20/3/13

El inconsistente relato de Rosa María Payá en los indigestos desayunos de TVE

César Pérez Navarro - Artículo de la sección de Tercera Información "Desmontando a los medios".- El 18 de marzo pasado, los indigestos desayunos de TVE nos prepararon una bola difícil de tragar al invitar a Rosa María Payá -hija del fallecido Oswaldo Payá- quien se ha beneficiado de la reforma migratoria cubana y completa el cartel de disidentes de gira e invitadas por España para difundir propaganda contra el gobierno cubano.

"Quieren hacer de España el Miami europeo", me advirtió un bloguero cubano en el reciente encuentro de medios alternativos celebrado en La Habana.


Rosa María Payá viene con munición enmohecida, y ya ha visitado distintos platós para explicar las revelaciones que todos esperamos por parte de Ángel Carromero tras su salida de Cuba, y que sin embargo tardó en manifestar. Llegó a España a finales de 2012 y al fin, dos meses después, a finales  de febrero, confesó a Rosa María Payá que la muerte de su padre Oswaldo Payá Sardiñas no fue debido a un accidente (1). Dos meses necesitó el miembro de Nuevas Generaciones del Partido Popular (PP) para decidirse a contar "la verdad", ¿o fueron dos meses para preparar los pasos y el guión?
En el siguiente capítulo, Carromero dice que el régimen lo amenazó de muerte para que aceptara la versión del accidente (2).

Es su explicación al inusitado tiempo que tardó en retractarse de lo declarado en Cuba, cuando desconocía la versión de la prensa internacional. Lo afirma una semana después de hacer pública su nueva versión de los hechos, y con palabras cargadas de drama: ’No solo soy inocente, soy otra víctima’, declara. ’No podía ocultar más la verdad, no podría vivir siendo cómplice de esto con mi silencio’. Me dijeron que (…) yo que era muy joven para perder mi vida".

De esta manera, Carromero contradecía su declaración de varios minutos en la que dijo: "que el gobierno [español] por favor se centre en sacarme de aquí y no en utilizar un accidente de tránsito, que podía haberle pasado a cualquiera, con fines políticos", declaración que fue reducida a 12 segundos en el telediario de TVE1 y en el resto de los medios de comunicación españoles.
Ahora, Carromero, tras encontrarse con la hija de Payá, se derrumbaba y le contaba la tesis del coche, "un lada rojo", que lo sacó de la carretera, probablemente el equivalente al camión del que informó la BBC en su día.

Otro capítulo lo protagoniza la hija de Payá, quien dice que su padre había recibido "amenazas de muerte" de "funcionarios del Estado" cubano (suponemos que así se anunciarían por teléfono) y que, "hace menos de una semana", su familia recibió una llamada en la que les advirtieron de que sus vidas corrían peligro. "Te vamos a matar", les transmitieron.

Pero pese a la insistencia de la familia Payá o a las declaraciones incendiarias de Esperanza Aguirre, quien calificó de "tortura" la estancia en prisión en Cuba y pidió una investigación internacional a la par que UPyD, fuentes diplomáticas admiten no tener ningún dato que cuestione la versión oficial de que el accidente tuvo carácter fortuito y el gobierno español se desmarcó a principios de marzo de la nueva versión de Carromero. El ministro de exteriores, Margallo, anunció que "no tiene constancia" de ningún otro coche que embistiese el de Carromero.

Sobre el joven conductor pesan 46 multas, 6 de ellas por exceso de velocidad. Según el código penal español, a Carromero le corresponderían varios años de cárcel, pero tras su condena en Cuba y su extradición a España consiguió pronto el tercer grado y poco después el indulto gracias a las gestiones del PP. Su abogado declaró al llegar a España que "el procesado no se quejó del trato en prisión y que los letrados cubanos y yo pudimos trabajar de forma independiente". El cónsul general de España en Cuba calificó el juicio de Bayamo como "correcto, limpio y procesalmente impecable".

La prueba "irrefutable" que Rosa María Payá relató en los Desayunos de TVE sale supuestamente del móvil de sueco Aron Modig, que viajaba en el coche. Modig ha dado muchas entrevistas tras salir de Cuba pero nunca mencionó el SMS que desde su celular decía: "Ángel dice que un auto nos golpeó y nos sacó de la carretera". Lo más parecido que ha hecho para confirmar que envió dicho mensaje fue una declaración tras 7 meses de su salida de Cuba, a principios de marzo (3): "No recuerdo lo que pasó, pero no tengo dudas de lo que Rosa María está diciendo que Ángel le contó, ni de sus otras fuentes". Añadió que "no sabía si fue un atentado lo que ocurrió ese día contra el auto en el que viajaban". No en vano, Aron Modig ya declaró el 16 de octubre, casi dos meses después de llegar a Suecia, que "apenas recordaba nada del accidente, puesto que iba durmiendo". Difícilmente pudo enviar un mensaje mientras dormía.

Más aún, el MSM que -según Rosa María Payá- Modig le envió, no fue revelado por su receptora hasta tres meses después del accidente (22 de julio), el 24 de octubre (4). Los relatos que incluyen el mensaje de Modig son posteriores al 24 de octubre. Cabe preguntarse entonces ¿por qué esperó tres meses para revelar que había recibido el mensaje? ¿Por qué no lo mostró hasta otros 4 meses después, el 28 de febrero de 2013 en su última puesta en escena durante una conferencia (6)?
La respuesta es sencilla: fue ese el tiempo que necesitó para asegurarse de que Carromero saldría de Cuba y convencerlo para corroborar su versión de los hechos.

Notas
(1) http://www.martinoticias.com/conten...
(2) http://www.diariodecuba.com/cuba/13...
(3) http://www.martinoticias.com/conten...
(4) http://archivo.diariodecuba.com/cub...
(5) http://www.cubaencuentro.com/cuba/n...
(6) http://www.martinoticias.com/conten...
Publicar un comentario