En escena show judicial de EE.UU. contra Cuba

Norelys Morales Aguilera.─ A Donald Trump le fascina su papel de personaje de teatro en campaña electoral. Así ha sido su presidencia tratando de cumplir las promesas que hizo a sus votantes. Entre ellos se encuentra la cloaca miamense, compuesta de seguidores defenestrados del dictador Batista en 1959, asesinos, ladrones del erario público cubano e invasores derrotados y cambiados por compotas de la Brigada 2506, que atacaron a Cuba por Playa Girón en 1961, entre otros.

La cloaca hizo creer a Trump que los cubanos de La Florida votaron en masa por él, pero hay datos reveladores entre los llamados cubanos-americanos residentes en el estado: 74 % apoya la libertad de viajes a Cuba, 69 % apoya el restablecimiento de las relaciones, 63 % apoya el fin del bloqueo y, 57 % apoya los negocios de compañías norteamericanas en Cuba. [1]

De ahí que por negociaciones corruptas con congresistas, pusiera en manos de sujetos como Marco Rubio y Mario Díaz-Balart, el diseño de su supuesta nueva política hacia Cuba, que en esencia se trata de atacar a Cuba para un "cambio de régimen", desmontar los avances de buena vecindad que instrumentó la administración Obama y recrudecer el bloqueo, que ellos llaman eufemísticamente embargo y que agrede al pueblo cubano.

La retórica agresiva, mentirosa y las sanciones inmerecidas ha caracterizado la administración Trump, supuestamente para presionar "al régimen", pero perjudicando a los cubanos, como los falsos ataques sónicos, cuya respuesta fue desmantelar las embajadas en Washington y La Habana, con consecuencias perjudiciales para los viajes familiares, sanciones a empresas cubanas, etc. y lo último ha sido la activación del título III de la Ley Helms-Burton.

Ley nombrada "Ley para la libertad y la solidaridad democrática cubana", entró en vigor en 1996, firmado por el Presidente William J. Clinton y, contempla la internacionalización del bloqueo; la negativa de créditos y ayuda financiera a países y organizaciones que favorezcan o promuevan la cooperación con Cuba; y dificulta la inversión extranjera en la isla.

Desde el vista político, esta ley pretende aumentar el clima de hostilidad en la política de los Estados Unidos hacia Cuba, para forzar la destrucción de la Revolución Cubana, y, desde el punto de vista económico, intimidar por todos los medios posibles a los empresarios extranjeros para tratar de evitar las inversiones y el comercio internacional con Cuba.

Este 2 de mayo, promocionado por los terroristas de la Casa Blanca, entró en vigor capítulo III de la Ley estadounidense Helms Burton contra Cuba, que es la aplicación, en su dimensión extrema, del bloqueo, que por casi seis décadas mantiene Washington contra la Isla. [2]

¿Qué dice la Ley Helms-Burton?

La Helms-Burton tiene cuatro Capítulos o Títulos. El Primero convierte en Ley todas las medidas, que hasta entonces eran decisiones ejecutivas y conforman el bloqueo económico, comercial y financiero impuesto a Cuba y lo amplían para extenderlo por todo el planeta.

El Segundo describe, con cierto nivel de detalle, lo que ocurriría a partir de la hipotética derrota de la Revolución cubana como consecuencia de la guerra económica. Habría lo que llaman “período de transición” durante el cual se produciría el desmantelamiento de todas las instituciones de la sociedad cubana y el país quedaría bajo total dominio norteamericano. El proceso estaría dirigido por un funcionario norteamericano designado por el Presidente de EEUU al que la Ley denomina Coordinador para la transición en Cuba.

A todo lo largo del Título II se repite con machacona insistencia que para la eliminación del Bloqueo y las futuras relaciones con una supuesta Cuba post-revolucionaria una condición indispensable será la devolución de sus propiedades a quienes las perdieron el primero de enero de 1959, explicó Ricardo Alarcón de Quesada. [3]

El Título III establece la posibilidad de promover acciones legales ante tribunales norteamericanos contra empresas o personas que usen de cualquier modo propiedades reclamadas por quienes, alegadamente, eran sus dueños o sus descendientes. Este Título incluye un artículo que permite al Presidente suspender el inicio de tales acciones por períodos semestrales, ahora Trump no lo suspende.

El Título IV, aplicado ya en varias ocasiones, niega el visado para entrar a EEUU a empresarios y a sus familiares que utilicen propiedades objeto de reclamación.

El show judicial en Estados Unidos

La compañía de cruceros Carnival Cruise Lines este 2 de mayo, fue el primer blanco de demandas tras la activación en Estados Unidos del Título III de la controvertida Ley Helms-Burton contra Cuba.

En un tribunal federal de la ciudad de Miami, se interpusieron dos acciones legales contra la compañía con sede en el sureño estado norteamericano de Florida, luego de que la administración de Donald Trump autorizó la realización de tales procedimientos. [4]

Uno de los demandantes es Javier García Bengochea, quien es identificado en el documento como propietario del puerto de la oriental provincia de Santiago de Cuba.

