28/3/15

El costo de la guerra, el precio de la paz

Amy Goodman, con la colaboración de Denis Moynihan.-- ¿Qué precio pagaría usted por no matar a otro ser humano? ¿Ante qué circunstancia cometería los delitos de deserción y “mala conducta ante el enemigo”, de los que fue acusado el miércoles el Sargento Bowe Bergdahl?

Bowe Bergdahl era soldado raso cuando abandonó su puesto en Afganistán, en circunstancias que aún no se han dado a conocer públicamente, y fue capturado por el Talibán. Bergdahl estuvo secuestrado durante cinco años hasta que fue liberado como parte de un controvertido intercambio de prisioneros negociado por el Gobierno de Obama. Cinco miembros del Talibán que estuvieron detenidos en Guantánamo durante años fueron liberados de la prisión estadounidense para proseguir su detención bajo arresto domiciliario en Qatar a cambio de la liberación de Bergdahl, que ahora afronta un consejo de guerra y podría ser condenado a cadena perpetua. Mientras los artífices de las desastrosas guerras de Irak y Afganistán siguen sin ser enjuiciados, un nuevo informe afirma que alrededor de 1,3 millones de personas murieron en Irak, Afganistán y Pakistán en los primeros diez años de la llamada guerra contra el terrorismo.


El informe, titulado “Body Count” (Conteo de bajas), fue realizado por la organización ganadora del premio Nobel de la Paz Asociación Internacional de Médicos para la Prevención de la Guerra Nuclear y publicado en Estados Unidos por la organización Physicians for Social Responsibility (Médicos por la responsabilidad social). “Minimizar la responsabilidad de las fuerzas aliadas en la masacre y la destrucción generalizada de la región era un objetivo de gran importancia en términos políticos”, escribió el médico de San Francisco Robert M. Gould en el prólogo del informe. Gould me dijo: “La publicación de este informe en América del Norte nos brinda una explicación mucho más exhaustiva de lo que ha sido el costo humano de esta guerra. Aún podemos ver los impactos de la desestabilización que nosotros, que nuestro gobierno y sus aliados, causaron en Irak y otros países. Creo que de modo similar a nuestra experiencia colectiva con respecto a la información sobre la Guerra de Vietnam ha habido en este caso una verdadera desconexión con respecto al impacto que esta guerra ha tenido en las personas del lugar. Sin duda se ha informado de los muertos y los heridos de nuestro lado, del número de soldados estadounidenses y de fuerzas de la OTAN que han muerto en los diversos conflictos. Pero estas otras muertes, esta destrucción, por una serie de motivos, se ocultan a la población de Estados Unidos, de modo que no vemos el verdadero costo de la guerra. Además, no vemos la conexión entre estas políticas y el grado de muerte y destrucción que provocan la desestabilización de estas regiones y la matanza sistemática que se realiza a través de la guerra con aviones no tripulados, etc. Estamos aislados de estos efectos y no entendemos la ira de la gente que ha sufrido la guerra en Irak durante doce años, o incluso por más tiempo en Afganistán. No sabemos cuáles son los efectos”.

La publicación del informe coincidió con la visita del nuevo presidente de Afganistán, Ashraf Ghani, a la Casa Blanca para reunirse con el Presidente Barack Obama. Obama anunció que postergará la retirada de los soldados estadounidenses de Afganistán y que dejará a 9.800 soldados en el país al menos hasta finales de 2015. “La fecha de nuestra retirada completa no se modificará, pero en mi opinión —y en la opinión del general [John F.] Campbell y de otras personas que están en el lugar— vale la pena proporcionar este plazo adicional para contribuir al triunfo de las fuerzas de seguridad de Afganistán”. La guerra más larga de la historia de Estados Unidos continúa y no parece vislumbrarse su fin. Durante su estadía en Washington, Ghani también visitó el Pentágono y el Cementerio Nacional de Arlington, donde colocó flores en honor a los soldados estadounidenses caídos.

“Body Count” proporciona una sorprendente actualización del cálculo de muertes generalmente aceptado de la guerra contra el terrorismo en Irak, Afganistán y Pakistán. “La cifra es aproximadamente diez veces más elevada que la cifra manejada por la población, los expertos y los actores políticos. Y se trata apenas de un cálculo conservador”, afirma el informe. Y añade que “el número total de muertes en los tres países podría exceder los dos millones, mientras que una cifra inferior a un millón es muy improbable”. El ex secretario general adjunto de las Naciones Unidas Hans von Sponeck escribe en el prólogo que el informe “debe ser considerado un aporte fundamental para acortar la brecha entre los cálculos confiables del número de víctimas de la guerra, especialmente de víctimas civiles en Irak, Afganistán y Pakistán, y la información tendenciosa, manipulada o incluso fraudulenta que en el pasado ha nublado nuestra visión sobre la magnitud de las muertes y el despojo causados en los tres países”, escribió. Desde su hogar en Friburgo, Alemania von Sponeck me dijo: “Creo que la importancia de todo esto es que utilicemos los datos como base para impulsar el debate postergado durante mucho tiempo en Washington, en Londres y, sin duda, en las Naciones Unidas en Nueva York sobre por qué sucedió todo esto y cómo podemos tratar de evitarlo”. Hans Von Sponeck, que en 1957 fue uno de los primeros objetores de consciencia de Alemania Occidental, se desempeñaba como Coordinador de las operaciones humanitarias de las Naciones Unidas en Irak en el momento en que las fuertes sanciones impuestas por Estados Unidos estaban provocando la muerte de miles de personas en el país y, en oposición a esas medidas, decidió renunciar.

No hemos escuchado la explicación del prisionero de guerra Bowe Bergdahl sobre cómo y por qué abandonó su puesto aquella noche de junio de 2009. Si se lo somete a la misma “justicia” militar que a Chelsea Manning, probablemente se nos niegue la posibilidad de escuchar la declaración de Bergdahl durante el juicio. En el consejo de guerra de Manning, su testimonio pudo escucharse únicamente a través de una grabación filtrada, realizada en forma clandestina. El fallecido periodista de la revista Rolling Stone Michael Hastings publicó varios artículos acerca del caso de Bergdahl, en los que citó correos electrónicos enviados por el soldado a sus padres antes de haber sido capturado, en los que criticaba fuertemente la ocupación de Estados Unidos en Irak y Afganistán. Bowe había escrito: “Me entristece todo lo que sucede aquí”.

El Presidente afgano, Ashraf Ghani, honró a los miles de soldados estadounidenses que están enterrados en el Cementerio Nacional de Arlington. ¿Inspirará su gesto al Presidente Obama o a su sucesor a visitar los muchos cementerios colmados de muertos de las guerras de Irak, Afganistán y Pakistán?

_______________________________________

Traducción al español del texto en inglés: Mercedes Camps. Edición: María Eva Blotta y Democracy Now! en español, spanish@democracynow.org

Amy Goodman es la conductora de Democracy Now!, un noticiero internacional que se emite diariamente en más de 800 emisoras de radio y televisión en inglés y en más de 450 en español. Es co-autora del libro "Los que luchan contra el sistema: Héroes ordinarios en tiempos extraordinarios en Estados Unidos", editado por Le Monde Diplomatique Cono Sur.
Publicar un comentario