Por qué tener esperanza en tiempos difíciles [+ fotos]

Roberto Ebro.─ Fadi Abu Saleh, de 29 años, fue abatido este lunes en Gaza por un francotirador del Ejército de Israel. Verlo ahí, sobre su silla de ruedas, sin sus dos piernas, perdidas en un bombardeo realizado por el mismo Ejército que le dio muerte de un disparo en la cabeza diez años después, me caló profundamente, te tiene que calar profundamente si estás hecho de carne y hueso.

Esto pasó el lunes y aunque paso ayer nomás, pasa hoy, pasa hace décadas, y el plan del imperialismo yanqui y sus colaboradores tiene como fin claro liquidar al pueblo palestino a bombazo limpio, literalmente hablando. Me pregunto qué daño podía hacerle Fadi a esos soldados parapetados con los uniformes y armas más avanzadas del mundo. Me digo que nada, o tal vez el honor daña más que una piedra, ¿es por el honor que enfrentás a un ejército a punta de piedras, Fadi? Los derrotados tienen honor, valga la redundancia y como víctimas tienen una obligación “a defender su derecho a gritar". Ellos están gritando, ¡escuchalos! Luego pienso que no es esa onda a lo David y Goliat lo que golpea al Ejército de Israel sino la resistencia, y el símbolo de la misma es Fadi, como lo es también Ahed Tamimi.

¡Cómo no pensar en esa conferencia que dio Howard Zinn! Una de las tantas en las que no sólo promocionaba su magnífico libro de historia A People’s History of the United States (La otra historia de los Estados Unidos) sino que también alentaba, llamaba en plena década de los 90 a no bajar los brazos y resistir. No era casualidad, entonces, que esta conferencia llevara por título "Por qué tener esperanza en tiempos difíciles". Entre tantos aires de victoria de la burguesía a nivel mundial, con su célebre manifiesto "El fin de la historia" a cuesta y sus bombas en Medio Oriente, Howard Zinn clavaba bandera en el corazón del imperio y decía que los ingredientes de "las luchas por la justicia son seres humanos que, aunque fuera por un momento, aunque estuvieran acosados por el miedo, rompieron con lo establecido e hicieron algo, por pequeño que fuera. Y aun los actos más pequeños, más anti heroicos, se suman a esa reserva de leña que puede encenderse por alguna circunstancia sorprendente y empezar el incendio de un cambio tumultuoso. Los individuos son los elementos necesarios".

Palestina es la leña de la que se nutre la rabia y el ahínco por saber que aún en la situación más adversa vale la pena luchar y resistir. La Palestina donde “no hay tiempo para completar los ritos” porque “otros muertos llegan/ apresuradamente de otros ataques, solos/ o en grupos... una familia no deja atrás/ huérfanos ni hijos muertos”*, es el patrimonio insobornable de los explotados y oprimidos del mundo. Es un Pueblo en lucha que puede ser derrota pero es la historia de la cual merecemos la tierra para labrar futuras batallas y gritos de victoria hasta acabar con cada frontera y Estado, con esta maquinaria repodrida llamada Capitalismo. En tu memoria Fadi.






*Extractos del poema Moscas verdes del célebre poeta palestino MAHMUD DARWISH

No hay comentarios.: