EE.UU. y aliados quieren guerra en Venezuela

Estados Unidos y sus aliados occidentales obstaculizaron hoy la aprobación en el Consejo de Seguridad de ONU de un proyecto de resolución que abogaba por un diálogo en Venezuela y pedía respeto a la soberanía.

El documento presentado por Rusia -que no fue aprobado- enfatiza en una solución negociada en el marco del Mecanismo de Montevideo, respaldado por numerosos países de América Latina y el Caribe.

Antes de someter a votación el texto propuesto por Rusia, Estados Unidos presentó un proyecto de resolución que insistía en entregar su supuesta ayuda humanitaria, considerada por los gobiernos de Caracas, Moscú, La Habana y otros como el pretexto para una agresión militar.

El texto norteño -que tampoco fue aprobado- también llama a nuevas elecciones en la nación bolivariana, a pesar de que observadores internacionales califican de válidos y democráticos los comicios de mayo del año pasado, en los cuales resultó ganador Nicolás Maduro por amplio margen.

Washington presiona al Consejo de Seguridad con la entrada de una supuesta ayuda humanitaria que envió a la frontera colombo-venezolana, un plan del que la ONU y la Cruz Roja Internacional decidieron mantenerse al margen, mientras destacaron la necesidad de despolitizar la asistencia.

Aunque el texto propuesto por Estados Unidos insistía en desacreditar al Gobierno de Caracas, muchos actores internacionales consideran que la representación norteña tuvo que bajar su retórica.

La presión internacional en contra de los planes intervencionistas estadounidenses obligó a suavizar el proyecto de resolución que finalmente no fue aprobado, apuntan.

De acuerdo con el canciller cubano, Bruno Rodríguez, Washington suavizó su iniciativa, que en una versión precedente era más hostil, aunque la actual sigue representando una abierta injerencia en Venezuela, en sintonía con los planes de derrocar a la Revolución Bolivariana y su líder, Nicolás Maduro.

A diferencia del proyecto estadounidense, el de Rusia apelaba al diálogo, la solución pacífica de controversias y el respeto a la soberanía de la nación bolivariana.

Las autoridades venezolanas han advertido en reiteradas ocasiones que mientras Estados Unidos habla de enviar una supuesta ayuda humanitaria a Venezuela, bloquea los activos de esa nación y aplica sanciones que obstaculizan el acceso a productos de primera necesidad.

Asimismo, alertan sobre movimientos de fuerzas militares norteamericanas cerca del territorio venezolano, como han corroborado fuentes de Rusia y Cuba.

Más allá de las diferencias políticas, los países de América Latina y el Caribe comparten una misma postura con respecto a Venezuela: la de rechazar la opción de una intervención militar en ese país.

También la Unión Europea se manifestó en contra de esa alternativa, que perturbaría la seguridad y la paz internacionales./PL

No hay comentarios.: