Cuba, mitigar el cambio climático no es solo para ahora

Sequia en los embalses cubanos. Foto: ACN
"La tierra no es herencia de nuestros padres,
 sino préstamo de nuestros hijos". Proverbio 
Indoamericano.

Norelys Morales Aguilera.─ Sequías persistentes, aumento de la frecuencia de los huracanes, fenómenos meteorológicos extremos, elevación del nivel del mar, erosión costera y acidificación de los océanos son algunos de los efectos del cambio climático, que las islas del Caribe ya están enfrentando y que amenazan su sobrevivencia. [1]

Cuba, en ese fabuloso y vulnerable Caribe, no solo debe estar dispuesta a colaborar como lo hace con los miembros de la Asociación de Estados del Caribe (AEC), sino que la mitigación del cambio climático, resulta perentorio para su propio desarrollo sustentable.

El pasado 8 de marzo en La Habana los países miembros y asociados celebraron la I Conferencia de Cooperación de la AEC, donde fueron aprobados siete proyectos para la mitigación en la región. La secretaria general de la organización, June Soomer en ese momento destacó el programa de estudio de las líneas costeras arenosas, calificándolo de "proyecto insignia" por lo que significan esas áreas en turismo, uno de los principales rubros económicos caribeños.

La zona marítima caribeña es una de las más grandes del mundo, con una extensión de dos millones 763 mil 800 kilómetros cuadrados, una masa de agua que resulta un activo común de sus pueblos para operar como elemento unificador de desarrollo. [2]

Pero, hacia la realidad cubana, las investigaciones indican que el clima cubano es cada vez más cálido y extremo, además existe gran variabilidad en la actividad de los ciclones que cruzaron sobre el país, que desde 2001 hasta hoy ha sido afectado por nueve huracanes intensos, un hecho sin precedentes en los registros.

Asimismo, el régimen de lluvias ha cambiado, incrementándose significativamente desde 1960 la frecuencia y extensión de las sequías; y se estima que el nivel del mar ha subido de forma acelerada en los últimos cinco años.

Para este 2017, la Red de Monitoreo de Precipitaciones y Sequías del Caribe alertó a los países de esta región que las condiciones climáticas anormales que han experimentado en estos últimos años, y que causaron una de las peores sequías de las dos últimas décadas, y continuarán este año. [3]

Los científicos cubanos han venido estudiando el asunto. En 1991 se iniciaron las investigaciones, luego se intensificaron a partir de noviembre del 2004 con un exhaustivo análisis y debate sobre los impactos negativos causados por los huracanes Charley e Iván en el occidente de la nación cubana.

La Tarea Vida

El Consejo de Ministros de Cuba ha aprobado y presentará al Parlamento nacional, el Plan de Estado para enfrentar el cambio climático y contrarrestar así los daños que ese fenómeno causaría al país en los próximos años.

La implementación del plan, conocido también como Tarea Vida, requerirá de un programa de inversiones progresivas que se irán ejecutando a corto (año 2020), mediano (2030), largo (2050) y muy largo (2100) plazos.

Tarea Vida contempla un conjunto de acciones dirigidas a contrarrestar las afectaciones en las zonas vulnerables, tales como no permitir construcciones de nuevas viviendas en los asentamientos costeros y reducir las áreas de cultivo próximas a las costas o dañadas por la intrusión marina en los acuíferos subterráneos, informó PL.

El programa contiene 11 tareas, entre las cuales figuran asegurar la disponibilidad y el uso eficiente del agua como parte del enfrentamiento a la sequía; dirigir la reforestación hacia la máxima protección de los suelos; detener el deterioro de los arrecifes de coral; así como implementar otras medidas en programas vinculados a la energía renovable, la eficiencia energética, la seguridad alimentaria, la salud y el turismo.

Entre los territorios más vulnerables a los efectos del cambio climático se encuentran los situados al sur de las provincias de Artemisa y Mayabeque (antigua provincia Habana), el litoral norte de La Habana y su bahía, Varadero y sus corredores turísticos, y los cayos de Villa Clara y Ciego de Ávila y Camagüey (centro del país).

Al oriente de la isla se incluyen en la lista el litoral norte de Holguín, la ciudad de Santiago de Cuba y su bahía, junto a "los territorios amenazados por la elevación del nivel medio del mar en Cienfuegos, Manzanillo, Moa, Niquero y Baracoa", esta última muy afectada por el intenso huracán Matthew del pasado octubre.

A la conocida Zona Especial de Desarrollo de Mariel, ubicada en las cercanías de La Habana y compuesto por un puerto, una terminal de contenedores y un gran centro empresarial, se le concedió por el gobierno la categoría de "área priorizada".

Con voluntad política, inversiones en los lugares que más lo requieren y que cada ciudadano tenga percepción del riesgo y que sepa qué puede hacer por mitigar los efectos del cambio climático a su escala, solo así será real el cuidado ese préstamo que a las actuales generaciones han hecho sus hijos. Preservar ahora es tener futuro.


Notas

[1] http://alc-noticias.net/es/2017/04/25/estados-insulares-vulnerables-ante-cambio-climatico
[2] http://www.prensa-latina.cu/index.php?o=rn&id=67188&SEO=enfrentamiento-al-cambio-climatico-vital-para-desarrollo-de-la-aec
[3] http://www.ipsnoticias.net/2017/03/pronostico-de-sequia-prolongada-acecha-al-caribe 

Comentarios