9/10/14

La CIA estaba en contacto con el asesino de Kennedy reveló agente y terrorista de origen cubano

Antonio Veciana, fundador del grupo terrorista Alpha66
El protegido cubano refugiado en Miami y ex agente de la CIA, Antonio Veciana, acaba de revelar en Washington que su jefe en la agencia de inteligencia mantenía contacto con el asesino del expresidente norteamericano John Kennedy. Veciana confesó que David Atlee Phillips, alias Maurice Bishop, contactó con Oswald en Dallas antes del crimen.

El residente de Miami se expresaba ante la conferencia El informe Warren y el asesinato de JFK: Medio siglo de revelaciones significativas, convocada por el Centro de Investigación y Archivos del Asesinato (AARC) para conmemorar el aniversario 50 de la publicación del informe de la Comisión Presidencial sobre el Asesinato de John F. Kennedy, alias Comisión Warren.

La conferencia se celebró del 26 al 28 de septiembre (2014) sesionó, en el hotel Bethesda Hyatt Regency de Washington DC, sin que los medios informativos y expertos dedicados a los “asuntos cubanos” parezcan haberse enterado del evento.

Además de investigadores y expertos que tacharon diversos aspectos del informe, dos testigos excepcionales tomaron parte en la conferencia: Ernst Titovets, quien trabó amistad con Oswald en la Unión Soviética, y Antonio Veciana, quien acaparó la atención de la primera sesión al extremo de tener que extenderse su intervención por una hora más para capear el aguacero de preguntas y aun así muchos proseguirían el interrogatorio informalmente durante los recesos.

Veciana fundó en 1962 el grupo paramilitar terrorista Alpha 66 y preparó cuatro atentandos contra Fidel Castro: con bazuca en La Habana (1961), con pistola oculta en cámara de televisión en Santiago de Chile (1971), con fusil con mira telescópica en Quito (1971) y con pelota de softball cargada de explosivo en Nueva York (1979).

En la conferencia, Veciana prefirió dirigirse en español a la audiencia, a pesar de que habla bien el inglés. A través del intérprete reiteró ser testigo presencial de que el compañero que lo atendía por la CIA, David Atlee Phillips, alias Maurice Bishop, contactó con Oswald en Dallas antes del asesinato de JFK y después del asesinato incitó a Veciana a reclutar a su cuñado Guillermo Ruiz, diplomático cubano en Ciudad México, para que a cambio de buena suma declarara que Oswald había sido contratado como sicario por el G-2 de Castro.

Encuentros y desencuentros

En 1963, Phillips usaba sombrero de dos picos en la CIA: jefe de operaciones encubiertas en la estación de Ciudad México y jefe de guerra psicológica contra Castro en la estación de Miami. Phillips llegó a ser jefe de la División WH (Hemisferio Occidental) de la CIA. Se jubiló en 1975 y falleció en 1988, pero hacia 1985 confió su opinión personal sobre la muerte de JFK al investigador del Comité Selecto de la Cámara sobre Asesinatos (HSCA) Kevin Walsh: “There was a conspiracy, likely including American intelligence officers”. (Hubo una conspiración, que probablemente incluyó a funcionarios estadounidenses de inteligencia).

Veciana había testificado ante el HSCA, el 22 de marzo de 1976, sobre el contacto de Bishop con Oswald en Dallas, a fines de agosto o principios de septiembre de 1963. Precisó que había conocido a Bishop en La Habana, hacia 1961, y no haberlo visto más desde julio de 1973, tras entregarle Bishop $253,000 como pago por su dedicación a la causa del anticastrismo.

Sin embargo, Phillips compareció el 25 de abril de 1978 ante el HSCA para atestiguar que no conocía a Veciana ni había usado jamás el alias Maurice Bishop. El HSCA concluyó que, en ausencia de corroboración independiente, no se podía dar crédito a Veciana.

El viernes 21 de septiembre de 1979, Veciana manejaba ya de noche desde su oficina a la casa cuando fue baleado en la esquina de la Calle 19 y la Avenida 29 del Noroeste de Miami. De los cuatro disparos, uno entró de refilón sobre su oreja izquierda y allí quedó la bala alojada. La esposa de Veciana expresaría la opinión dominante de que “el único enemigo que tiene mi esposo en el mundo es Fidel Castro”, pero al tratar de entrevistarlo Bill O´Reilly en un estacionamiento sobre el asesinato de Kennedy, Veciana rehusó hablar con la excusa de que “usted no comprende que me dieron un tiro en la cabeza”.

Tomado de CONTRAINJERENCIA. Fuente original: Café Fuerte por Miguel Fernández Díaz

Publicar un comentario