¿Qué hace la CIA con los mercenarios viajeros cubanos?

Percy Francisco Alvarado Godoy.- A partir de enero, cuando se instrumentaron las modificaciones de la Reforma Migratoria cubana, se inició un desenfrenado turismo político por parte de numerosos contrarrevolucionarios cubanos quienes, sospechosamente, recibieron sus visas por parte de varias naciones, con gran diligencia e inmediatez. Obviamente, surgen suspicacias al respecto: ¿Quiénes financian estas giras y participación de los mismos en encuentros internacionales, convocados apresuradamente, para fortalecer las campañas internacionales contra Cuba? ¿Qué se oculta detrás del mero hecho mediático basado en la satanización de la Revolución en foros y eventos, generalmente reducidos, aunque sobredimensionados por la gran prensa? ¿Por qué ese exclusivo tratamiento hacia esas personas?

No cabe la menor de las dudas de que muchas fuerzas políticas de derecha, servicios de inteligencia, instituciones gubernamentales y, particularmente, las agencias norteamericanas vinculadas a la subversión y a la guerra mediática contra la Isla, se apresuraron en crear las condiciones para organizar, financiar y planificar los itinerarios, encuentros, compromisos, apariciones públicas y los entrenamientos que recibirían los exclusivos viajeros.

Evidentemente, las giras internacionales de estos mercenarios cumplen varios objetivos públicos y otros solapados, estos últimos encaminados hacia otros fines a mediano plazo y vinculados a su adiestramiento en técnicas de subversión y planes desestabilizadores. Aunque se habían mandado varios emisarios a Cuba durante los últimos años, entre ellos los desafortunados casos de Modig, Carromero y Alan P. Gross, la CIA tendría la valiosa oportunidad de que sus oficiales contactaran face to face con sus asalariados, evaluaran sus posibilidades de liderazgo, crearan profiles más completos sobre los mismos y conocieran sus potencialidades reales dentro de la guerra sucia contra Cuba. Este mismo trabajo lo ha desarrollado la Agencia con miembros de la derecha venezolana que visitan Estados Unidos, España, Colombia, Costa Rica, Chile y otras naciones.

Entre los objetivos públicos planteados por los enemigos de Cuba, se encuentran:

● Ofrecer a la opinión pública internacional una visión manipulada sobre la situación de los derechos humanos en Cuba, basándose en las falsas declaraciones del 0,00000535714 de los ciudadanos que viven en la Isla.

● Buscar el compromiso de diversas fuerzas políticas, grandes monopolios de la comunicación, servicios de inteligencia, ONGs y otros, para recrudecer la guerra ideológica anticubana.

● Propiciar el aislamiento de Cuba en la arena internacional mediante la instrumentación de condenas de partidos políticos, parlamentos, organismos internacionales y gobiernos.
● Promover un mayor injerencismo en los asuntos cubanos sobre la base del establecimiento de falsas matrices de opinión.

● Condicionar la política norteamericana hacia Cuba, haciendo llamamientos a favor de recrudecer el criminal bloqueo contra Cuba y el mantenimiento de la Posición Común por parte de la Unión Europea.

● Deslegitimizar la institucionalidad del gobierno cubano, tildándolo de dictadura anti democrática, identificándose con el discurso político de la ultraderecha en el Congreso norteamericano, encabezado por Ileana Ros-Lehtinen, Marco Rubio, Mario Díaz-Balart, Albio Sires, Joe García y Bob Menéndez, entre otros. Varios de esos mercenarios han sostenido encuentros con estos connotados mafiosos.

● Cuestionar el modelo económico cubano y una supuesta ineficacia de las reformas gubernamentales promovidas en materia económica y social, mostrando un panorama de estancamiento, caída de los indicadores sociales y desaliento entre la población.

● Promover una intervención militar desde el exterior para derrocar al gobierno cubano, buscando una solución similar a las sucedidas en Afganistán, Irak, Libia y actualmente en proceso en Siria.

