Trump, Uribe y Pastrana: en un “encuentro social" [+ audio]

Norelys Morales Aguilera.─ La reunión que ha sostenido el presidente de Estados Unidos, Donald Trump en su ostentoso club privado Mar-a-Lago de Palm Beach, Florida, con los ex presidentes de Colombia Andrés Pastrana Arango y Álvaro Uribe Vélez fue calificada por este como una “invitación de terceros, un encuentro social”.

Varios medios indican que el encuentro pactado con anterioridad, fue coordinado por el senador ultraconservador norteamericano Marco Rubio y promovido por el círculo miamense de Lilian Tintori, la esposa de Leopoldo López, aliado de Uribe, condenado por la justicia de Venezuela por responsabilidad en actos violentos que condujeron a la muerte de 43 personas en 2014 y vinculado a instituciones financiadas por la CIA.

Las reacciones en Colombia no se hicieron esperar, después que Pastrana, se encargara de confirmar la reunión a través de Twitter, aunque sin dar más detalles: "Gracias a @POTUS@realDonaldTrump por la cordial y muy franca conversación sobre problemas y perspectivas de Colombia y la región".

Trump llegaba a su refugio floridano en una Semana Santa llena de un guerrerismo satánico: Siria, Afganistán, Corea, Rusia, Somalia, serias amenazas a la paz mundial y gastos multimillonarios, así como su soez diplomacia que decide recibir primero, a dos ex presidentes por encima del presidente colombiano Juan Manuel Santos, con quien tiene programada una reunión para mayo.

Hay pronunciamientos de todo el espectro político colombiano y de analistas. En diálogo con El Espectador, el senador del Polo Democrático, Iván Cepeda, dijo que espera que los ex presidentes no hayan salido del país a poner en duda lo que se ha logrado con el acuerdo de paz.[1]

En el mismo sentido se pronunció el ex alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, quien calificó de desaire la posición del presidente norteamericano con el Gobierno colombiano y con lo pactado con las Farc. “Una conspiración para mantener la violencia”, señaló.

A favor de la reunión se pronunció, entre otros, el ex procurador Alejandro Ordóñez, que junto con los ex presidentes Uribe y Pastrana lideraron el No en el plebiscito para concertar la paz, quien dijo que se trató de una reunión esperanzadora la sostenida por ambos ex dirigentes políticos con Trump.

El vicepresidente de la República, Óscar Naranjo, hizo pública la opinión del gobierno de Colombia, señalando que el encuentro rompe la regla de relaciones diplomáticas entre estados. Para el vicepresidente los ex presidentes Pastrana y Uribe están rompiendo con esta tradición con el fin de “crear una línea diplomática paralela”. Asimismo, hizo un llamado para que se revelen los detalles del encuentro del viernes 15 de abril.[2]

Uribe el saboteador de la paz 

Nada más y nada menos que The New York Times, indicó en un editorial el pasado 14 de octubre, que el ex presidente Uribe Vélez, es el "saboteador" de la paz en Colombia [3], lo que vuelve a reiterarse con una carta que dirigió a las autoridades y al Legislativo norteamericano, en la cual crítica duramente las decisiones del Gobierno Santos y el acuerdo de paz con las Farc. [4]

Pero, dice más: "No podemos separar el caso de Venezuela de nuestra situación de riesgo. Chávez y Maduro han sido los partidarios del terrorismo en nuestro país. Las dos organizaciones más grandes, las Farc y el Eln, han sido protegidas en Venezuela, y con gran presencia en este país, secuestran, extorsionan, amenazan y atacan a sus ciudadanos. Venezuela necesita remover a Maduro y su régimen y adoptar el estado de derecho con un fuerte sector privado para superar la pobreza”.

Para Diego Cediel, [5] profesor de Ciencia Política de la Universidad de La Sabana, el interés de Trump en escuchar a los dos ex presidente tiene que ver con que necesita potenciar su posición frente a Venezuela y Cuba, en el sentido en que el Partido Republicano, y en especial el senador Marco Rubio, fueron muy críticos con el acercamiento de la pasada administración de EE.UU. con los gobiernos de esos dos países, ese deshielo no les pareció bien.

No hay más remedio en América Latina que tomar en cuenta, que el matarife de la Casa Blanca acaricia planes de agresión instigado por tales consejeros, después de una Semana Santa al estilo trumpista de invertir en la guerra y, pateando la diplomacia en un "encuentro social" con los enemigos de la paz en Colombia e impulsores de la agresión contra Venezuela y otros procesos.

Ojalá, que Trump haciendo vida social con instigadores, no se haya mareado y tropiece en las escaleras.

Notas

[1] http://www.elespectador.com/noticias/politica/cuestionan-reunion-entre-trump-uribe-y-pastrana-articulo-689467
[2] http://www.elespectador.com/noticias/politica/vicepresidente-repudia-que-se-intente-crear-linea-diplomatica-paralela-con-eeuu-articulo-689617
[3] https://www.nytimes.com/2016/10/14/opinion/the-man-blocking-peace-in-colombia.html?ref=opinion&_r=0
[4] http://www.elespectador.com/noticias/politica/la-carta-que-uribe-envio-al-congreso-de-eeuu-articulo-689485
[5] http://www.elcolombiano.com/colombia/reunion-de-uribe-y-pastrana-con-trump-jaque-a-la-diplomacia-KD6342268

Entradas más populares de este blog

Contundente respuesta del Embajador de Cuba al diario ABC

Letra del Año 2017

Brigada médica de Cuba lista para ayudar en Perú a damnificados