EEUU utiliza el cáncer como arma de guerra

Jefrey St. Clair.- Al final de la Primera Guerra del Golfo, Saddam Hussein fue denunciado como un villano feroz por ordenar a sus tropas en retirada destruir los campos de petróleo kuwaitíes, contaminar el aire con nubes venenosas de humo negro y saturar el suelo con pantanos de crudo. Se calificó, con razón, de crimen de guerra ambiental.

Pero los meses de bombardeos de los aviones estadounidenses y británicos sobre Irak con misiles de crucero han dejado un legado aún más mortífero e insidioso: toneladas de coquillas, balas y fragmentos de bomba cubiertas con uranio empobrecido. En total EEUU golpeó objetivos iraquíes con más de 970 bombas y misiles radiactivos.

Pasó menos de un decenio para que las consecuencias de la campaña de bombardeos radiactivos en la salud de las personas empezasen a conocerse. Y las consecuencias son terribles, por cierto. Los médicos iraquíes la llaman "la muerte blanca", la leucemia. Desde 1990, la tasa de leucemia en Irak ha aumentado en más del 600%. La situación se ve agravada por el aislamiento forzado de Irak y el régimen de sanciones sádicas, descrito recientemente por el secretario general de la ONU Kofi Annan como "una crisis humanitaria", que hace que el diagnóstico y tratamiento de los cánceres sean aún más difíciles.

"Tenemos pruebas de trazas de uranio empobrecido en muestras tomadas para el análisis, y eso es muy malo para los que afirman que los casos de cáncer han aumentado por otras razones", dijo el doctor Umid Mubarak, ministro de Salud de Irak.

El doctor Mubarak afirma que el miedo de EEUU a enfrentarse a las consecuencias sanitarias y ambientales de su campaña de bombardeos con armas de uranio empobrecido está en parte detrás de su rechazo a cumplir su compromiso de un acuerdo que permita a Irak vender algunas de sus vastas reservas de petróleo a cambio de alimentos y suministros médicos.

"El polvo del desierto lleva a la muerte", dijo el Dr. Jawad Al-Ali, un oncólogo y miembro de la Real Sociedad de Médicos de Inglaterra. "Nuestros estudios indican que más del 40% de la población en torno a Basora tendrá cáncer. Atravesamos otro Hiroshima".

La mayoría de las víctimas de la leucemia y el cáncer no son soldados. Son civiles. Y muchos de ellos son niños. El Comité de Sanciones Iraquí en Nueva York controlado por los EEUU ha negado reiteradas solicitudes de Irak para equipos de tratamiento contra el cáncer y medicamentos, incluso analgésicos como la morfina. Como resultado, los hospitales desbordados en ciudades como Basora recurren al tratamiento del cáncer con aspirina.

Esto forma parte de un horror más grande infligido a Irak, que ve que hasta 180 niños mueren cada día, según las cifras de mortalidad recopilados por UNICEF de un catálogo de las enfermedades del siglo XIX: el cólera, la disentería, la tuberculosis, escherichia coli, las paperas, el sarampión, la gripe.

Los iraquíes y kuwaitíes no son los únicos que muestran signos de contaminación y afecciones debidas al uranio empobrecido. Se ha encontrado una variedad de enfermedades que afectaron a veteranos de la Guerra del Golfo con rastros de uranio en la sangre, las heces, la orina y el semen.

El uranio empobrecido es un nombre que suena bastante benigno para el uranio-238, un compuesto de elementos residuales de la extracción del uranio-235 que se utiliza en reactores nucleares y armas. Durante décadas este tipo de residuos radiactivos han sido una molestia y se acumulaban en las plantas de tratamiento de plutonio de todo el país. A finales de 1980 había casi 1.000 millones de toneladas de este material.

A continuación a los diseñadores de armas del Pentágono se les ocurrió un uso para los residuos: podían moldearse y convertirlos en balas y bombas. El material era gratis y había un montón. También el uranio es un metal pesado, más denso que el plomo. Esto hace que sea ideal para su uso en armas de penetración, diseñadas para destruir tanques, vehículos blindados que transportan personal y búnkeres. [Nota de LH: La principal ventaja de recubrir proyectiles con uranio empobrecido es que al chocar contra el objetivo, este produce un calor intensísimo, lo que contribuye a debilitar el blindaje de tanques y búnqueres, facilitando así que la explosión del proyectil convencional atraviese ese blindaje].

Cuando las bombas que lleva el tanque explotan, el uranio empobrecido se oxida en fragmentos microscópicos que flotan en el aire como polvo cancerígeno movido por los vientos del desierto durante décadas. El polvo letal se inhala, se adhiere a las fibras de los pulmones y finalmente comienza a causar estragos en el cuerpo: tumores, hemorragias, los sistemas inmunes devastados, las leucemias.

