25/6/15

Muerte de un transexual en Cuba: la lapidación de la ética periodística

José Manzaneda, coordinador de Cubainformación.- “Lapidan a transexual en Cuba” era el titular de un diario mexicano el pasado 11 de mayo (1). La noticia hacía referencia a la muerte de Diosvani Muñoz, ciudadano de 41 años, en la localidad cubana de Pinar del Río, por el impacto de una piedra (2).

La nota, en diferentes versiones y con diferentes titulares, fue reproducida en decenas de medios internacionales y en no pocas webs de colectivos LGBT (3). En varias de ellas, se apuntaba incluso a un asesinato “a sangre fría por lapidación”, en un caso de odio por transfobia (4).

La fuente informativa era única en todos los medios (5), el portal web de la bloguera Yoani Sánchez (6) que, curiosamente, publicó la noticia el 11 de mayo, es decir, 16 días después de que se produjeran los hechos –el 26 de abril-. De este modo, la hizo coincidir con los actos de la VIII Jornada Cubana contra la Homofobia y la Transfobia, impulsados en toda Cuba por las instituciones del país (7).

El objetivo era evidente: empañar la imagen positiva que, a duras penas, va ganando Cuba en cierta prensa internacional por sus avances en la lucha contra la intolerancia (8) y, de paso, poner en aprietos ante dichos medios a su principal impulsora, la diputada Mariela Castro.

Pero volvamos a la noticia: ¿realmente es cierto que en Cuba lapidaron a un transexual en un crimen de “violencia por prejuicio” (9)? Todo parece indicar que no. Hoy sabemos, a través del periodista cubano y activista LGBT Francisco Rodríguez que “dos hombres de 25 y 18 años que declararon ser pareja fueron detenidos” y “están siendo procesados por el delito de homicidio” (10). Según la confesión, su “objetivo no fue matar a la víctima específicamente, sino que lanzaron piedras a varias personas” en un parque.

La investigación parece alejar la hipótesis de un crimen de odio por transfobia. Pero, ¿a cuántas de las miles de personas que leyeron la noticia de la supuesta “lapidación” de un transexual en Cuba les llegará ahora la noticia de su desmentido (11)?

Y es que en este caso la que ha quedado lapidada, una vez más, es la ética periodística en algunos medios y la ya menguada credibilidad de la llamada “disidencia” cubana.

Notas
Publicar un comentario