10/9/14

Me encanta El País de España cuando convierte a la víctima, Cuba, en victimaria

Norelys Morales Aguilera.― Alguien ha dicho que habría que hacer un género periodístico para dar seguimiento al tratamiento del español El País para con Cuba y otros en América Latina como los díscolos Venezuela, Bolivia, Argentina, Ecuador, Nicaragua y cuanto levante alguna banderita independiente respecto a Washington y a al democrático bipartidismo de la monarquía española.

Como la verdad del bloqueo de Estados Unidos contra Cuba es inocultable, bajo la firma de Maye Primera, casualmente desde el emporio ultraconservador de Miami, la nota del 10 de septiembre, es titulada “Cuba acusa a EE UU de provocarle pérdidas multimillonarias con el embargo” con esa llamada objetividad diseñada para analfabetos políticos, queda dicho que:

“El Gobierno de La Habana ha acusado al de Washington de causarle pérdidas multimillonarias a su economía a través de las leyes del embargo (el subrayado es de este blog) comercial económico aprobadas por Estados Unidos a partir de la década de 1960 y extendidas ahora un año más por la administración del presidente Barack Obama. Por esta causa, Cuba estima que ha dejado de percibir unos 116.880 millones de dólares desde 1962. Los datos fueron citados el martes en la isla por el viceministro de Relaciones Exteriores, Abelardo Moreno, como parte del informe que acompaña el proyecto de resolución que será llevado por la delegación cubana a la próxima Asamblea General de Naciones Unidas para pedir, una vez más, el levantamiento de estas sanciones.”

Por lo demás, la nota en su cuerpo parece perfecta. Pero, no se atreve a llamar bloqueo a una guerra que abarca no solo lo económico, sino también lo comercial y financiero, además de silenciar que explícitamente Moreno dijo que la sanción de Washington: “constituye una violación de la Carta de Naciones Unidas y de las normas del Derecho Internacional, califica como un delito de genocidio al intentar rendir por hambre o enfermedad a un grupo humano.”

Menos aún, El País revela, que se trata de violaciones de los derechos humanos de los cubanos. Y, por supuesto, ejemplificar al respecto es sacrílego, aunque el viceministro cubano lo expusiera:

  • “La política hostil entorpece la compra de medicamentos en la nación norteña para niños enfermos con cáncer, que obliga al Estado cubano a adquirir en terceros países el producto antitumoral Temozolamida, empleado en el tratamiento de tumores cerebrales, su adquisición en lugares lejanos multiplica sus costos.
  • No se pueden conseguir placas de yodo radiactivo para la braquiterapia intraocular, padecimiento que provoca el crecimiento de tumores en la retina. Así como la obtención de equipamientos de primera línea para la radioterapia antitumoral.
  • Al Cardiocentro Pediátrico William Soler, de La Habana, le ha sido imposible adquirir nutrientes como el aminosteryl, para el tratamiento pre y postoperatorio de pacientes desnutridos con cardiopatías complejas, que solo se produce por los Laboratorios ABBOT, de origen estadounidense.
  • El hospital Hermanos Ameijeiras no puede obtener el láser verde o green light KTP, para el tratamiento de pacientes con hiperplasia prostática, útil en casos de trastornos de la coagulación.
  • Durante el 2013, en el campo de la salud las pérdidas ascendieron a 66,5 millones de dólares norteamericanos.”

Convertir la víctima en victimaria es una buena receta para disfrazar la línea editorial de la derecha española proclive a EE.UU. y de paso crear el género periodístico que podríamos llamar “paisismo recalcitrante”. Verles hacer tal esfuerzo intelectual de veras, me encanta.

Publicar un comentario