5/12/15

Es guerra total contra Venezuela, más que campañas mediáticas puntuales

Norelys Morales Aguilera.-- Contra la Revolución Bolivariana en Venezuela, a todas luces, hay una guerra desde Estados Unidos, juntando a la derecha y las oligarquías continentales, con sus similares fuera de la región. La representación mediática de esa guerra tiene actores muy obvios en ese diseño perverso.

A menos de 24 horas de iniciarse la jornada electoral para elegir 167 diputados  de la Asamblea Nacional, el periódico El Mundo de España, que es uno de los voceros líderes y más comprometidos con las agresiones y mentiras contra la Revolución Bolivariana, ha publicado como si las votaciones fueran en el Imperio Español, una "Guía práctica para entender las históricas elecciones de Venezuela".[1]

Aún con las consabidas manipulaciones y el abierto veneno inescrupuloso, el diario derechista y de corte franquista, reconoce que "el sistema de votación electrónica implantado en Venezuela hace difícil el fraude electoral, según reconoce incluso la oposición venezolana.", que quizás apunte a que se cubren, ante un revés de la derecha en el país suramericano.

Además, el medio publica la tendencia de búsquedas en Google, que contrario a lo que opinan sin recato alguno, indicaría un resultado del accionar de las baterías mediáticas y psicológicas, tanto hacia Venezuela como a otros países, cuando nos acercamos al domingo 6 de diciembre del 2015.


De ganar el Polo Patriótico venezolano la mayoría de los escaños, los "analistas" están listos  para torpedear esa victoria, como previenen los laboratorios de guerra mediática y psicológica, de modo más simple, No Convencional. La resistencia popular está siendo ejemplar.

Una vez más, en el caso venezolano, las encuestas no son confiables. "Ellos ganan en las encuestas, pero nosotros ganamos las elecciones. Ellos han ganado las encuestas estos 16 años, que sigan ganando ahí. Aquí hay que ganar con votos", ha recordado Nicolás Maduro, quien para sorpresa de esos "investigadores de opinión", continúa remontando positivamente los niveles de popularidad.

Pero, en estas horas previas a las elecciones, es relevante que con suficiente antelación, como para que nadie se llame a engaños, la autodenominada Mesa de la Unidad Democrática (MUD) se ha negado a un compromiso de aceptar los resultados, y ha repicado la matriz de que se gesta un fraude electoral.

"Los factores y actores globales han encontrado el punto máximo de su narrativa en la premonición, entre líneas, de que cualquier victoria bolivariana sería producto de unas "elecciones amañadas" y se produciría en un contexto electoral cargado de violencia, daño a la "democracia" y falta de "garantías para la oposición", afirma la web Misión Verdad [2], de donde se toman algunas referencias, en los siguientes seis puntos.

1. Hillary Clinton apuntó hacia cantar fraude en una reunión del think tank "Atlantic Council" de la derecha estadounidense que gestiona diez centros regionales, que en este caso financió Exxon Mobil, Chevron y la armamentista Lockheed Martin. Su afirmación es elocuente: "Venezuela vota este fin de semana. Debemos asegurarnos de que se respeta la voluntad del pueblo. Y la responsabilidad comienza por la administración de Maduro, que hasta ahora ha intentado amañar las elecciones". (“As the people of Venezuela go the ballot box this weekend, it is really up to all of us in this hemisphere to ensure their will is respected, and that responsibility begins with the Maduro administration,” Clinton said, “which to date has been doing all it can to rig these elections.”) [3]

2. La Alianza de Periódicos Europeos emitió en esta semana la carta "Venezuela grita libertad" [4], firmada por el presidente español Mariano Rajoy, el primer ministro británico David Cameron, el secretario general del Consejo de Europa, Thorbjørn Jagland, el director del club de los expresidentes anti Venezuela, Felipe González, y el expresidente chileno Ricardo Lagos, donde se indica que "la democracia no funciona cuando el ambiente electoral está dominado por la violencia, las amenazas y la intimidación a la oposición". Todos en la línea de la Clinton. [5]

