Otra extravagancia mafiosa contra Cuba en nombre de apoyo al “pueblo cubano y la libertad”

Scott con camisa blanca rodeado de legisladores mafiosos
Norelys Morales Aguilera.- El gobierno de la Florida firmó el año pasado una ley que indica que instituciones públicas de la Florida no podrán contratar a empresas que hagan negocios en Cuba o Siria.

La misma fue suspendida por un juez federal antes de que entrara en vigencia en esa ocasión y fue apelada por la empresa de Coral Gables Odebrecht Construction Inc., filial del conglomerado brasileño que cuenta con una unidad independiente que trabaja en el puerto cubano de Mariel.

El estado de la Florida ha pedido a un tribunal federal que haga cumplir la ley que prohíbe a las empresas presentar pujas para obtener contratos estatales y municipales si mantienen igualmente relaciones comerciales con Cuba y Siria, según AP.

La constitucionalidad de la ley ha sido puesta en duda desde hace tiempo. El gobernador republicano Rick Scott emitió una declaración tras firmar la medida en mayo del 2012 que sería aceptada solamente si el Congreso aprobaba la ley y la firmaba el presidente, permitiendo a los estados imponer sus propias sanciones a los gobiernos extranjeros. Ello causó indignación en la comunidad cubano-estadounidense del sur de la Florida, por lo que Scott aclaró que respaldaba la ley de la Florida y la defendería en la corte.

El texto, que fue aprobado por el poder legislativo de Florida casi sin oposición, sí ha tenido oposición por parte de las autoridades de Canadá y Brasil, al tiempo que la Cámara de Comercio de Florida la ha calificado de inconstitucional, según publicó MiamiDiario.

El Gobernador Scott ha agradecido el apoyo de representantes federales de la Florida como Ileana Ros-Lehtinen y David Rivera que "hicieron posible esta ley".

Los legisladores mafiosos Ross-Lethinen y Rivera han sido promotores y defensores de la ley que pretende impedir el comercio con Cuba, aduciendo que beneficia al gobierno cubano y entendiendo por “pueblo cubano” a las huestes miamenses y los cuatro gatos de la “disidencia”. Ross-Lethinen afirmó el año pasado al respecto que: "cada vez que se puede hacer algo por el pueblo cubano, para que sepan que no los hemos olvidado, es algo bueno".

La ley promovida por el señor Scott cierra otra puerta al mejoramiento de las relaciones bilaterales y aísla más a los cubanos de allá y de acá cuando Cuba continúa con la actualización de su modelo económico y hace más racional cualquier intercambio.

Otra extravagancia legislativa para el bloqueo contra Cuba en nombre de "en apoyo al pueblo cubano y la libertad".

Comentarios