10/7/15

Grecia y las preguntas que no quisieron contestar Yoani Sánchez, Lilian Tontori y Mario Vargas Llosa

Galería infame de acción y pensamiento 
Los adalides de la libertad de prensa para Cuba y Venezuela no parecen aplicarse las recetas que venden. Cubainformación estuvo la pasada semana en la Casa de América de Madrid, en el VII Foro Atlántico organizado por la llamada “Fundación Internacional para la Libertad”.

Allí, quisimos hacer algunas preguntas a representantes de la derecha contrarrevolucionaria de Cuba y Venezuela.... pero no nos dejaron. Increíblemente… no se admitían preguntas.

Quisimos hacer preguntas como esta: "¿consideran que el reciente reconocimiento de la Organización Mundial de la Salud a Cuba por ser el primer país del mundo en eliminar la transmisión del SIDA de madre a hijo es un avance en los derechos humanos en la Isla?" Pero no pudimos. Porque las únicas preguntas las hacían los propios moderadores de las mesas, es decir, los organizadores del evento.

Aquello parecía un mal sueño. Un retorno a la “larga noche neoliberal” de América Latina de la que habla Rafael Correa. Privatización, adelgazamiento del estado, recortes públicos, reducción de impuestos para los ricos… Los ponentes desempolvaron el brutal recetario económico y político que, en los años 90, llevó a América Latina al más absoluto desastre social. Y es lo que proponen ahora no solo para Cuba o Venezuela… ¡sino también para Europa!

Allí estaba el escritor –y gurú de la derecha latinoamericana- Mario Vargas Llosa; el exagente de la CIA Carlos Alberto Montaner; Mitzy Capriles y Lilian Tintori, esposas de dos golpistas venezolanos presos; y -¡cómo no! la bloguera cubana Yoani Sánchez, patrocinada y financiada por la Casa Blanca e importantes grupos mediáticos.

Pero estos promotores del retorno al capitalismo más salvaje recibían este domingo –al igual que los dueños de los medios de comunicación que los patrocinan- un revés muy amargo: el contundente No del pueblo griego a todas sus propuestas deshumanizadas, inviables y trasnochadas.

Publicar un comentario