Lo último del espionaje planetario y la cacería a Snowden

El mapa geopolítico mundial está cambiando y la unipolaridad que alguna vez protagonizó EE.UU. se está resintiendo producto de la situación que han provocado sus políticas de espionaje, consideran algunos expertos.

"No es el caso (del ex empleado de la CIA, Edward) Snowden lo que provocó una multipolaridad en el control del mundo, sino las políticas de espionaje que EE.UU. ha empleado durante décadas desde la Guerra Fría", opina el analista internacional y director del Centro de Estudios de América Latina y el Caribe, Tito Tricot, según RT.

Agencias secretas de Estados Unidos temen que el filtrador Snowden pueda haber obtenido más documentos secretos de los que creían en un principio, según afirman varios representantes de inteligencia.

Además, a esos servicios les preocupa la alianza de Snowden con el fundador de WikiLeaks, Julian Assange, que hace muy factible la publicación de dicha información.

En una alocución televisiva el fin de semana pasado, la presidenta del Comité para asuntos de Inteligencia del Senado, Dianne Feinstein, dijo haber sido avisada por algunos funcionarios gubernamentales de que Snowden disponía de unos 200 documentos secretos.

Estados Unidos aumentó el lunes la presión sobre Rusia para que entregue a Edward Snowden,informó Reuters. Se esperaba que Snowden,viajara el lunes desde Moscú a La Habana, quizás camino hacia Ecuador, según fuentes de la aerolínea rusa Aeroflot que hablaron el domingo.

Pero no hubo indicios del estadounidense a bordo del vuelo que aterrizó el lunes en la tarde en La Habana, y el capitán de la aeronave afirmó que Snowden no estuvo en el avión.

El portavoz de la Casa Blanca Jay Carney, quien habló varias horas después de que el vuelo Moscú-La Habana despegó, dijo que Washington asume que Snowden aún está en Rusia y presionó a Moscú para que utilice todas las opciones para expulsarlo a Estados Unidos.

Rusia negó cualquier vínculo con el ex agente estadounidense Edward Snowden, reclamado por espionaje por la justicia de Estados Unidos, y consideró "inaceptables" las acusaciones de Washington.

China también rechazó las críticas por "carecer de fundamento". "No es razonable por parte de Estados Unidos que se cuestione la gestión por Hong Kong de asuntos de conformidad con la ley" por lo que "las acusaciones contra el gobierno central chino carecen de fundamento", declaró una portavoz de la diplomacia china. "China no puede aceptar eso", añadió.

Snowden, de 30 años y actualmente con paradero desconocido, cobró notoriedad internacional desde inicio de este mes cuando reveló a reporteros detalles del programa de vigilancia estadounidense PRISM en una treintena de países.

Primero fue "Prism", luego fue “Tempora”. El servicio secreto británico GCHQ interceptó comunicaciones de millones personas, según el diario The Guardian.

PRISM

El "Prism", nombre en código US-984XN, es el programa de vigilancia, clasificado de máxima seguridad, revelado por el ex asesor de la CIA Edward Snowden.

Calificado como "el Gran Hermano de Obama", aunque se creó durante el gobierno de George Bush, es el programa usado por Washington para espiar a millones de personas, norteamericanos y de otros países, en la web, en connivencia con las grandes empresas como Microsoft, Facebook, Google y Apple.

Incluye los correos electrónicos, las redes sociales, los videos en YouTube, las fotos y las llamadas vía Skype.

Prism, administrado por la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), es usado para la administración de informaciones recogidas en internet desde 2007, cuando gobernaba Bush.

Prism es fruto del Acta Patriótica, la ley federal concebida luego de los atentados del 11 de septiembre de 2001 y que refuerza los poderes de policía e inteligencia, desde la CIA al FBI y la propia NSA.

TEMPORA

Durante los últimos 18 meses, Reino Unido ha estado compilando ingentes cantidades de información que transitan por la red de redes en cables de fibra óptica, incluidas millones de llamadas telefónicas privadas.

El GCHQ (Cuartel General de Comunicaciones británicos), uno de los tres servicios de inteligencia del país europeo, obtuvo la tecnología para interceptar al menos 200 cables por los que transita la información mundial y ha estado almacenando y filtrando esos datos, en un programa secreto que lleva el nombre clave de Tempora.

Uno solo de esos cables puede enviar hasta diez gigabits por segundo, lo que equivaldría, en teoría, a cerca de 21 petabytes al día. Estas cifras son equivalentes a enviar toda la información contenida en los libros de la Biblioteca Británica 192 veces cada 24 horas.

Snowden aseguró al diario The Guardian que la capacidad de penetrar en los cables y guardar la información por periodos de hasta 30 días, convirtió al GCHQ en una superpotencia de inteligencia.

Reino Unido comparte además la información obtenida con sus pares norteamericanos de la NSA y otras agencias. Un total de 850 mil personas con los permisos adecuados, incluidos contratistas privados, tienen acceso a las bases de datos del GCHQ. |RT/Reuters/PL/dw.de


Comentarios