12/9/13

Fiscalía española falla contra manipuladores de muerte de Oswaldo Payá

La Fiscalía española rechazó la querella presentada por familiares del disidente cubano Oswaldo Payá contra dos mandos del Ejército de Cuba por la muerte de éste, al entender que no fue un asesinato.

En esta decisión, anunciada este 11 de septiembre, la Fiscalía considera que se trató de un accidente de tráfico, ocurrido en julio de 2012, como concluyeron los tribunales cubanos en el juicio al joven militante del Partido Popular (PP) español, Ángel Carromero, quien conducía el vehículo siniestrado.

La fiscal de la Audiencia Nacional Teresa Sandoval rechazó en un informe admitir a trámite esta querella, en la que los denunciantes acusan a los dos militares de un delito de lesa humanidad contra la disidencia cubana, según Efe.

En la querella se aseguraba que fue un coche oficial conducido por agentes del Gobierno cubano el que, "de forma premeditada y deliberada", provocó el accidente por el que Carromero fue condenado en Cuba a 4 años de cárcel como autor de un delito de homicidio imprudente.

En el escrito, la fiscal recuerda que el Gobierno español dio "reconocimiento explícito" a esa sentencia, al consentir el traslado a España del militante del PP para cumplir la pena en su país.

Al aceptar su traslado en cumplimiento de un convenio entre ambos países que pone como condiciones que el delito no sea político y la sentencia sea firme, deja, a juicio de la fiscal, "totalmente desdibujada la existencia de un asesinato cometido como consecuencia de la persecución de un grupo o colectividad con identidad propia fundada en motivos políticos".

Además, recuerda que tanto la Fiscalía como la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional se han opuesto al expediente de indulto pedido para Carromero porque no concurren "razones de justicia, equidad o utilidad pública".

"Difícilmente puede cuestionarse la existencia de una investigación por los hechos" cuando se ha aplicado el convenio internacional y "se ha reconocido por el Gobierno de España la validez y eficacia de la sentencia dictada, y por ende el procedimiento penal seguido ante la justicia de Cuba, de los que solo cabe deducir la falta de jurisdicción de los tribunales españoles para iniciar una nueva investigación", asegura.

La fiscal agrega que España no puede, en cualquier caso, asumir esta investigación porque podría contravenir los principios generales del derecho penal internacional en cuanto al lugar de comisión de los hechos.

La querella contra los oficiales cubanos se basa en el accidente ocurrido el 22 de julio del año pasado al coche que conducía Carromero, que se estrelló contra un árbol en una localidad cercana a Bayamo (a 740 kilómetros al este de la isla).

Aparte de Payá y Carromero, en el auto viajaban el cubano Harold Cepero, que también falleció, y el sueco Jens Aron Modig.

Estaba dirigida contra el coronel Llanes y el teniente coronel Águilas, ambos de la seguridad del Estado cubano, a los que atribuye un delito de lesa humanidad.

Tras el informe del fiscal, el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco tiene que pronunciarse sobre la admisión a trámite de la querella.

Publicar un comentario