Noche de sábado para quitarle a Yoani Sanchez el calificativo de mercenaria.

Norelys Morales Aguilera.

Así twitea Yoani Sánchez: “Noche de sábado en La Habana. Estoy en la calle G mirando a los jóvenes pasar. Ellos harán el futuro que será sin dudas diferente.”

Muchos piensan que el futuro será diferente, pero no por lo que lo dice la Señora, que en su última payasada, se disfrazó para ir nada más y nada menos a preguntar por el ancho de banda en Cuba y desvirtuar la presentación de la revista Temas en La Habana.

Solo hay que ver los videos que subieron a YouTube.

¿Por qué provocar a quienes sin duda no están de acuerdo con ella?

Más de una vez ha escrito o dicho que no quiere violencia ¿qué puede suceder cuándo se va a dónde se piensa distinto que usted y se obliga en nombre de un elemental respeto a que se disparen su discurso preparado, prepotente y provocador ya que se ha aparecido allí disfrazada?



Fue una provocación lo que sucedió en la presentación de la revista, pero resulta que en el lugar la única que se sentía encubierta era ella. Los que llevaron cámaras la fotografiaron todo cuanto quisieron y hablaba al micrófono oculto.

A estas alturas no se le puede llamar a esta señora menos que mercenaria, aunque voy a revisar el término en este post.

Sabe perfectamente que su sitio que de blog solo tiene la forma, exhibe el ancho de banda de toda la Isla, se hace en varios idiomas y tiene facilidades inaccesibles a un bloguero por aventajado que sea.

¿Para qué fue allí a preguntar justo lo del ancho de banda? ¿Pensará que a quien está promoviendo la subversión le van a abrir un sitio como el suyo? ¿Los demás son ignorantes y necios?

Yoani y su corito trabaja para crear una atmósfera política que no es virtual, sin dudas.

Sin recato, se quiere hacer creer que burla la “censura y la represión”, usando el ciberclancleteo como acaba de decir en el video que subieron a YouTube.

Pues bien, ¿Por qué no acaba de explicar quién es Josef Biechele que “desinteresadamente” ha llevado el servidor de Desde Cuba desde hace años fuera de la Isla?

¿Por qué no cuenta cómo se subvenciona su portal, alojado en un servidor de la empresa Cronos AG Regensburg, una sucursal de la empresa Strato en Alemania?

Sigue manipulando sus verdaderos objetivos con su Generación Y, devenido el nuevo escenario para Radio Martí y el Herald que ellos sí saben bien lo que significan, a quién representan, cuáles son los intereses que los mueven, desde el país que sostiene el bloqueo en nombre de que Cuba es un país enemigo, terrorista, que viola la libertad de culto y otras patrañas que solo pueden existir para justificar intervenciones y apoderarse de Cuba.

A quién van a hacer creer que eso lo ignoran.

¿Por qué está tan calladita al respecto de la revelación sobre la cuenta bancaria en Valencia que le hiciera el periodista español Guillermo Nova?

¿Por qué el blog de Yoani curiosamente fue el primero en dar a conocer el servicio de noticias por internet con fines subversivos, Granpa, en la dirección http://www.granpa.info?

Si Yoani Sánchez y su grupito de seguidores respondieran a estas preguntas y no manipularan se podría entender por qué dice que el bloqueo es una justificación del gobierno cubano.

Me alegro respecto a la persona de Yoani que tenga dinero, que piense estúpidamente en un capitalismo sui géneris para Cuba y en fin, que sea y piense como entienda. Si le gusta se lo merece. Hay muchos modos de ser viles.

Yoani Sánchez no representa a una generación y menos a una nación. Hay muchos modos de ser estúpidos.

Ya no me cuesta entender que Yoani Sánchez haga causa común con los terroristas de Miami, diciéndonos que es apolítica sin inmutarse y creyendo ser el personaje mediático que le han diseñado.

Si la palabra mercenaria le molesta tanto, la cambio: Yoani Sánchez es una contratista.

votar

Entradas más populares de este blog

Contundente respuesta del Embajador de Cuba al diario ABC

Letra del Año 2017 [+ audio y video]

Huracán Matthew al norte de la región oriental: actualización continua con fotos, videos, cono de trayectoria y más