4/10/14

Robert Serra, un símbolo que se levanta [+ video]

Norelys Morales Aguilera.-- Mientras la derecha venezolana y la prensa cómplice internacional apuntan a las causas del asesinato del diputado por el PSUV, Robert Serra Aguirre, y su compañera María Herrera como una acción de la delincuencia, las primeras investigaciones indican a las autoridades que “sin duda su muerte obedeció a una macabra encomienda”, dijo el ministro de Interior, Justicia y Paz, Miguel Rodríguez Torres, este 2 de octubre de 2014.

También los participantes en la cruzada mediática contra Venezuela y los actores de la guerra psicológica contra el pueblo venezolano disparan que el presidente Nicolás Maduro “politiza” el suceso, e intentan banalizar el gravísimo actuar de la derecha, de los sicarios colombianos y sus vínculos en Venezuela; además de la rectoría de Álvaro Uribe en retorcidas acciones políticas y de paramilitarismo con el apoyo inequívoco de prófugos de la justicia que se cobijan en Miami y otros sitios. Todo, en el plan maestro de Estados Unidos por sumir a la República Bolivariana en el caos y la ingobernabilidad, para ellos intervenir.

Sin embargo, el presidente venezolano afirmó la noche de este jueves 2 de octubre en la capilla ardiente de la Asamblea Nacional venezolana, que están cerca de darle un duro golpe a la banda de criminales que asesinaron al diputado y su compañera.

Maduro indicó que las investigaciones han avanzado “más de lo que se puede informar, y toda la evidencia criminalística y las pistas están alineadas, avanzadas para identificar a los autores materiales e intelectuales”.

Afirmó que se trata de un asesinato calculado y premeditado, al tiempo que se preguntó qué buscan estos sicarios al cometer con alevosía el asesinato de “un joven admirado y querido por el país, ¿qué hay detrás de este tipo de acciones terroristas?”. El asesinato de Serra, respondió el mandatario, tenía la intención de “arrebatarle al más destacado líder de la juventud a la Revolución. Quieren enviarle un mensaje de miedo a los jóvenes”.

¿QUÉ HIZO ROBERT SERRA PARA SER UN OBJETIVO?

Ferviente seguidor de Hugo Chávez
La intensa trayectoria de Robert Serra, a pesar de su juventud, tenía 27 años, y su cruel asesinato, llevan a mencionar otros crímenes cometidos en Venezuela con propósitos similares a los señalados por Maduro.

Son notorios varios asesinatos. El fiscal Danilo Anderson fue ultimado en noviembre de 2004 cuando investigaba a más de 400 personas acusadas de crímenes en contra el Estado venezolano y los asesinatos cometidos durante el fallido golpe de Estado de abril de 2002.

En abril del 2012 mataron al general chavista Wilmer Moreno, quien se rebeló al golpista Carmona Estanga y repuso en la Gobernación de Mérida al capitán Florencio Porras, advirtiendo que su jefe era el comandante Chávez, que en ese momento permanecía preso en La Orchila.

Desde febrero de este año, y por tres meses, con las llamadas guarimbas armadas descargaron terror y plomo contra decenas de militantes, más de 40 fueron muertos, muchos heridos y destruyeron infraestructura popular y numerosos sitios.

En abril de este año fue asesinado el presidente de la Cámara Municipal de Caracas, el mayor Eliécer Otaiza, quien había participado junto a Hugo Chávez en la rebelión cívico-militar del 4 de febrero de 1982 y en el posterior levantamiento de noviembre de ese mismo año.

Es muy sintomático que la derecha venezolana, y hasta la “moderada”, calificación que el Imperio ha puesto de moda, no se ha deslindado enérgicamente de esos crímenes y ha sido protagonista del ataque a la Revolución por todos sus flancos, y aunque no está derrotada sí está en evidencia.

Pero, Serra Aguirre, además de símbolo, se había vuelto muy molesto porque llevaba liderazgo. El pasado 15 de septiembre había dado mensajes importantes. El más relevante fue que la prioridad de la juventud es “hacer irreversible la revolución y los logros del pueblo”.

Señaló además que la juventud de Hugo Chávez no trabaja “por un cargo, lo hacemos por el ejemplo de nuestro líder y por hacer realidad sus sueños”.

Así lo dio a conocer a través de su cuenta en la red social Twitter, @RobertSerraPSUV, cuando escribió: “La juventud de Chávez no le fallará a la historia, a nuestro pueblo, ni a la revolución ni a Nicolás Maduro, seremos ejemplo del presente”.

“Así que tranquilos escuálidos, no se desesperen, nuestra prioridad no es un cargo” sino “hacer irreversible la revolución y los logros del pueblo”.

Asimismo, precisó que la juventud que formó “Chávez y en la que confía Nicolás Maduro asumirá siempre con la misma humildad cualquier tarea que la revolución nos asigne”.

“La revolución requiere los mejores cuadros jóvenes y de los más experimentados en una llave inseparable que construirá el socialismo chavista”, agregó.

Pero, lo que más debió enfurecer a los fascistas pudo ser que Serra Aguirre intervino luego de presentar un video en el programa Zurda Konducta que se transmite por VTV, en el que los detenidos Lorent Gómez Saleh y Gabriel Vallés conversaban vía Skype sobre planes de desestabilización y acciones terroristas en Venezuela.

En ese programa, al aire también el pasado 15 de septiembre de 2014, estuvo invitado Serra, quien argumentó desafiante: “Estoy seguro de que entre esa lista que ellos tenían, la lista macabra, quizás lo tenían a uno, láncense pa’ que vean, láncense; pero bueno, no importa, estoy seguro de que tenían responsables de colectivos y movimientos sociales, ¿para qué? Para generar la reacción que le diera a CNN el formato ‘pelea de perros’ que han puesto los gringos en práctica en otros países del mundo para demostrar que aquí no hay gobernabilidad, que Nicolás Maduro no garantiza la paz; e intervenir, el policía del mundo, que son los benditos gringos”.

Según el diputado Serra, que estaba encargado de hacerle un seguimiento al caso de Saleh y compañía, este plan, en el que había objetivos humanos con el fin de generar el caos, nació con una reunión denominada “la fiesta mexicana”, en la que habría banqueros prófugos y “un operador político, Gustavo Tovar Arroyo, (quien) giró instrucciones para que se desatara la violencia en el país (…). No habíamos llegado a este nivel”. “Yo tengo el registro migratorio de muchos de ellos”, declaró entonces Serra. Afirmaciones similares ya las había hecho en marzo de 2011, en el propio Parlamento venezolano.

William Fariñas, diputado de la Asamblea Nacional por el PSUV y presidente de la Comisión Permanente de Defensa, aseguró este viernes a la Agencia Venezolana de Noticias (AVN) que tienen pruebas de una reunión de sectores de la oposición venezolana donde se planeó la muerte del diputado Robert Serra.

¿Quién va a dudar que Serra fuera un “objetivo humano” de los terroristas?, pero lo que aún no aprenden planificadores y ejecutores de crímenes de personas que se vuelven símbolos, es que se levantan y combaten en la primera fila de la batalla de las ideas, que, como ha enseñado Fidel a los cubanos, resulta muy poderosa frente a la reacción y los enemigos del pueblo.

Publicar un comentario