La otra demanda está presentada a nombre de Havana Docks Corporation, una compañía que dice ser 'propietaria legítima de ciertos bienes inmuebles comerciales' en el Puerto de La Habana, la cual pertenece a Mickael Behn.

Este jueves, por primera vez el gobierno norteamericano le ha dado la oportunidad a estas personas de presentar una demanda en una corte de Estados Unidos, expresó Bob Martínez, mafioso de la política miamense, abogado de ambos reclamantes, a periodistas en la entrada del tribunal, según citó la agencia AFP.

También, el gigante petrolero estadounidense ExxonMobil promueve una demanda contra dos empresas cubanas. A través de la demanda, ExxonMobil indicó que tiene un reclamo certificado por la Comisión de Liquidación de Reclamaciones Extranjeras para propiedades nacionalizadas en la isla, 'incluyendo refinerías de petróleo y estaciones de servicio que todavía están en uso hoy en día'. En específico mencionó el uso por parte de Cupet de la refinería Ñico López y de 'ciertas terminales y plantas utilizadas en conjunto con las operaciones' de la instalación.

Repercusiones

El Gobierno canadiense reiteró este viernes que no “reconocerá o aplicará” ninguna sentencia emitida bajo el Título III de la ley Helms-Burton de Estados Unidos por actividades económicas en Cuba.

La oposición de Ottawa a esa norma estadounidense está basada “en los principios de la ley internacional y refleja nuestra objeción a la aplicación extraterritorial de leyes de otro país”, dijo la ministra de Asuntos Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland, en un comunicado. [5]

La Unión Europea (UE) lamentó profundamente la aplicación por Estados Unidos del Título III de la Ley Helms-Burton contra Cuba por considerarla contraria al Derecho Internacional.
Para la UE, la aplicación extraterritorial de medidas restrictivas unilaterales contraviene el derecho internacional, por lo que recurrirá a todas las medidas adecuadas para abordar las consecuencias, incluidos sus derechos en la Organización Mundial del Comercio y el uso del Estatuto de Bloqueo de la UE. [6]

La Cancillería rusa condenó la aplicación total de la ley estadounidense Helms-Burton en Cuba. En un comunicado el Ministerio ruso afirmó que "condena con firmeza el levantamiento de la suspensión del Título III de la ley Helms-Burton", que según Moscú es "la continuación de una política amoral de Washington encaminada a intimidar a los Estados soberanos". [7]

"Los métodos de chantaje y presión de Washington son absolutamente ilegales. Llamamos a todas las fuerzas responsables a dar un paso adelante en la defensa de la Carta de la ONU y el derecho internacional para conjuntamente poner fin al bloqueo contra Cuba", dice la nota.

En resumen

El escenario electorero de Trump ha condicionado su agresividad hacia Cuba. El nuevo acto iniciado con la aplicación del título III de la Ley Helms-Burton supone para Estados Unidos un embrollo legal que tendrá más de show y campañas mediáticas, que resultados concretos, dado que una ley norteamericana no es aplicable en la Isla, en la certeza de que esta no renunciará a su soberanía.

Puede que alguna empresa suspenda sus vínculos comerciales con Cuba por presión y temor hacia sus intereses, pero el desarrollo del modelo económico cubano hoy es una meta alcanzable, a pesar del serio obstáculo que representa el bloqueo.

El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, afirmó en Twitter [8] que:
"El propósito de la Ley Helms Burton es asfixiar económicamente e imposibilitar el desarrollo económico de Cuba, atacar a la soberanía de terceros países, y destruir a la Revolución Cubana. La aplicación de la Helms-Burton no detendrá la marcha de los cubanos".  
Y, el Presidente tiene razón.

Notas

[1] http://www.cubadebate.cu/noticias/2016/11/15/por-quienes-votaron-los-cubanoamericanos-en-las-elecciones-de-estados-unidos/#.XMxkoY5KjIU
[2] http://bohemia.cu/mundo/2019/03/ley-helms-burton-maxima-expresion-del-bloqueo-de-ee-uu-contra-cuba
[3] https://islamiacu.blogspot.com/2019/04/la-ley-helms-burton-una-historia-silenciada-2-y-3.html
[4] https://www.prensa-latina.cu/index.php?o=rn&id=273938&SEO=primeras-demandas-en-ee.uu.-tras-activacion-de-titulo-contra-cuba
[5] http://www.cubadebate.cu/noticias/2019/05/04/canada-no-reconocera-o-aplicara-sentencias-de-eeuu-bajo-titulo-iii-sobre-cuba/#.XM2chY5KjIU
[6] http://www.granma.cu/mundo/2019-05-02/la-ue-rechaza-la-aplicacion-de-la-ley-helms-burton-contra-cuba-02-05-2019-14-05-36
[7] https://mundo.sputniknews.com/america-latina/201905031087063247-rusia-condena-ley-helms-burton
[8] https://twitter.com/DiazCanelB/status/1124274591881465858

Ver también en: https://medium.com/@norelys/en-escena-show-judicial-de-ee-uu-contra-cuba-54c24f93ab46?source=friends_link&sk=6b651283314e0b3c514c4da61498c2f5

No hay comentarios.: