Justicia española rechaza querella por la muerte de Payá y descarta "intenciones de persecución política"

El auto que Carromero afirma fue embestido por detrás.
Un juez español rechazó hoy la querella presentada por familiares del cubano Oswaldo Payá contra dos mandos del Ejército de su país por la muerte de éste, en julio de 2012, al entender que los hechos ya fueron investigados en Cuba.

El juez Eloy Velasco descartó que hubiera "propósito con intenciones de persecución política" y consideró que la competencia de los tribunales españoles para investigar estos hechos "deviene forzada, según Efe.

En la querella se aseguraba que fue un coche oficial conducido por agentes del Gobierno cubano el que, "de forma premeditada y deliberada", generó el accidente por el que Ángel Carromero, dirigente de las juventudes del Partido Popular español, fue condenado a cuatro años de cárcel como autor de un delito de homicidio imprudente.

A juicio del magistrado de la Audiencia Nacional española, no puede considerarse lo ocurrido como un delito de lesa humanidad porque del relato de la querella "se deriva que ni hay ataque masivo a la población civil, ni contra un grupo suficiente de la misma, ni es generalizado ni sistemático, ni hecho de propósito con intenciones de persecución política".

En el auto, el juez asume las tesis de la Fiscalía en el sentido de que el nuevo testimonio del único condenado por estos hechos, Ángel Carromero, es "jurídicamente incongruente" con la versión que ofreció ante el Tribunal Provincial Popular de Granma de Cuba.

La sentencia condenatoria en Cuba fue aceptada por el Gobierno de Madrid para conseguir que Carromero fuera trasladado a España para cumplir la pena.

El convenio entre España y Cuba sobre la ejecución de sentencias penales establece que el "estado de cumplimiento no podrá impugnar, modificar o dejar sin efecto" la sentencia dictada, según explica el juez.

El auto considera, además, que el nuevo relato de Carromero no puede ser verificado por terceras personas, porque el sueco Jens Aroon Modig, que viajaba en el coche cuando ocurrió el accidente, "se encontraba dormido en el momento de la embestida, y nadie le alertó ni le despertó pese a que afirma (Carromero) eran perseguidos".

La querella contra los oficiales cubanos se basa en el accidente ocurrido el 22 de julio del año pasado, en el que el coche que conducía Carromero se estrelló contra un árbol en una localidad cercana a Bayamo (a 740 kilómetros al este de la isla).

Además de Payá y Carromero, en el auto viajaban el cubano Harold Cepero, que también falleció, y el sueco Jens Aron Modig.

La querella estaba dirigida contra el coronel Llanes y el teniente coronel Águilas, ambos miembros de la seguridad del Estado cubano, a los que atribuye un delito de lesa humanidad.