El reducido número de turistas políticos contrarrevolucionarios integrados por la falsaria Yoani Sánchez; el provocador y promotor de Estado de SATS, Antonio Rodiles; Ailer González Mena, esposa de Rodiles y acompañante en su periplo; la. portavoz del grupúsculo denominado las Damas de Blanco, Berta Soler; el mentiroso y director de la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional, Elizardo Sánchez; el manipulador Eliécer Ávila; Rosa María Payá, hija del fallecido Oswaldo Payá; el sociópata y ególatra Orlando Luis Pardo Lazo; Manuel Cuesta Morúa, Leonardo Calvo, Juan Antonio Madrazo, detractores de del tema de la afro descendencia, los derechos humanos y promotores de una falsa matriz de discriminación en la isla; las contrarrevolucionarias Laura Labrada y Belkis Cantillo, de Las Damas de Blanco; René Gómez Manzano, de la Corriente Agramontista de Abogados Independientes; entre otros. Varios de ellos han regresado y vuelto a partir para realizar otros periplos.

Todos estos mercenarios han recibido altas sumas de dinero por concepto de premios, donaciones, pagos por conferencias, etc., así como por parte de ONGs, partidos políticos y otras organizaciones tapaderas de la CIA.

Ha sido frecuente una sobredimensionada actividad pública en eventos, conferencias, encuentros, visitas a instituciones, así como otras actividades que han sido ampliamente difundidas por los grandes monopolios de la información, sin embargo, algunos de estos mercenarios se han escabullido de la vista pública en determinados momentos, lo que levanta serias suspicacias sobre lo que se encontraban realizando en el mayor secreto.

Hasta el momento se ha podido presumir que varios de estos contrarrevolucionarios, entre los que se encuentran Yoani Sánchez, Eliécer Ávila, Orlando Luis Pardo Lazo, Antonio Rodiles, Elizardo Sánchez y Berta Soler han sido contactados por oficiales de servicios de inteligencia como la CIA, el CNI español y otros, con los siguientes propósitos:

● Realización de entrevistas con oficiales reclutadores quienes han analizado sus potencialidades para la búsqueda de información, reclutamiento, experiencias personales en el trabajo subversivo, y otros conocimientos, con vista a elaborar perfiles sobre su capacidad de liderazgo, capacidad de movilización, potencialidad utilidad y cuáles elementos pueden incrementar su efecto en la guerra sucia contra Cuba.

● Recibir entrenamiento en técnicas de subversión y desestabilización, así como en el manejo de novedosas técnicas de manejo de la información, reclutamiento, búsqueda de información, formas de comunicación ilegales, etc.

● Evaluar sus compromisos personales para actuar oficialmente como agentes de la CIA o de otras agencias de espionaje.

● Adiestramiento en la manipulación de sofisticados medios que les serán abastecidos posteriormente utilizando canales diplomáticos de las sedes asentadas en La Habana.

● Adiestramiento sobre guerra sicológica, elaboración de rumores y otros procedimientos para generar descontento social y promover la indisciplina ciudadana.

Otros contrarrevolucionarios, como Guillermo Fariñas, se encuentran preparando las maletas.

No cabe la menor de las dudas de que estos turistas políticos han realizado hasta el momento una dañina actividad en el exterior sobre la base de establecer matrices de opinión falsas, promover el derrocamiento legítimo constitucionalmente establecido, lo que es previsto como delitos en nuestra legislación. Dañino resulta su fuerte compromiso con los servicios enemigos que los han reclutado o han intentado hacerlo, mientras ellos han coqueteado descaradamente con los mismos.

Soy particularmente de la opinión de que estos individuos han lucrado a costa de vulnerar nuestra soberanía y el enemigo les ha estado preparando para hacer más efectiva su labor, creándoles condiciones futuras para una mayor efectividad en sus tareas desestabilizadoras. Sepan ellos, como sus jefes, que el ojo avizor del pueblo estará siempre abierto y atento a sus actividades.

Fuente: http://percy-francisco.blogspot.com/2013/05/que-hace-la-cia-con-los-mercenarios.html



Comentarios