El Corolario Trump para la doctrina Monroe [+ video]

Norelys Morales Aguilera.─ Dejando a teóricos e historiadores, el verdadero alcance que tiene hoy día la doctrina Monroe con Donald Trump, es posible ya adjudicar el corolario Trump un nuevo paradigma para la susodicha doctrina imperial e intervencionista, de "América para los norteamericanos"

De acuerdo con Trump, el crecimiento económico y el comercio en la región latinoamericana deben estar asociados al aprovechamiento de los recursos energéticos (petróleo, gas, electricidad) y de infraestructura, según el análisis de Rubens Barbosa, consultor y presidente del Consejo Superior de Comercio Exterior de la Federación de Industrias del Estado de São Paulo (FIESP) y presidente del Instituto de Relaciones Exteriores y de Comercio Exterior del Brasil. [1]

La prioridad aparenta estar relacionada con el desmantelamiento de las organizaciones transnacionales del crimen organizado (en especial en México), a la reducción del cultivo de coca en Colombia, el combate a la corrupción (en todas partes) y a la mejora de la capacidad de defensa de los pequeños países de América Central y el Caribe (Caribbean Initiative 2020) contra criminales mejor armados y financiados, incluso del Estado Islámico (ISIS).

En relación a la democracia, el énfasis es la situación política y económica en Venezuela y la advertencia para que el modelo de China no sea seguido. A Washington no le importó el fraude en Honduras, para reconocer con rapidez el resultado de su peón Juan Orlando Hernández.

La vuelta a la doctrina Monroe, con el corolario Rossevelt, queda evidente en las referencias hechas por Trump a la intervención de los EE.UU. y en el estímulo a un golpe militar en Venezuela, como en tiempos de la guerra fría, la preocupación con la creciente presencia de China, primer socio comercial de Brasil, Perú y Chile, y financiera, junto con Rusia, de Venezuela. Un alto funcionario del Tesoro llegó a destacar que “en vez de ayudar en la mejora de la gobernabilidad y de las políticas macroeconómicas, la inversión de China con frecuencia fortaleció los gobiernos débiles y corruptos”.

A mediados de abril, Perú deberá organizar la Cumbre de las Américas con la presencia de todos los jefes de estado, menos Maduro, de Venezuela, que fue desinvitado con el apoyo del grupo de Lima (incluso de Brasil), donde el escenario está listo para que Trump despliegue todo su arsenal intervencionista y doctrinario.

Es de suponer que quede nítidamente expresado el corolario Trump para Nuestra América, y hay que ver las respuestas que se le den.

La doctrina Monroe en síntesis

James Monroe fue el presidente que anunció la doctrina llamada Monroe, en 1823, pero quién la formuló fue John Quincy Adams, entonces uno de sus asesores, aunque posteriormente llegó a la Casa Blanca.[2]

Estados Unidos en aquellos años se enfrentaba al dilema de la posible restauración de los dominios coloniales europeos en los recién independizados países latinoamericanos.

Los demás asesores de Monroe aconsejaban establecer una fuerte cooperación con Inglaterra. Adams aconsejaba que EEUU debiera mantener su independencia y su fuerza actuando por sí solo. Ésta fue la opción adoptada por el presidente Monroe.

El contenido relativamente anticolonial que tuvo la doctrina en sus orígenes implicó la aplicación de conceptos concretos, la de las dos esferas. La esfera europea y la esfera americana, y el principio de la no intervención de ninguna parte en la otra esfera.

Sin embargo, con apoyo u omisión cómplice de Estados Unidos, después de la adopción de la doctrina Monroe, se produjeron intervenciones europeas en países americanos. Entre ellas se cuenta:
  • la ocupación de las Islas Malvinas por parte de Gran Bretaña en 1833, el bloqueo de barcos franceses a los puertos argentinos entre 1839 y 1840, 
  • la invasión española a la República Dominicana entre 1861 y 1865, 
  • la intervención francesa en México entre 1862 y 1865, 
  • la ocupación inglesa de la costa de los Mosquitos (Nicaragua) y
  • la ocupación de la Guayana Esequiba por Inglaterra en 1895.

El corolario Roosevelt y la política del Gran Garrote

Con su nueva realidad imperialista a principios del siglo XX, Estados Unidos reafirmó la doctrina Monroe, y el presidente Theodore Roosevelt emitió el Corolario de 1904 (Corolario Roosevelt) para la interpretación del doctrina Monroe. Es decir, la política del Gran Garrote o Big Stick. La expresión es del presidente de Estados Unidos, tomada de un proverbio africano: "habla suavemente y lleva un gran garrote, así llegaras lejos" (speak softly and carry a big stick, you will go far).

En el corolario se afirma que si un país latinoamericano y del Caribe situado bajo la influencia de EEUU amenazaba o ponía en peligro los derechos o propiedades de ciudadanos o empresas estadounidenses, el Gobierno de EEUU estaba obligado a intervenir en los asuntos internos del país "desquiciado" para reordenarlo, restableciendo los derechos y el patrimonio de su ciudadanía y sus empresas. Bajo la política del Gran Garrote se legitimó el uso de la fuerza como medio para defender los intereses "en el sentido más amplio" de los EEUU, lo que ha resultado en numerosas intervenciones políticas y militares en todo el continente.

El Gran Garrote también se refiere a las intervenciones estadounidenses ocasionadas por la "discapacidad" de los Gobiernos locales de resolver asuntos internos desde el punto de vista del Gobierno de Estados Unidos, y protegiendo los intereses de ciudadanos y entidades estadounidenses. 

En tal sentido, Roosevelt postulaba que los desórdenes internos de las repúblicas latinoamericanas constituían un problema para el funcionamiento de las compañías comerciales estadounidenses establecidas en dichos países, y que en consecuencia los Estados Unidos debían atribuirse la potestad de "restablecer el orden", primero presionando a los caudillos locales con las ventajas que representaba gozar del apoyo político y económico de Washington ("hablar de manera suave"), y finalmente recurriendo a la intervención armada (el Gran Garrote), en caso de no obtener resultados favorables a sus intereses militares.


Notas

[1] http://es.mercopress.com/2018/03/12/la-doctrina-monroe-version-trump
[2] http://www.contrainjerencia.com/?p=66010

No hay comentarios.: