22/2/13

Hey, Yoani, hablemos de dictaduras

Alberto Buitre.- A partir de mi artículo “Quiero ser Yoani Sánchez” he recibido comentarios de todo tipo, algunos desde la entraña oligofrénica y otros iguales, más, con un cuestionamiento que terminó por convertirse en común denominador: “¿No tienen derecho los cubanos a reclamar libertad de expresión, sólo porque en otros países como México se matan periodistas?”

Creo que la pregunta merece una respuesta que devuelva a su punto de origen el argumento que de esta forma se quiere tergiversar: ¿”No tienen derecho los cubanos de reclamar libertad de expresión?”, dicen.

Justamente lo contrario. ¿Qué no al reclamar libertad de expresión, y por lo cual sus voces son reproducidas en las primeras planas de los monopolios mediáticos, los cubanos que se oponen a la Revolución (y varios a quienes Estados Unidos les paga por ello y otros tanto que pretenden seguirla misma carrera), están ejerciendo ese derecho? ¿No es el viaje de Yoani Sánchez por más de diez países el mundo el mejor ejemplo de ello?

Hablemos de dictaduras:

¿Cuándo se vio en el tiempo de Augusto Pinochet o de Francisco Franco que el Gobierno otorgara la visa a un opositor para que con toda tranquilidad y los dólares del mundo ocupara las pantallas de televisión para reclamar que en su país no existe “libertad”?

Pero vamos a usar la imaginación. Juguemos un poco, pues, con el contraargumento ceñido a la pregunta de algunos foristas: ¿No tiene derecho Yoani Sánchez…?

Todo lo contrario. Porque tiene el derecho, lo hace.

Lo otro es sabido y alevosamente es ignorado por estos foristas anti-cubanos (¿anti cubanos o antirrevolucionarios? Ser antirrevolucionario es ser anticubano).

¿Cómo Yoani Sánchez se convirtió en la bloguera independiente y perseguida política más acaudalada del mundo? Dejemos que los cables del Departamento de Estado estadounidense revelados por Wikileaks nos den un botón de muestra:

De acuerdo al cable 09HAVANA592 (consúltalo aquí http://www.wikileaks.ch/cable/2009/09/09HAVANA592.html) , Yoani Sánchez pide acceso a PayPal y tarjetas de crédito a la subsecretaria de Estado para América Latina, Bisa Williams, quien se lamenta de no poder pagarle a la “disidente” de tal manera:
“Do you know how much more we could do if we could use Pay Pal or purchase things on-line with a credit card?"
¿Blogs pagados con dinero de un país enemigo con el objetivo de desestabilizar al Gobierno? ¿Asesoría política de terroristas que atentaron contra militares y comercios? ¿Y ni un solo policía toca a las puertas de quienes así actúan?

¿Qué libertades reclama Yoani Sánchez? No, en serio ¿qué libertades?

Como aquel que tiene la mesa llena de pan, más pan que cualquiera, y aún así se rasga las vestiduras clamando de hambre.

Hablemos de libertad de expresión:

La corresponsal de la revista Proceso en Veracruz, México, Regina Martínez, publico varios reportajes de investigación sobre corrupción política y narcotráfico que involucraban a funcionarios del país. El 28 de abril de 2012, fue asesinada en su propia casa.

Hablemos de blogueros independientes:

Una encuesta levantada por becario Knight de Periodismo Internacional, Jorge Luis Sierra, revela que el 69 por ciento de los blogueros en México aseguran haber sido atacados o amenazados con motivo de su trabajo, en al menos una ocasión. En tanto que el 96 afirmó conocer de casos de colegas que han sufrido agresiones o amenazas.

¿Pero qué no se supone que la dictadura es en Cuba? ¿Qué no la falta de libertad de expresión es en Cuba?

Y luego miro a blogs como Desde Cuba, el Generación Y, el Veritas y algunos otros menos anexionistamente descarados como Havana Times, Cartas desde Cuba y tantos otros más… y bueno, qué les cuento, en lo que a mí respecta, los miro muy relajados publicando y cobrando como para no tener “libertad de expresión”, así, entre comillas, porque quizá se refieran a algo que solo en Washington entienden.

Publicar un comentario