Bloqueo que no es “bloqueo”

Compañía American Express Travel Related Services
EUA multó a más a empresas que negociaron con Cuba por más de ocho millones de dólares. Y, dicen que no es bloqueo.

Siete empresas líderes en el mundo, norteamericanas y de otros países, se registran, este año, en la larga lista de compañías víctimas de las abultadas multas que impone Estados Unidos por comerciar con Cuba.

Hasta el momento, más de ocho millones de dólares es la cifra a pagar por concepto de sanciones, impuestas –incluso- por violaciones cometidas hace casi una década, informaron a la AIN especialistas del Ministerio de Relaciones Exteriores (Minrex).

La tendencia general de la política de bloqueo contra la Isla continúa siendo la creciente persecución, principalmente a instituciones bancarias, para impedir el financiamiento al país caribeño.

Solo durante la administración del presidente Barack Obama, la Oficina para el Control de Activos Extranjeros (OFAC, por sus siglas en inglés), ha aplicado, como castigo, multas por un monto superior a los dos mil millones de dólares.

Una subsidiaria de la empresa china Tun Tai Group, con sede en California, debe abonar más de 43 mil dólares por concertar contratos para la compraventa de chatarra cubana.

Intesa Sanpaolo S.p.A, una institución bancaria italiana, fue multada con casi tres millones de dólares, por procesar 53 transferencias a favor de Cuba, entre los años 2004 y 2008.

La compañía American Express Travel Related Services ha sido víctima del recargo más cuantioso: cinco millones 226 mil 120 dólares.

¿Su delito? Alegan que sucursales extranjeras de esa compañía, así como también sus oficinas de representación fuera de EE.UU. vendieron 14 mil 487 boletos aéreos entre diciembre de 2005 y noviembre de 2011 para viajar a la Isla desde terceros países.

Ese hecho refleja la falta de voluntad real de cambio hacia la nación antillana por parte de Washington.

Como advirtieran especialistas del Minrex, por un lado hay un incremento de los intercambios académicos, científicos y culturales, y para contrarrestar esto se persiguen y castigan a entidades ligadas a ese sector.

Incluso, en el actual mes de octubre la firma PayPal frenó la donación del ciudadano canadiense Terry Shewchuck para una red de clínicas veterinarias en el país caribeño.

Hasta la cuenta del grupo alemán de rock COR fue congelada por esa misma entidad, perteneciente a la empresa estadounidense eBay.

A ello se suma el nivel de perfeccionamiento de los mecanismos de bloqueo, cada vez más elaborados e inmediatos a la hora de detectar cuándo han sido violadas las leyes extraterritoriales del cerco estadounidense.

Comentarios