio de la gobernabilidad en los países que intentan la independencia y la soberanía verdaderas, así sea la política, aunque difícilmente la económica total. Que son la mayoría de los países del  llamado tercer mundo. 

En los países capitalistas de la periferia, el imperialismo desvía la lucha de los pueblos hacia el blanco de los políticos nacionales sometidos por el Capital endógeno y por los satélites atados a los intereses comunes del Capital exógeno. Es lo que ocurre hoy en la mayoría de los países sudamericanos, pero también en varios países del sur de Europa, con las diferencias de rigor.

En los países que han intentado o persisten en soltarse de las cadenas del sometimiento global, y construir un tipo de proyecto contestatario al capitalismo, una parte de su población dirige contra sus gobiernos  las consecuencias de un orden de cosas creadas por la agresión imperialista. Es un recurso que tiene magnífico resultado: te creo dificultades, pero tu población te hará responsable de ellas. Es el resumen de aquellas cínicas declaraciones de un norteamericano: crear desesperación, necesidades insatisfechas, una larga expectativa de acceder al modelo de consumo capitalista,  pero serás el culpable y el blanco de las protestas por ellas.

3

Tras más de 60 años de intentarlo, en Cuba no ha dado los resultados esperados. Pero no absolutamente. Sin dudas, algunas consecuencias debía tener. Y las ha tenido en las partes más blandas de la población. 

El 59 revolucionario comenzó a crear una plataforma social macro, mediante, primeramente, la educación universal y gratuita, la salud, la asistencia social, el trabajo, y el acceso a derechos inéditos antes, que igualaba las oportunidades de ascenso y desarrollo personales. Pero en la esfera micro, familiar, y del entorno de relaciones, el punto de arrancada imponía límites que debían ser superados por el esfuerzo y la lucidez individuales, más la resolución de los fenómenos disruptivos o traumáticos que se presentan en las biografías de toda individualidad. Y aunque las políticas socialistas fueran sinergia favorable para lograrlo, era inevitable que las oportunidades no fueran aprovechadas por igual. Los patrones de conducta y aspiraciones de realización son parcialmente heredadas en la interioridad familiar y social. A ello hay que sumar las ingentes dificultades impuestas por la agresión que se debían sortear para garantizar las condiciones materiales de los sectores que en la arrancada del 59 eran los más desfavorecidos.

La jugada era, y es, perfecta. Impedir el desarrollo, provocado también por los errores inducidos, los condicionados por el férreo dogal, o por los propios inevitables de toda ruta inédita. Tensar al máximo la brecha entre las expectativas de la sociedad y los resultados que se podrían obtener. Y a la vez, mostrar la vitrina engañosa del acceso a la abundancia para todos, pero si se abandonaba el camino erróneo y se adoptaba el “correcto”. Además del éxodo migratorio, crear la impresión del fracaso de una utopía. 

4

Ha sido tan obcecado y feroz la aplicación del recurso, tan intensa y continuada la agresión, que ello es medida de algo que, por tan natural, se nos escapa de la percepción inmediata: la igualmente enorme y heroica realización cubana de algo calificado como más grande que nosotros mismos: esta revolución que no cesa de revolucionarse a sí misma.

Pero igualmente enormes son las dificultades del momento. Cuando el país venía aplicando con cautela un largo y riesgoso proceso de transformación en órdenes vitales de la vida social y económica, una administración recrudece  la agresión al máximo posible y, a la vez, explota una pandemia que estremece toda la arquitectura económica nacional y mundial. En el caldo de cultivo de las condiciones de posibilidad que venían sembrando más de 60 años de arduo bloqueo estadounidense, florece también la incomprensión de círculos de personas que se presentan como socialistas, pero dirigen la responsabilidad de las consecuencias, como apuntábamos más arriba, sólo o preferentemente a errores internos, sólo imputables al proyecto socialista. Era, y sigue siendo, uno de los frutos esperados por nuestros enemigos.

5

Se entrelazan y confunden, entonces, la crítica necesaria, lúcida y útil, con la que esperan los agresores que se dirija a reales o presuntos errores de la política interna. Y cuentan para ello con los medios digitales, además de con los traidores o mercenarios a sueldo que no faltan nunca en semejantes circunstancias. No casualmente, a pesar del recrudecimiento del bloqueo, jamás se ha bloqueado para Cuba, no totalmente, el acceso a la red de redes. 

