Intercambio de Mariela Castro con ministra uruguaya de salud, Susana Muñiz

Experiencias de Uruguay y Cuba en materia de salud sexual y reproductiva intercambiaron en Montevideo Susana Muñiz, ministra uruguaya de Salud Pública, y Mariela Castro, directora del Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex) de Cuba.

Un comunicado del Ministerio de Salud Pública informó que la también diputada cubana expresó su interés en las estrategias y acciones emprendidas por Uruguay en la materia.

Ambas participaron en la tercera jornada de la Primer Reunión Regional sobre Población y Desarrollo, considerada preparatoria para la cumbre internacional sobre el tema el próximo año en Naciones Unidas.

La ministra Muñiz presidió el panel sobre "Brechas en el acceso universal a los servicios de salud sexual y reproductiva", mientras que Mariela Castro intervino en otro panel: "Derechos, necesidades y demandas de los niños, adolescentes y jóvenes".

En su exposición, la directora del Cenesex llamó a los gobiernos de la región a promover la conciencia crítica, participación solidaria y gestación de proyectos de adolescentes y jóvenes para una sexualidad placentera y libre en tanto responsable.

Debe ser responsabilidad jurídica y ética de cada uno de los gobiernos, diseñar, aplicar y evaluar políticas públicas de adolescencia y juventud que expresen el riguroso cumplimiento de los derechos humanos universales, afirmó.

Estas políticas, subrayó, deben caracterizarse por un adecuado tratamiento en términos de género e identidad de género, en el sentido de dignificar diferencias con enfoque ético y de integración social.

Mariela Castro planteó que las políticas universales e integrales y de prevención y protección deben ir juntas y ser complementarias.

Planteó asimismo que, como consecuencia de procesos de diferenciación social inequitativos e injustos, "las sociedades no están aprovechando suficientemente las potenciales contribuciones de adolescentes y jóvenes a la dinámica de la producción y reproducción social".

Estas políticas deben fomentar también la equidad generacional en el acceso a las oportunidades y no deben perder de vista el respeto y estimulo al pleno goce de los derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales, priorizando aquellos, cuyo estado es más deteriorado, agregó.

Aunque América Latina y el Caribe muestran hoy avances respecto al desarrollo humano, existe un desbalance entre diferentes sectores y grupos sociales en el que habrá de trabajarse en los distintos países, subrayó. |PL


Comentarios