3/5/16

¿La Habana Vieja, restaurada por la cooperación internacional o por el 90 % que aporta el Estado cubano? [+ video]

José Manzaneda, coordinador de Cubainformación|| El diario español “El País” nos aseguraba, hace unos días, que La Habana Vieja, el casco histórico de la capital cubana, está siendo “restaurada gracias a la cooperación internacional” (1). Y aportaba una cifra: “En los últimos años, un tercio de las construcciones de la capital cubana ha sido restaurado gracias a la cooperación internacional”.

Algo absolutamente falso. Patricia Rodríguez Alomá, Directora del Plan Maestro para la Revitalización Integral de la Habana Vieja, lo explicaba en un entrevista a Cubainformación (2): “Ha habido cooperación internacional, que se agradece muchísimo, porque te permite multiplicar los proyectos, sobre todo de corte social, que es donde esta cooperación incide fundamentalmente. Pero en proporción viene siendo un 10 %. De los recursos que se aplican a una obra un 10% pueden ser provenientes de la cooperación, y un 90% lo pone Cuba a través su sistema empresarial, que aporta los recursos en moneda libremente convertible”.

Cifras más en detalle las tenemos en un estudio de la especialista Vivian Cabrera Pérez, titulado “La cooperación internacional para el desarrollo en Cuba”, donde se indica que la cooperación aporta el 9 % de estos fondos en La Habana Vieja, y el resto –el 91 %- es soportado por el Estado cubano (3). Dentro de este porcentaje, la entrada principal -el 79 %- procede de los ingresos de hoteles, cafeterías y tiendas de la Compañía Turística Habaguanex, de titularidad pública y dependiente de la Oficina del Historiador de La Habana (4).

Evidentemente, el objetivo del periódico del Grupo Prisa no es informar sobre el proceso de rehabilitación de la Habana Vieja. Explicar cómo se financia mediante los ingresos de un sistema empresarial nacional y público, sin especulación inmobiliaria ni privatizaciones, no entra en los planes de la redacción de “El País” (5).

Su objetivo es otro: es vender a la opinión pública el habitual mensaje neocolonial de una supuesta “dependencia” de Cuba de una cooperación internacional que, además de anecdótica, es cada día más condicionada.


Notas
Publicar un comentario