En la “democracia” española la policía termina reprimiendo marcha pacífica [+ fotos y videos]

Norelys Morales Aguilera.- Las Marchas de la Dignidad de los españoles que ocuparon Madrid, fueron calificadas por El Mundo atribuyéndolo a “fuentes de la Dirección General de Policía”, como "salvajes", mientras que en otro trabajo descalificó la protesta pacífica.

Por su parte, la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, ha denunciado la "saña" contra la policía de un grupo "reducido" de manifestantes en los altercados producidos en la Plaza de Colón tras las 'Marchas por la Dignidad'.

En declaraciones a La Sexta, Cifuentes ha asegurado que la violencia de los incidentes producidos este sábado "nunca se había visto". Recalcó que los incidentes fueron aislados, pero que han causado muchísimos daños materiales y heridos.

Ex profeso ofrezco al lector esta versión de El Mundo porque este medio no ha calificado de tal modo
a los autores de los disturbios, guarimbas, de Venezuela, que no han tenido la masividad de las madrileñas, pero sí violencia de grandes proporciones, incluso con armas de fuego.

España sí es una “democracia”, donde los ricos festejan en sus corruptelas y los pobres protestan y la policía del derechista y tecnócrata Mariano Rajoy, “usa solo porras” y no grases y disparos como se ve y escucha en los videos. "Mucho menos" golpea a algún manifestante en el suelo.

La carga policial dio inicio a una batalla campal entre policía y manifestantes en la zona de Recoletos, en cuyas inmediaciones se levantaron barricadas. El enfrentamiento dejó contenedores ardiendo, cristales rotos y destrozos varios, reseñó Télam.

La represión fue el colofón de una jornada histórica en la que "dos millones y medio de personas", según los organizadores, se unieron a las "Marchas de la Dignidad" del 22M, para exigir la renuncia del gobierno, el fin de los recortes; "pan, trabajo y techo", y que no se pague la deuda externa ilegítima.

Las marchas llegaron a Madrid en seis columnas procedentes de diferentes zonas del país y se unieron a otros grupos, partidos de izquierda, sindicatos y movimientos sociales, para marchar todos juntos desde Atocha hasta Colón.

Detrás de una pancarta con la palabra " Dignidad" en todas las lenguas oficiales de España, la gran marea humana copó el Paseo del Prado.

"Fuera los gobiernos de la Troika (Fondo Monetario Internacional, el Banco Central Europeo y la Comisión Europea)", podía leerse en la segunda línea de la manifestación, entre gritos que exigían una huelga general en respuesta a los recortes.

"Las medidas del gobierno se han convertido en un cuchillo para el corazón y el alma del pueblo; y el pueblo tiene que responder, rebelarse", afirmó en declaraciones a Télam el dirigente del SAT (Sindicato Andaluz de Trabajadores), Diego Cañamero, quien estaba en la cabecera de la movilización.

"La gente llora en sus casas, sufre detrás de las puertas y hace falta que ese sufrimiento se convierta en grito, en rebeldía", añadió el sindicalista, quien cree que "el gobierno puede derrotar a los distintos grupos por separado pero nunca al pueblo unido".

Los gritos y la variedad de pancartas de la multitud evidenciaron el hartazgo de los ciudadanos españoles ante la situación social, política y económica que vive el país.

Entre los numerosos reclamos destacaban la necesidad de una "renta básica", "derechos sociales para todos" y poner freno a los recortes y desalojos por impago inmobiliario.

Las fuentes noticiosas dan varias cifras de heridos, pero son unas 80 personas las que resultaron heridas y 24 detenidas en medio de la megamovilización. Entre los afectados se encuentran fotógrafos e incluso el operador de cámara del equipo reporteril de teleSUR.