Huracán Irma: ¿Dónde están los “opositores” cubanos?

Norelys Morales Aguilera.─ No hay noticias de que alguno de los supuestos opositores cubanos haya sufrido pérdidas irreparables durante el huracán Irma. Unos, se resguardaron para proteger sus vidas y bienes, otros  -dicen que no son pocos- andan de “turismo opositor” acarreando financiamientos y preparando campañas propagandísticas bien asesorados.

Una vez que el huracán abandonó el territorio nacional hace una semana, se esperaría que estas personas, que se llaman “patriotas que luchan contra una dictadura”, estuvieran ocupadas en sus comunidades dando una mano solidaria, porque hay mucho trabajo por hacer en la recuperación de todos y en todo, cuando el archipiélago ha sufrido grandes daños y cuando, ninguna ayuda es poca.

Pero, resulta que no es el caso. Están siendo autoreprimidos. Están afanados en mostrar al mundo el catastrofismo y la “incapacidad” del gobierno. Algunos, que deben probar que no son cuatro gatos, se hacen fotos con un cartelito o gritan sandeces frente a una cámara, para poner en redes sociales su estirpe de aprovechados.

Cuentan que algunos todavía están aplaudiendo lo que hizo Donald Trump, al renovar la Ley madre del bloqueo, la de Comercio con el Enemigo, en el momento en que Cuba ya iba a sufrir el embate de un ciclón categoría 5, sin un gesto de generosidad para un pueblo que se niega a reírle la gracia a unos mercenarios, que no mercen los cubanos.

Los medios canallas que aúpan a estos personajillos hablan de que están enfrascados en presentarse a las próximas elecciones generales, pero quienes les van a sacar una pista en las elecciones cubanas, que empiezan en los barrios, son aquellos que prueban en estos mismos momentos, sus liderazgos componiendo los estragos que mar, lluvia y viento huracanados, dejaron en la Isla.

Bobos serían los electores cubanos si votaran por los que están haciendo politiquería y mirando a sus patrocinadores miamenses, y no a los que están a su lado sudando la camiseta, sin ánimo caído ni lamentaciones.

¿Quién ha visto en estos días hacer algo de mérito para los cubanos a los invitados de Trump para anunciar sus medidas contra Cuba en Miami como Rosa María Payá, Jorge Luis García Pérez (Antúnez) y Antonio Enrique González-Rodiles, entre otros? Y, menos a doña Berta Soler, Yoani Sánchez, Eliecer Ávila, José Daniel Ferrer o Guillermo Fariñas, muy conocidos en los medios y muy poco en sus barrios, más allá de sus impertinencias y falta de civismo.

Entre las manipulaciones que he leído por estos días está una que dice que “el gobierno intenta desprestigiar a los opositores frente a las elecciones”. No hace falta si se quisiera hacer.

Resulta que ellos solitos se desprestigian pidiendo más sanciones y agresión de Trump contra Cuba. Y, luego andan de pedigüeños ante los Marco Rubio, Díaz-Balart y comparsa, y hasta terroristas afincados en La Florida. Eso sí que saben hacerlo frente a la dignidad de sus coterráneos.

Una vez más en medio de una emergencia nacional, están en el lado equivocado, se comportan como lo que son, mercenarios. Cuba se recupera, pero ellos nunca se prodrán recuperar porque no han sido dignos de la tierra que les vio nacer.

No hay comentarios.: