Nuevo acercamiento entre EEUU y Cuba

Anahi Rubin.─ El ex presidente de Estados Unidos, Barack Obama derogó la ley`` pies secos, pies mojados’’, que privilegiaba la inmigración cubana y permitía a los que alcanzaban tierra americana obtener rápidamente la residencia. Desde ahora los cubanos tendrán que solicitar visas para venir al país del norte, como lo hacen millones de personas de todo el mundo.

Este importante cambio es uno de los pocos legados que el primer presidente afroamericano dejó en su presidencia. Se esperaba muchísimo más de Barack Obama por lo prometido en sus dos campañas presidenciales; especialmente sobre el  tema migratorio y la amnistía para  11 millones de indocumentados que viven en Estados Unidos.

El gobierno cubano está  conforme con la anulación  de la ley`` pies secos, pies mojados’’; que evita la muerte de cubanos que se internaban en el  mar y muchos de ellos morían en la búsqueda del sueño Americano. Josefina Vidal, encargada del área de Estados Unidos de la Cancillería Cubana, comentó que  estas nuevas medidas ``Creaba serios problemas para la seguridad de Cuba, para la seguridad de EEUU, para la seguridad de nuestros ciudadanos que se veían expuestos por medio del aliento que implicaban estas políticas preferenciales a trafico de persona, fraude migratorio, violencia’’.

 Otra importante reforma implementada por el  ex presidente Americano Barack Obama; fue el realizado al  Programa para Profesionales Cubanos, que desde ahora tendrán que pedir visas para quedarse en Estados Unidos. La Casa Blanca explicó la decisión de adoptar estas medidas, ``Estados Unidos y Cuba están trabajando juntos para combatir enfermedades que ponen en peligro la salud y la vida de nuestros pueblos.; al dar tratamiento preferencial al personal médico cubano, el programa condicional para los médicos contradice esos esfuerzos, y arriesga causar daño al pueblo cubano’’.

Este programa específico para médicos cubanos fue creado por el Departamento de Estado en 2006; bajo el Gobierno de George W. Bush, para facilitar los visados a los desertores de dichas misiones internacionalistas. El objetivo del gobierno norteamericano por muchos años fue debilitar la presencia de doctores cubanos en el mundo y la atención de la población en la misma Cuba. El sistema médico cubano es uno de los más importantes del mundo; con casi 85000 profesionales, y con 7,7 médicos cada mil habitantes, que  hacen de la isla uno de los pocos lugares en el mundo donde se privilegia a la salud como un derecho humano esencial .La implementación del Programa en 2006, por el gobierno conservador de Bush, fue criticado por varias instituciones norteamericanas, incluido el New York Times, quien lo calificó: como un ``instrumento de fuga de cerebros cubanos, cortesía de Estados Unidos’’.

El gobierno Americano fue el primer responsable de la huida de muchos cubanos hacia Estados Unidos; no solo por las políticas implementadas hacia la isla, siendo una de las más importantes;`` la ley del Ajuste Cubano’’, realizado durante el gobierno de  Lyndon Johnson en 1966; ``cualquiera que llegara a suelo norteamericano durante al menos un año, sería admisible como residente permanente de los Estados Unidos’’. Pero más allá de leyes, los ciudadanos cubanos recibieron en territorio americano, ayuda humanitaria por medio del Programa de Refugiados Cubanos (Cuban Refugee Program, sus siglas en inglés) llevado a cabo por medio de cuatro agencias; La Conferencia Católica, El Servicio Mundial de Iglesias( Protestante), la Ayuda al Inmigrante Hebreo y El Comité Internacional de Rescate.

Los exiliados cubanos eran provistos de servicios médicos, empleos, préstamos para estudiar y otros beneficios; los que los diferenciaba del resto de inmigrantes latinos que no solo no recibían ni reciben, ninguno de estos beneficios sino que son deportados. EL ex Presidente Barack Obama, llamado popularmente,``el deportador serial’’, ya que expulsó  durante sus dos periodos presidenciales a  2.700.000 inmigrantes indocumentados; una cantidad superior a  su antecesor, el Presidente  George W. Bush.

Con la llegada del nuevo Presidente de EEUU, Donald Trump, se abre un nuevo capítulo en la historia de las relaciones con Cuba; aunque parece difícil que éste, decida dar un paso atrás y anular lo realizado por Barack Obama; habrá que esperar por las decisiones del recientemente llegado a la Casa Blanca.

teleSUR