Ultraderecha de Miami: Aislados en sus cavernas

Envecejen en lo mismo
Lázaro Fariñas*.- Los anticubanos ultraderechistas de Miami están sumergidos en una inmensa crisis de identidad. En realidad, ya no saben a quién más van a atacar para poder encontrarse a ellos mismos. Ya venían perdiendo batallas y más batallas, pero lo que les ha sucedido en los menos de dos meses que va de año, los está dejando como el Gallo de Morón, sin plumas y cacareando.

Lo primero que les sucedió fue el éxito alcanzado por la diplomacia cubana en la Cumbre de la CELAC, éxito que aún retumba de rabia en los medios por ellos controlados en esta ciudad. Aún echan espuma por la boca y aún siguen maldiciendo a cada uno de los países que asistieron a La Habana. Así es que le han declarado la guerra de pan duro a Centro, Sur América y las Antillas, treinta y tres países que ponen en su lista de enemigos.


Le siguió el acuerdo tomado por la Unión Europea en el que la misma se compromete a sentarse con las autoridades cubanas para encontrar fórmulas para cambiar su política hacia Cuba, mejorar sus relaciones con la isla y desarrollar una nueva política económica que traiga consigo nuevas inversiones en la economía cubana. Para los trogloditas miamense, esta es una traición de los 28 países que componen dicha Unión. Veinte y ocho que se unen a los 33 del Nuevo Continente. "No son más que un manojo de traidores los que han llegado al acuerdo de mejorar las relaciones con Cuba", le oí decir a un comentarista radial, de esos que se auto titulan "combatientes verticales", y que, como decimos en buen cubano, no le ha tirado ni un hollejo a un chino, habiendo salido hace años, más tranquilo que estate quieto, por el aeropuerto de Rancho Boyeros.

Ahora, para colmo de males, acaban de salir a la luz los resultados de una encuesta llevada a cabo por una agrupación llamada Atlantic Council sobre lo que piensan los ciudadanos americanos con respecto a la política de los Estados Unidos con relación a Cuba. Los resultados de dicha encuesta han llevado a estos caballeros de la obscuridad a gritar improperios y a declarar idioteces a la prensa. Los improperios se oyen en la radio de Miami y las idioteces las están hablando los enviados de la caverna en Washington alegando que si la encuesta es una mentira, que si las preguntas no fueron debidamente formuladas, que si el Atlantic Council no es más que una organización que busca cambiar la política hacia Cuba, etc., etc. Digan lo que digan, los resultados son contundentes.

El 63 por ciento de los encuestados en el estado de La Florida, cuna de esta ultra derecha, respondieron que la política de este país hacia Cuba debe ser cambiada y solo el 30 por ciento opina lo contrario. Pero lo que es peor para esta gente es que, entre los ciudadanos de origen cubano que fueron encuestados, el 79% de los mismos declararon estar de acuerdo con la necesidad de que Estados Unidos cambie esa política y solo el 21% se opone. Esto es un verdadero cubo de agua, no fría, sino a punto de congelación, lo que le ha caído a estos elementos ultraderechistas que odian a Cuba con todas las fuerzas de sus corazones. Esto demuestra, hasta la saciedad, que lo que ellos llaman exilio no es más que un grupo reducido de vividores de la comunidad cubana residente en esta ciudad. Es verdad que acumulan riquezas y poder político, pero cada día que pasa pierden un poquito del mismo.

Pero la traición, según ellos, no es solamente de todos los países del mundo o de la opinión pública norteamericana, sino que ahora sale a relucir una entrevista que uno de los suyos, un multimillonario de origen cubano, le dio al Washington Post, en la que el personaje se desbloquea y pide un cambio de política hacia Cuba. El multimillonario, junto con otro dos millonarios realizó dos viajes a La Habana hace ya un tiempo atrás, pero no había hecho ningún tipo de declaraciones públicas.

Se sabía en Miami de los viajes del caballero, era público y notorio, pero como no había hecho ninguna declaración, la jauría cavernícola no le había caído en pandilla. Ahora sí, ahora están que chillan contra el millonario, el cual me imagino que estará riéndose a carcajada de los ataques de estos tipos que siempre han estado muy solos, pero que en la actualidad se han hundido más en la oscuridad de sus cavernas.

*Lázaro Fariñas, periodista cubano residente en EE.UU.

Blogueros y Corresponsales de la Revolución