En 1943, los halcones relacionados con el Proyecto Manhattan especularon que el uranio y otros materiales radiactivos podrían dispersarse en amplias franjas de tierra para contener a los ejércitos enemigos. El general Leslie Grove, jefe del proyecto, afirmó que podría esperarse que las armas de uranio causaran un "daño permanente a los pulmones”. Hacia finales de la década del 50 el padre de Al Gore, el senador de Tennessee, propuso rociar la zona desmilitarizada en Corea con uranio como una represalia barata frente a un ataque de los norcoreanos.

Después de la Guerra del Golfo, los planificadores del Pentágono estaban tan encantados con el rendimiento de sus armas radiactivas que ordenaron un nuevo arsenal y bajo las órdenes de Bill Clinton dispararon el mismo material contra posiciones serbias en Bosnia, Kosovo y Serbia. Más de 100 unidades de bombas de uranio empobrecido se han utilizado en los Balcanes en los últimos seis años.

Los equipos médicos de la región ya habían detectado brotes de cáncer cerca de los lugares bombardeado. La tasa de leucemia en Sarajevo, golpeado por las bombas estadounidenses en 1996, se ha triplicado en los cinco últimos años. Pero no sólo los serbios están enfermos y moribundos. Las fuerzas de paz de la OTAN y de la ONU en la región también están afectadas de cáncer. El día 23 de enero ocho soldados italianos que sirvieron en la región murieron de leucemia.

El Pentágono ha barajado una variedad de razones y excusas. En primer lugar, el Departamento de Defensa restó importancia a las preocupaciones sobre el uranio empobrecido tachándolas de teorías conspirativas sustentadas por activistas por la paz, ecologistas y propagandistas iraquíes. Cuando se exigió a EE.UU. y a sus aliados de la OTAN que revelasen las propiedades químicas y metálicas de sus municiones, el Pentágono se negó. También se ha negado a ordenar pruebas de los soldados estadounidenses estacionados en el Golfo y en los Balcanes.

Si EE.UU. se ha mantenido en silencio, los británicos no. Un estudio realizado en 1991 por la UK Atomic Energy Authority predijo que si se inhala menos del 10% de las partículas liberadas por las armas de uranio empobrecido utilizadas en Irak y Kuwait, podría dar lugar a unas "300.000 muertes".

La estimación británica supone que el único ingrediente radiactivo de las bombas lanzadas sobre Irak fue el uranio empobrecido. No fue así. Un nuevo estudio de los materiales de estas armas las describe como un "cóctel nuclear" que contiene una mezcla de elementos radiactivos, incluido el plutonio y el altamente radiactivo isótopo uranio-236. Estos elementos son 100.000 veces más peligrosos que el uranio empobrecido.

Por lo general, el Pentágono ha tratado de volcar la culpa en el manejo descuidado del Departamento de Energía de sus plantas de producción de armas. De esta manera el portavoz del Pentágono Craig Quigley describe la situación en una lógica despedazada digna de la pluma de Joseph Heller: "De la mejor manera que podemos comprender ahora la contaminación, es que se originó en las propias plantas que producen el uranio empobrecido en el espacio de tiempo de unos 20 años”.

De hecho, los problemas en las instalaciones nucleares del Departamento de Energía y la contaminación de sus trabajadores y contratistas se conocen bien desde la década de 1980. Un memorando del Departamento de Energía de 1991 informa de que: "durante el proceso de fabricación de combustible para reactores nucleares y elementos para las armas nucleares, la planta de difusión gaseosa de Paducah... fabricó uranio empobrecido que contiene potencialmente neptunio y plutonio".

Pero estas excusas, sin medidas para hacer frente a la situación, están creciendo paulatinamente. Doug Rokke, el físico en salud del Ejército de EE.UU. que supervisó la limpieza parcial de fragmentos de bombas de uranio empobrecido en Kuwait está enfermo. Su cuerpo registra un nivel de radiación 5.000 veces superior a la radiación considerada "segura". Sabe dónde colocar la culpa. "No puede haber ninguna duda sensata acerca de esto," dijo Rokke al periodista australiano John Pilger. "Como resultado del metal pesado y el veneno radiológico del uranio empobrecido la gente en el sur de Irak tienen problemas respiratorios, problemas renales, cánceres. Los miembros de mi equipo han muerto o están muriendo de cáncer”.

El uranio empobrecido tiene una vida media de más de 4 millones de años, aproximadamente la edad de la Tierra. Miles de hectáreas de tierra en los Balcanes, Kuwait y el sur de Irak están contaminadas para siempre. Si George Bush padre, Dick Cheney, Colin Powell y Bill Clinton siguen compitiendo por un legado, hay uno muy sombrío que se mantendrá casi para toda la eternidad.

CounterPunch. Traducido para Rebelión por J. M. Revisado por La Haine