Es el caballo de Troya más efectivo para que los explotados se ataquen a sí mismos, para que se disparen en el pie, y para poner a los países en una encrucijada cada vez más laberíntica para los países que el imperialismo ataca: la crítica es necesaria, pero la facultad, el talento y la información necesarias para hacerla útil y no un fuego amigo, no es abundante.

6

Por ello asistimos hoy a ese episodio lamentable de personajes con una ruta de vida revolucionaria, o de apoyo a la revolución, que no logran resolver el acertijo. Manejar la crítica atendiendo a las dificultades que Bertolt Brecht aconsejaba vencer. Sobre todo, pero en combinación con todas, la IV:

I. Valor de escribir la verdad; 

II. la sagacidad de reconocer la verdad; 

III. el arte de hacer a la verdad manejable como arma; 

IV. el juicio de escoger a las personas en cuyas manos la verdad se hace efectiva, y 

V. la maña de propagar la verdad entre muchos.

¿Quién está detrás de la campaña de mentiras sobre Cuba en Colombia?

M. H. Lagarde.─ Reunidos en la sede de la Brigada 2506, la "casa" de los mercenarios en Miami, miembros de la mafia anticubana y venezolana en esa ciudad, denunciaron este viernes la "mano larga" de los Gobiernos de Cuba y Venezuela en Colombia. 

En el acto "por el cese de la violencia y la restitución del respeto a las instituciones colombianas", el presidente de la brigada derrotada en Playa Girón, el cubano-estadounidense Johnny López de la Cruz, afirmó: "Estamos seguros de que están detrás de todo esto", los tentáculos del comunismo" se han extendido a Colombia.

De acuerdo con un reporte de EFE, las manifestaciones contra el Gobierno colombiano comenzaron el pasado 28 de abril y continúan aunque con menor intensidad en Bogotá y otras ciudades, marcadas por acciones vandálicas y la violencia policial.

Al menos 24 personas han muerto, según la Defensoría del Pueblo, mientras que las cuentas de la ONG Temblores indican que son 37 los fallecidos.

Entre los miembros de la mafia anticubana reunido en la sede de la 2506, se encontraba la defensora del terrorista Posada Carriles, Silvia Iriondo, y el terrorista Orlando Gutiérrez Boronat, del Directorio Democrático Cubano; el mismo personaje que a finales del año pasado pidió una intervención militar de Estados Unidos en caso de que ocurriera algún derramamiento de sangre.

Pero la primera acusación sobre la presunta influencia de Cuba en Colombia tuvo lugar en el llamado foro "Defensa de la Democracia en las Américas" celebrado el pasado miércoles en el hotel Biltmore de Coral Gables de Miami.

El evento contó con la presencia de lo que más vale y brilla de la derecha reaccionaria latinoamericana: los presidentes Lenín Moreno (Ecuador) Iván Duque (Colombia, de forma virtual), el secretario general de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro, y los expresidentes Mauricio Macri (Argentina), Andrés Pastrana (Colombia), Luis Guillermo Solís (Costa Rica) y Osvaldo Hurtado (Ecuador)

En el Foro participó también el ex terrorista, Carlos Alberto Montaner, quien aplaudió la cautela de la política de EE.UU. hacia Cuba y urgió un "ultimátum" al régimen de la isla.

Según el también agente de la CIA  hay que "ponerle freno a la injerencia cubana en la región al considerar que nada ha cambiado, pese a la reciente salida de la dirigencia del Partido Comunista Cubano, el único legal en la isla, del expresidente Raúl Castro".

En los últimos meses la mafia anticubana de Miami, encabezada por los senadores Marco Rubio y Díaz-Balart, entre otros, han desatado una ofensiva de agresiones contra Cuba confiados, en su ignorancia de la realidad cubana, de que la renovación de la dirigencia de la Revolución cubana significa una debilidad.

Por el contrario a lo que asegura el también desesperado Montaner, quien ha realizado una extensa carrera a golpe de falsos pronósticos sobre el destino de la Isla, lo único que, durante los últimos sesenta y dos años, se ha mantenido inamovible en Cuba es la continuidad de la política de fracasos de esa mafia en su intento por destruir la Revolución.

AddToAny