30/5/16

Cuba cuenta con una infancia feliz, reconoce representante de la UNICEF

¿Lo vio en algún espacio del monopolio mediático? No hace falta responder. Sin embargo, el niño cubano es feliz, es un pequeño que sonríe y vive protegido, pues el gobierno y las instituciones del país le garantizan el pleno disfrute de sus derechos,  afirmó Anna Lucía D′ Emilio, representante en Cuba del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).

En la sede de esa entidad en La Habana, la alta funcionaria declaró en entrevista a la emisora Radio Reloj, con motivo del primero de junio, fecha en que se celebra en Cuba el Día Internacional de la Infancia.

Cuando hablo de los niños cubanos –señaló- hay un aspecto que no puedo obviar y es la grata impresión que recibo al verlos caminar y jugar en la calle. Eso da la medida de la seguridad con que viven en el país, algo no común en el resto del mundo de hoy.

Su apreciación la amplía con otras razones:

“El niño cubano recibe un cuidado especial incluso desde el embarazo, en correspondencia con la atención primaria de salud y materno-infantil existente en el país, y desde los primeros momentos de su vida dispone de un certificado de nacimiento, lo cual no está garantizado al ciento por ciento en muchas naciones.

“Las mujeres trabajadoras cuentan, además, con una licencia de maternidad que les permite durante un año cuidar del pequeño, quien después recibe atención mediante los círculos infantiles o el programa Educa a tu hijo. Ya cuando es más grande tiene pleno acceso a la escuela, al arte, al deporte.

“Cuba es un ejemplo de cómo se pueden lograr importantes resultados a favor de la infancia, y como en la isla el nivel de los derechos y protección del niño son ya tan altos, los objetivos se vuelven cada vez más ambiciosos”.

En septiembre próximo se cumplen 25 años de que Cuba ratificara y pusiera en vigor la convención sobre los derechos del niño ¿Cómo valora Ud. la implementación de ese instrumento jurídico en el país?

“La Convención es el instrumento más ratificado en el mundo. Todos los países la han ratificado, con excepción de Estados Unidos.

 “En Cuba las garantías constitucionales y las políticas públicas están dirigidas a favorecer a los niños y adolescentes y anteceden a la misma Convención. La labor constante desarrollada permite hoy al país exhibir notables logros en aspectos como educación, salud y una tasa de mortalidad infantil por debajo de cinco por cada mil nacidos vivos, muy inferior al promedio de América Latina.

“El país trabaja en armonizar la legislación con la Convención y ha ratificado los dos protocolos facultativos relativos a la venta de niños y a la participación de la infancia en los conflictos armados. En la isla se difunde, además, la Convención, y en esto la UNICEF brinda su apoyo. Seguimos trabajando con el Ministerio de Justicia en un proyecto denominado Por un Mundo al Derecho, dirigido a orientar a las personas e instituciones sobre los derechos de los infantes.

“Los esfuerzos se encaminan, igualmente, a velar por que los logros del país sean irreversibles y mejoren.

“Ante las trasformaciones que se están sucediendo en Cuba en el contexto de la actualización del modelo económico y social, y el surgimiento del sector no estatal,  estoy segura de que el Gobierno sabrá mantener los logros en lo alusivo a la protección de la niñez y la prevención de todo tipo de arbitrariedad contra niños, niñas y adolescentes. No obstante, siempre hay que mantener una mirada de alerta para maximizar las oportunidades y minimizar los riesgos”.

UNICEF arriba a su aniversario 70 en diciembre de este año ¿Cuáles son los logros e insatisfacciones con que se llega a la fecha?

“Si damos una mirada a nivel global y comparamos con varias décadas atrás, podemos decir que se ha avanzado bastante desde que tenemos una Convención y en estos 70 años.

“Se ha reducido considerablemente el número de niños menores de cinco años que mueren cada año, pero en el mundo mueren cada día 17 mil niños de esas edades por muchas causas prevenibles, que son las más dolorosas, pues el hombre y los Estados tienen para ellas la solución.

“Ha aumentado notablemente la matrícula primaria en todo el orbe, pero aun hay más de 50 millones de niños, sobre todo niñas, fuera de la escuela.

“En el mundo ha disminuido el número de niños y niñas que trabajan, pero aún existen 160 millones de 5 a 17 años de edad vinculados a la vida laboral.

“Igualmente, se ha reducido la pobreza, pero aumentan las disparidades. Estudios recientes de UNICEF muestran que uno de cada ocho niños en los países ricos sufre múltiples privaciones de sus derechos.

“Hay muchos logros, pero los niños y las niñas no están en todo el mundo como deberían estar.

“Tenemos violencia, y las vidas que se salvan por las vacunas y los programas de salud, después se ponen otra vez a riesgo en las calles, en las guerras. América Latina lamentablemente tiene la primacía en homicidios de menores de 20 años que mueren en las calles debido a la delincuencia común o a fuegos cruzados.

“En la actualidad UNICEF calcula que hay algo más de 240 millones de niños y adolescentes que viven en países con conflictos.

“No podemos estar de acuerdo con el incremento de la xenofobia en ciertos países,  la discriminación, la falta de respeto al medio ambiente y todas las consecuencias que eso acarrea.

“Hay logros, pero a la vez terribles riesgos. Muchos de ellos causados por el propio hombre”.

Proyecciones inmediatas de UNICEF….

“ A nivel mundial, continuar trabajando con ahinco, pues a pesar de todas las ratificaciones de la Convención, se siguen violando los derechos del niño  en los países pobres y ricos.

“En Cuba,  acompañar los esfuerzos del Gobierno para mantener los logros, mejorarlos y hacer frente a los nuevos desafíos”.
Publicar un comentario