7/11/16

USA elecciones: verdades y voces invisibilizadas


Norelys Morales Aguilera.─ El ciudadano promedio en Estados Unidos, vísperas del súper-martes electoral,  se debate en la incertidumbre de ignorar quién regirá como presidente los destinos de su nación y si el voto popular será respetado, así como no tiene la más remota idea de quiénes legislarán a favor o en contra de sus intereses vitales, sin que su voto pueda significar en verdad algo sustantivo.

Mientras, una reducida y poderosísima élite maniobra y probablemente duerma tranquila porque podrá proteger poder y patrimonio, con su sistema electoral indirecto y legalmente comprable, en tanto que el aparato propagandístico institucionalizado cultiva un espejismo de democracia, que invisibiliza las verdades.

Si no fuera así, los mass media estarían dando voz a solidas personalidades de la cultura o el pensamiento, que están alarmados o hacen pronósticos preocupantes, ante el show mediático de Donald Trump e Hillary Clinton, que deja fuera a otros candidatos de partidos menores, cuyas propuestas son silenciadas y fuera de toda discusión.

El tema rebasa las pretensiones de estas líneas por lo que están resumidas algunas opiniones, que lamentablemente, usted no hallará en medios corporativos.

Millones de personas podrían votar en EE.UU,  pero no lo saben.  Así lo afirma en un artículo Victoria Law, periodista independiente y autora del artículo "Disenfranchised by Misinformation: Many Americans Are Allowed to Vote But Don’t Know It" (Desinformaición que cercena derechos: mucha gente estadounidense está habilitada para votar pero no lo sabe). [1]

Intimidación armada, votantes eliminados de los padrones y 868 menos locales de votación en 2016. Esto lo ha demostrado Ari Berman, autor del artículo: "There Are 868 Fewer Places to Vote in 2016 Because the Supreme Court Gutted the Voting Rights Act" (La Corte Suprema cercenó la Ley de Derechos Electorales y por eso hay 868 menos locales de votación para el 2016). [2]

Resistencia indígena. Los candidatos Trump y Clinton, así como los grandes medios,  prácticamente han ignorado la gran movilización indígena inédita en el último siglo en EE.UU., en defensa del agua, la tierra y el territorio,  opuestos a la construcción de un petroducto, que viola los tratados de 1868 firmados entre el pueblo sioux-lakota y el gobierno estadounidense.  A unos días de las elecciones se filtró que Trump es accionista de Energy Transfer Partners, la compañía que construye el petroducto, y que la encargada de relaciones públicas de la misma, Kelcy Warren, es una de las donantes de su campaña. [3]

Trump es loco, Obama es miope, pero Clinton es la más peligrosa.  Así caracterizó Oliver Stone, a los políticos más mediáticos en torno a las elecciones presidenciales estadounidenses. Donald Trump no tiene posibilidades de resultar elegido, consideró el cineasta, lo que resulta preocupante porque llegaría al poder Hillary Clinton, a quien calificó como intervencionista. Recordó que la ex secretaria de Estado estadounidense apoyó el bombardeo en Libia, el movimiento de los “contras” en Nicaragua y ofendió al presidente ruso al compararlo con Hitler. [4]

"Libia […] fue la guerra de Hillary Clinton". En una entrevista a Julian Assange realizada por el periodista australiano John Pilger (John Pilger Special), el fundador de WikiLeaks asegura que la aspirante demócrata a la Casa Blanca, Hillary Clinton "fue la figura clave en la destrucción del Estado de Libia". Los correos electrónicos de Clinton revelan un plan maestro, nacido meses antes de la intervención de Occidente en Libia en marzo de 2011, para convertirla en el tema principal de su mandato como secretaria de Estado y en un podio desde el cual pudiera cumplir sus sueños presidenciales, afirmó. Barack Obama, se oponía, Clinton la "defendía". "Eso está documentado en sus correos electrónicos", subrayó Assange. [5]

Si gana, Donald Trump sería el “último presidente de Estados Unidos”.  Es Michael Moore, quien ha calificado de orweliano un tuit de Trump, y además considera que el republicano de presidente sería el fin de EE.UU. El cineasta ganador del premio Oscar,  y director de películas como "Roger & Me", "Fahrenheit 9/11", "Bowling for Columbine", "Sicko", "Capitalismo: una historia de amor" y "¿Qué invadimos ahora?", acaba de realizar el estreno sorpresivo de una pelícu la titulada: “Michael Moore in TrumpLand” (Michael Moore en la tierra de Trump). [6]

Notas

[1] http://www.democracynow.org/es/201/11/7/disenfranchised_by_misinformation_victoria_law_on
[2] http://www.democracynow.org/2016/11/7/this_is_voting_in_2016_armed
[3] http://www.resumenlatinoamericano.org/2016/11/05/resistencia-indigena-en-estados-unidos
[4] http://www.resumenlatinoamericano.org/2016/11/06/estados-unidos-trump-es-un-loco-pero-clinton-es-mas-peligrosa-dice-oliver-stone
[5] https://actualidad.rt.com/actualidad/222858-assange-clinton-figura-clave-destruccion-libia
[6] http://www.democracynow.org/es/2016/11/7/michael_moore_if_elected_donald_trump
Publicar un comentario