The New York Times cierra comentarios de lectores por perreta del senador ultraconservador Marco Rubio

Le esperan más tragos amargos a Marco Rubio
Norelys Morales Aguilera.- Un reportaje del The New York Times ha desatado la ira del senador republicano por Florida Marco Rubio, lo que provocó que el diario suspendiera los comentarios, aunque mantiene el texto, por ser favorables a los viajes a Cuba y opuestos al bloqueo.

Rubio, furibundo opositor contra las medidas de la administración Obama de autorizar los contactos de norteamericanos con Cuba, denominados “pueblo a pueblo”, tuvo que emplear la retórica en una carta al periódico para declararse “sorprendido” y “lamentar” [1] que el neoyorquino dedique una página a los estadounidenses que quieran viajar al Isla, considerando que la publicación es nacional, que si fuera de Miami otra cosa sucedería.


Cuba: Going With a Tour Company” [2] se titula el reportaje que cerró sus comentarios luego de la protesta de Rubio. Como se puede ver en la web, no es norma que el diario cierre sus comentarios en una publicación porque existen allí existen trabajos con 234, 230 y 50, todos superiores a los 32 con que quedó.

Quiéralo Rubio o no, no puede ocultar la realidad. Así la explica la periodista Stephanie Rosenbloom:
 “Apenas dos años después de que el gobierno de Obama relajó las restricciones de viajes a Cuba, casi todas las principales agencia de viajes están compitiendo por los corazones y las billeteras de los turistas estadounidenses. ¿Y por qué no? Cuando la Grand Circle Foundation, parte de Grand Circle Corporation, ofreció su primer viaje de intercambio educativo con licencia para Cuba (conocido como un tour de pueblo a pueblo) en 2011, atrajo a cerca de 1.000 viajeros. El año pasado esa cifra aumentó a 1.900. En 2013, la compañía espera llevar más de 2.200 turistas norteamericanos a Cuba. Y eso es sólo una de las agencias”. 
El informe también se refirió a los programas ofrecidos: educativos, culturales, de intercambios con cubanos y recorridos.

Pero, eso fue intolerable para Rubio y lo que más le debe incomodar, exteriorizando otra más de sus perretas, es que los norteamericanos deseen que su derecho de viajar sea respetado, como evidencian las opiniones.

Fue la sospechosa web de Radio y TVMartí, quien se ocupó de traducir los argumentos del senador ultraconservador. “El Times no hace mención a los actuales abusos a los derechos humanos cometidos por el régimen cubano o cómo éste se beneficia del turismo estadounidense”, dice. Según el senador, el periódico también descuidó reconocer que el gobierno cubano no permite a las compañías de turismo “facilitar visitas entre estadounidenses y los valientes miembros del movimiento pro democracia de Cuba”.

Sin embargo, tales argumentos solo son válidos en el guetto de Miami donde participa agresivamente Rubio.

EllenR, Teaneck , NJ pudo hacer el último comentario al reportaje el 15 de septiembre del 2013 a las 13:10:
“Mi marido y yo viajamos a Cuba en febrero en un "pueblo a pueblo" de 8 días, tour con Scholar (antes conocido como Elderhostel ) y no lo puedo recomendar lo suficiente. Este grupo fue muy bien organizado y los guías (y este es un componente crítico ) - una mujer cubana -americana , desde Académico Road, y una guía cubana que nos recibió en La Habana y se quedó con nosotros durante todo el viaje - estaba increíblemente bien informada, infatigable , divertida y sincera …Para nuestro grupo de unas dos docenas , fue una experiencia inolvidable. Creo que la mayoría de nosotros salimos de viaje después de haber llegado a la misma conclusión: que las décadas de embargo son inútiles y absurdas. Con tantos otros ciudadanos estadounidenses viajando a Cuba, tal vez algún día lo veremos levantado.”
Pero, al benjamín del Tea Party, le pusieron en su carta:

Harold Goodman, de Maryland, dijo que es “descabellado” prohibir a los estadounidense visitar Cuba, y que constituye una “flagrante discriminación” permitírselo solo a los cubanoamericanos.

Richard Galton, de California, se queja de que los viajes a la isla sean tan caros, cuando Cuba está tan cerca y el costo de la vida allí “es bajo". A su juicio las regulaciones del gobierno de EE.UU. han permitido a “unos pocos operadores turísticos obtener estatus casi de monopolios y subir sus tarifas”.

Otra de las opiniones, de Aysha Grifin, desde México, sugiere visitar la isla bajo licencia de una agencia “no lucrativa” como el Center for Global Justice, para una “aventura profunda” ya que Cuba, dice, es un “país complejo, lleno de belleza natural y una sociedad ricamente matizada en transición”.

Marco Rubio, que se tiene que tragar los criterios opuestos a sus fechorías, es conocido también por apoyar que Estados Unidos mantenga a Cuba en su lista de estados terroristas, por mentir a los votantes sobre el ingreso de sus padres al Norte con fines electorales, por ser parte del secuestro de la política estadounidense en Miami y por el cabildeo y negocio de la contrarrevolución.

Notas

[1] http://travel.nytimes.com/2013/09/29/travel/letters-to-the-editor.html?_r=0
[2] http://travel.nytimes.com/2013/09/15/travel/cuba-going-with-a-tour-company.html 


Comentarios