15/10/13

Damas de Blanco: Mentiras lavadas con Premios

Berta Soler agasajada por la ultraconservadora Ross
Rosa C. Báez.- La pulcra imagen de mujeres vestidas de blanco,  caminando por las calles de nuestra Isla grande y  llevando como estandarte una flor, ha recorrido el mundo para refrendar este montaje que se cae por su propio peso: “Haría falta tener un gran poder de abstracción, o de cinismo, para asegurar que el negocio mercenario de las llamadas Damas de dar paseítos dominicales tiene algo que ver con promover la democracia, sobre todo si se tiene en cuenta de que ese empleo lo sufraga una potencia extranjera”, nos comenta en su blog el colega Lagarde.

Todo un boom mediático, éste ha sido uno de los puntales de las campañas que contra Cuba y la Revolución ha promovido la mafia cubano norteamericana asentada en la Ciudad de Miami…

Pero ¿quiénes son esas llamadas “Damas de blanco”?

En el año 2003 fueron detenidos y juzgados 75 implicados en actos contra la seguridad y la soberanía de Cuba; posteriormente, madres y esposas de estos, llamados “Los 75”, y -obviamente- a instancias de la misma potencia que los contratara a ellos, comenzaron a desfilar  públicamente por la libertad de estos presos. No fue casual el escoger el color blanco y la flor como símbolo de estas “damas”; como cita EcuRed: “Esto último respondía a una estrategia puesta en práctica a nivel global por el imperialismo destinada a identificar movimientos subversivos y golpes “suaves” afines a sus intereses con determinadas simbologías amables”.

Veinte dólares fueron los dineros del César: la primera paga que recibieran por su primer “paseo”, según nos confirmara alguien muy cercano por aquellos días… luego continuaron, prácticamente ignoradas por la población, que las veía hacer, conectándolas a algún rito religioso… hasta que notaban la “corte” de periodistas extranjeros que las rodeaba… casi más periodistas que damas…

Más periodistas que “Damas”

Pero en la Quinta Avenida no tenían suficiente público para mostrar en videos y fotos en ABC, El País o el ¿Nuevo? Herald y se fueron al Vedado, y se pasearon por la Plaza, tirándose al piso y montando el show de las “reprimidas” y luego siguieron por los barrios… y al cubano se le empezó a llenar “la cachimba” cuando escucharon a la primera de sus “jefas” coquetear con el golpista que masacraba hermanos en Honduras   y supieron que marchaban por dinero cuando las copias de los cheques se mostraron por la TV y publicaron en blogs   y Wikileaks confirmo los miles de dólares que recibían por difamar a la Revolución, y gritaron a su paso el desprecio que sentían por aquellas que lucraban y luchaban contra ese pueblo que se cansaba de verlas desfilar.

Absoluta indiferencia de los viandantes

Luego enfermó Laura Pollán y, como ha sucedido siempre que alguno de estos desafectos a nuestra Revolución ha enfermado, recibió los mismos cuidados de cualquier ciudadano de nuestro país. Pero también, como es usual en estos casos, su muerte sirvió a la burda propaganda de crímenes y asesinatos que se tejen alrededor de la muerte por enfermedad o accidente de cualquiera de estos contrarrevolucionarios.

Luego de su muerte, y de llegar a la “primera línea de mando”, las pacíficas damas comenzaron a enfrentar a su nueva “jefa” y se formó el dale al que no te dio: “Damas de Blanco denuncian a su líder Berta Solery la califican como `violenta´, `dictadora´ y `monstruo´”, amén de denuncias de corrupción (un “quítate tu pa’ ponerme yo”)

Y, si algo no se puede negar, es que “La Sucesora” (como aquella lacrimógena telenovela) es de armas tomar: No sólo se retrata con lo peor de la más rancia -por pasada de tiempo- ultraderecha mundial, al mejor estilo de Yoani FRAUDE, si no que pide “mano dura” al gobierno yanqui para endurecer el bloqueo, el mismo bloqueo que, ya saben ustedes, no “asfixia” al “Gobierno  cubano” si no a todo un pueblo, como puede comprobar cualquiera que dé lectura a cualquiera de los Informes contra este flagelo.   Y para poner broche de oro a su “quehacer” propagandístico en las numerosas giras que paga el contribuyente norteamericano, califica a la época de la dictadura de Batista como “joya de oro”. ¿Qué credibilidad para nuestro pueblo puede tener un “movimiento” viciado de mentiras -desde integrar en un listado de supuestos presos políticos en Cuba a  astros del fútbol internacional y hasta pintores del siglo XVIII- plagado de corrupción que denuncian sus propios miembros y con integrantes que piden arreciar el bloqueo, o que se retratan sonrientes con los mismos que desde los corredores del Senado yanqui continúan una política genocida contra Cuba? Un “movimiento” que sus propios miembros reconocen que no tienen sentido como grupo porque “en Cuba no hay presos políticos y que la motivación de las nuevas Damas es económica o migratoria”?

Lo único que ha cambiado es el modus operandi: del cheque directo a los Premios; y, para citar de nuevo a Lagarde:

 “Para quienes todavía no lo saben, la entrega de premios es una suerte de estrategia diseñada para engañar a ingenuos o a un público mal informado, ese que habitualmente suele oír campana pero no sabe bien dónde, que, además de concederle cierta notoriedad a la persona premiada, especialmente en una prensa que suele hacerse la de la vista gorda ante tales farsas, intenta esconder de dónde procede el dinero con que el gobierno de Estados Unidos sufraga a los llamados opositores cubanos”.
 Recomiendo, a los que aún quisieran conocer mejor a las llamadas de forma irónica en Cuba “Damas del Verde”, este texto de Salim Lamrani:“Las Damas de Blanco y las sanciones contra Cuba”
 
Y los dejo con esta galería de imágenes:
Recogiendo órdenes… y pacotilla
Uno de los shows medíaticos: ¿agresiones? ¿dónde?
Marchan con absoluta seguridad de que no serán agredidas
El pueblo se cansa… pero le basta burlarse de ellas
Publicar un comentario