Cuba reiteró a EEUU en nuevo diálogo migratorio necesidad del fin de la Ley de Ajuste [+ Declaración cubana]

Cuba reiteró hoy  a Estados Unidos que derogue su política de "pies secos-pies mojados" y la Ley de Ajuste cubano, en la nueva ronda de diálogo migratorio entre los dos países celebrada este jueves en La Habana y que se desarrolló en un "ambiente respetuoso", según fuentes oficiales.

El Gobierno cubano explicó en un comunicado que la reunión "analizó el estado de cumplimiento de los acuerdos migratorios vigentes entre los dos países, incluyendo las medidas emprendidas por ambas partes para enfrentar la emigración ilegal y el contrabando de emigrantes".

"La delegación cubana insistió nuevamente en que estos fenómenos no podrán erradicarse ni se podrá lograr un flujo migratorio legal, seguro y ordenado entre Cuba y los Estados Unidos, mientras no se deroguen la política de pies secos-pies mojados y la Ley de Ajuste Cubano", puntualizó la nota publicada en la web del Ministerio de Asuntos Exteriores de la isla.

Esa ley, vigente desde 1966, y la política de "pie seco/pie mojado", establecen que los cubanos que llegan a suelo estadounidense pueden quedarse, mientras que los interceptados en el mar, aunque sea a pocos metros de la orilla, son devueltos a la isla.

Esas políticas suponen un obstáculo para un flujo migratorio controlado ya que estimulan la emigración ilegal. Cuba ha ratificado su postura sobre el asunto a Washington en los diferentes encuentros migratorios sostenidos.

El comunicado divulgado este jueves apuntó que La Habana también proporcionó "información actualizada" a Estados Unidos sobre sus nuevas leyes migratorias y sobre los acuerdos que en esa materia ha suscrito con otros países de la región.

Con el encuentro celebrado este jueves ambos países reanudan sus conversaciones migratorias, cuya última edición tuvo lugar en Washington en julio del año pasado.

Al igual que en 2013, en esta ocasión el equipo cubano estuvo encabezado por la directora de EE.UU. del Ministerio de Relaciones Exteriores, Josefina Vidal, mientras la delegación estadounidense fue liderada por el secretario asistente adjunto del Departamento de Estado, Edward Alex Lee, informó Efe.

Para mañana viernes está previsto que los funcionarios estadounidenses ofrezcan una conferencia de prensa sobre este diálogo, considerado uno de los intercambios políticos más importantes entre dos países que no tienen relaciones diplomáticas desde 1962.

La base del diálogo migratorio bilateral radica en los acuerdos migratorios de 1994 y 1995, por los que Estados Unidos y Cuba se comprometieron a mantener una inmigración "segura, legal y ordenada" y a revisar regularmente la implementación de esos pactos.

Declaración a la prensa de la delegación cubana a la ronda de conversaciones migratorias con los Estados Unidos, La Habana, 9 de enero de 2014.

El 9 de enero de 2014, se realizó una nueva ronda de conversaciones migratorias entre delegaciones de los Estados Unidos y Cuba, presididas, respectivamente, por el subsecretario asistente para los Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado, Edward Alex Lee y la directora general de Estados Unidos del Ministerio de Relaciones Exteriores, Josefina Vidal Ferreiro.

La reunión se desarrolló en un ambiente respetuoso. Se analizó el estado de cumplimiento de los acuerdos migratorios vigentes entre los dos países, incluyendo las medidas emprendidas por ambas partes para enfrentar la emigración ilegal y el contrabando de emigrantes. La delegación cubana insistió nuevamente en que estos fenómenos no podrán erradicarse ni se podrá lograr un flujo migratorio legal, seguro y ordenado entre Cuba y los Estados Unidos, mientras no se deroguen la política de pies secos-pies mojados y la Ley de Ajuste Cubano, que constituyen el principal estímulo a las salidas ilegales y los arribos irregulares de ciudadanos cubanos al territorio norteamericano.

Los representantes cubanos ofrecieron, por otro lado, información actualizada sobre la implementación de los nuevos procedimientos migratorios en Cuba, así como acerca de los acuerdos migratorios suscritos con otros países de la región como parte de nuestra política dirigida a regularizar los movimientos migratorios recíprocos.

Durante los contactos sostenidos en el marco de la ronda migratoria, la delegación cubana expresó su disposición a continuar los intercambios sobre temas de interés mutuo por su importancia para los dos países.

Press release issued by the Cuban delegation to the round of migration talks with the United States. Havana, January 9, 2014.

On January 9, 2014, a new round of migration talks was held between the United States and Cuba, which were presided over respectively by Edward Alex Lee, Deputy Assistant Secretary of the Bureau for Western Hemisphere Affairs of the US State Department, and Josefina Vidal Ferreiro, Director-General of the US Division of the Ministry of Foreign Affairs.

The meeting took place in a respectful environment. An analysis was made of the status of compliance with the migration accords in force between both countries, including the actions taken by both parties to combat illegal migration and aliens smuggling. The Cuban delegation insisted once again on the fact that these phenomena would not be eradicated nor there could be a legal, safe and orderly migration as long as the wet foot/dry foot policy and the Cuban Adjustment Act are not derogated, for these are the main encouragement to illegal departures and irregular arrivals of Cuban citizens in the US territory.

Besides, the Cuban representatives offered updated information about the implementation of the new migratory procedures in Cuba as well as about the migration accords signed with other countries of the region as part of our policy which is aimed at regularizing reciprocal migration flows.

During the contacts held in the context of the round of migration talks, the Cuban delegation expressed its willingness to continue exchanging on topics of mutual interest, given their importance for both countries.