Dale Correa, dale

Al inaugurar la 128 Asamblea de la Unión Interparlamentaria Mundial (UIP) en Quito, el presidente ecuatoriano Rafael Correa denunció el bloqueo económico impuesto a Cuba por Estados Unidos, condenado en 21 ocasiones consecutivas por Naciones Unidas.

En un discurso interrumpido por ovaciones de unos mil 500 parlamentarios de 121 naciones, Correa dijo que, lamentablemente, históricas instancias de derechos humanos se han convertido en instrumentos políticos de persecución de gobiernos progresistas.

Precisamente, recalcó, en Washington este viernes se discutieron las reformas a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (Cidh), la cual, subrayó, está totalmente dominada por países hegemónicos y por el Oenegesísmo (de ONG) más infantil, según PL.

Están dominados por el capital, detrás de los negocios dedicados a la comunicación, y subrayó que La Cidh se ha convertido en un eco de la prensa mercantilista de la peor ralea.
La primera pregunta que tendríamos que hacernos, dijo Correa, es por qué tenemos que discutir en Washington.

¿Cómo se puede sostener la irracionalidad de que la sede de la Organización de Estados Americanos (OEA) esté en el país que impone (desde hace 50 años) un bloqueo criminal contra Cuba, que incumple abiertamente la Carta fundacional de la OEA?, preguntó.

Un bloqueo, reiteró, que ha sido condenado nada menos que 21 veces (cada año desde 1992 hasta el 2012) por la casi totalidad de los países miembros de las Naciones Unidas, la última condena en octubre de 2012, con el respaldo de 188 de 193 países miembros.

"Estas cosas hay que decirlas... Basta de mirar hacia otro lado, basta de hacer mutis por el foro ante estas barbaridades", exclamó Correa en medio de una cerrada ovación.

El Bloqueo a Cuba constituye, sin lugar a dudas, el mayor atropello al derecho internacional, al derecho interamericano y a los derechos humanos en nuestro Continente, pero, ni siguiera aparece en los informes anuales de la Cidh, agregó el mandatario ecuatoriano.

Mientras que aplicar la ley y llevar a juicio a un periodista pillo pretenden considerarlo atentado a los derechos humanos, no se dice nada del bloqueo a Cuba o de las torturas en la Base Naval de Estados Unidos en Guantánamo, destacó.

Ecuador no aceptará más este descarado neo colonialismo, no podemos cohonestar esta clase de situaciones, advirtió.

Cabría preguntarse también, agregó, para qué sirve la OEA si ni siquiera se pronuncia sobre problemas tan cruciales como el de las Islas Malvinas, tomadas por la fuerza a Argentina en el siglo XIX.

Los países que más hablan sobre derechos humanos son quienes menos han firmado los tratados internacionales sobre este tema, reveló y preguntó cómo es posible que la Cidh se financie casi en su totalidad por países que no la reconocen, observadores que no son partes de América y pagan para controlarla.

El orden mundial no solo es injusto, es inmoral, afirmó Correa, y se quieren sostener las posiciones más aberrantes en beneficio del capital, sobre todo del financiero.

Este es el principal desafío de la humanidad el siglo XXI: el capital o el ser humano, y los parlamentarios del planeta pueden legislar para que finalmente la justicia no sea tan solo la conveniencia del más fuerte, enfatizó Correa ante los parlamentarios del mundo.

Comentarios