3. Luis Almagro, secretario general de la OEA, traduce esa interesada "necesidad de más acción" de la Clinton con la mitificación de que en Venezuela hay "una estrategia que procura amedrentar a la oposición y que ese temor llega a la sociedad entera y estremece a toda la comunidad internacional". Por este supuesto, artificialmente recreado, Almagro pide al Gobierno Bolivariano "el cese de toda violencia, las garantías más absolutas para todos, y transformar la contienda electoral en una fiesta y no en un ejercicio de fuerza, violencia y miedo". [6]

4. John Kelly jefe del Comando Sur. El jueves 22 de octubre, Kelly, dijo a CNN, "rezo por su pueblo que está sufriendo terriblemente, con una economía a punto de implosión” y describió la situación de Venezuela como un Estado fallido. “Ahora, cualquier organización militar… si necesitáramos… planear algo -titubeó-, lo que me mantiene despierto en la noche con respecto a Venezuela es que si hay alguna crisis humanitaria importante, es decir, un colapso de la economía al punto de que necesiten desesperadamente alimentos y alimentos, entonces podríamos reaccionar a eso. Y lo haríamos”, aseguró, para agregar a continuación: “Sólo si se nos pidiera desde organismos como la ONU y la OEA”. [7]

5. La MUD cumple indicación de Kelly. Entonces llegó Enrique Capriles en un informe de Efe del el 27 de septiembre: "lo que se "demanda al gobierno son acciones urgentes para evitar la inminente crisis humanitaria que se nos viene encima", y agregó: "No hay comida, no hay medicamentos, no hay reactivos para los exámenes de laboratorio, los ambulatorios (centros médicos) en las zonas populares están cerrados y los hospitales se declaran en cierre técnico". [8] Declaraciones de este tipo han realizado otros líderes derechistas como Jesus Chuo Torrealba y María Corina Machado. 

6. ONGs al ataque. En la misma línea indicada por el jefe del Comando Sur, están Provea, tutelada por Freedom House, que publicó en su portal la visión del informe de la ONG Crisis Group sobre el peligro de una "crisis humanitaria" [9]. Asimismo, el Observatorio Venezolano de la Salud, mampara de la Usaid, califica a la situación alimentaria y nutricional del país "como sumamente crítica debido al control de cambio y de precios". Obviamente, son una muestra de las muchas como una plaga.

Esta sinopsis, viene a confirmar por qué "el 98% de la información publicada en medios internacionales son contrarias a la soberanía del Gobierno de Venezuela", según un balance que adelantó Jorge Rodríguez, jefe de Comando de Campaña Bolívar – Chávez.

No se trata de una simple campaña mediática más, sino de una guerra alucinante y desvergonzada contra la República Bolivariana de Venezuela y sus elecciones democráticas, sencillamente por lo que representa ese proceso para la región latinoamericana y caribeña, así como para el mundo.

Notas

[1] http://www.elmundo.es/internacional/2015/12/05/5662b0f6268e3e52478b4614.html
[2] http://misionverdad.com/la-guerra-en-venezuela/tres-declaraciones-internacionales-que-anuncian-el-canto-de-fraude
[3] http://www.atlanticcouncil.org/blogs/new-atlanticist/clinton-to-maduro-respect-vote-s-outcome
[4] http://internacional.elpais.com/internacional/2015/11/30/actualidad/1448890473_971718.html
[5] http://www.rebelion.org/noticia.php?id=206398
[6] http://www.oas.org/es/centro_noticias/comunicado_prensa.asp?sCodigo=C-345/15
[7] http://www.telesurtv.net/bloggers/El-Comando-Sur-amenaza-Venezuela-responde-20151030-0001.html
[8] http://www.efe.com/efe/america/politica/capriles-alerta-sobre-la-inminente-crisis-humanitaria-y-critica-respuesta-del-gobierno/20000035-2723537
[9] http://www.derechos.org.ve/2015/07/30/crisis-group-venezuela-un-desastre-evitable
Publicar un comentario