La alineación de Bolsonaro con Trump

Carolina Milhorance*.-El presidente electo Jair Bolsonaro ha mostrado señales de que pretende alinear la política exterior de su gobierno con la de Donald Trump. Las decisiones más polémicas del presidente norteamericano parecen seducir a su homónimo brasileño, que irónicamente afirma estar orientado por un posicionamiento menos ideológico que el de sus antecesores del PT.

Así como Trump, Bolsonaro ya manifestaba durante su campaña política una fuerte desaprobación de las relaciones con China, uno de los principales socios comerciales de Brasil. Estas declaraciones ya han dado lugar a una advertencia pública de Beijingpor medio de un editorial  de no haber razón para que el Trump Tropical alterara las relaciones con China. Después de las elecciones, Bolsonaro y su equipo afirmaron que América Latina no sería una prioridad en su gobierno, contradiciendo un historial de relaciones políticas y económicas importantes. Además, confirmaron sus planes para transferir la embajada brasileña de Tel Aviv a Jerusalén, en claro apoyo a Israel, copiando una decisión anterior de Donald Trump y contraponiendo las relaciones comerciales con países árabes que se cultivaron principalmente en los gobiernos del PT.

Al criticar la "ideología" de la política exterior petista, Bolsonaro y sus partidarios se refieren principalmente a la política de cooperación sur-sur fortalecida desde los años 2000. De hecho, los fundamentos de esa política y sus resultados para Brasil son poco conocidos por el público en general, lo que abre espacio para confusiones y críticas muchas veces infundadas. Sin embargo, la reorientación propuesta por Bolsonaro y su inquebrantable admiración por las políticas de Trump no tienen potencial para colocar a Brasil en una posición de estatus internacional, como sugiere el presidente electo.

Por lo tanto, retomar algunos aspectos de la política anterior parece importante para informar este debate. El libro publicado recientemente nuevas geografías de la actividad política mundial traza esa  línea histórica, así como los resultados de la acción internacional de Brasil en la última década. El lanzamiento de una versión 2.0 del paradigma sur-sur de relaciones internacionales no fue exclusividad de Brasil, sino de una serie de economías consideradas emergentes como la India, Sudáfrica y la propia China, entre otros. Esta perspectiva tampoco fue inventada en los años 2000; su origen se remite a las conferencias de las Naciones Unidas y al movimiento de los países no alineados durante la Guerra Fría. Brasil ni siquiera tuvo una posición destacada en este lanzamiento y, en su primera versión, la cooperación sur-sur permaneció una agenda política con pocos resultados concretos.

Los años siguientes fueron marcados por ondas crecientes de relaciones pragmáticas con los países del Sur Global. Por ejemplo, la primera ola de acercamiento de Brasil con los países africanos data de la década de 1960, cuando la diplomacia brasileña pasa a buscar socios políticos y económicos en África a fin de diversificar sus relaciones internacionales. Este movimiento se consolidó sólo en la década de 1970, durante el régimen militar y bajo el jefe de un "pragmatismo ecuménico y responsable". Esta segunda ola fue más coordinada, basada en el reconocimiento de la independencia de varios países africanos y en la promoción del comercio y de las relaciones políticas. Entre 1974 y 1984, el número de embajadas aumentó de 12 a 21, abarcando 45 países, y varias empresas brasileñas decidieron emprender iniciativas comerciales en el continente,

Sin embargo, fue sólo en esta última década que una política más concreta y consistente en relación al Sur Global fue construida sobre la base de proyectos de cooperación técnica, promoción del comercio y de las inversiones y fortalecimiento de las relaciones diplomáticas. La estrategia sur-sur promovida a partir del gobierno de Lula se basaba en principios de relaciones horizontales y en un enfoque de la cooperación internacional que se orientar por la demanda de los países cooperantes. Las bases intelectuales de esta política fueron inspiradas por una crítica a las condicionalidades políticas determinadas por el sistema tradicional de "ayuda internacional", implementado por los países desarrollados; por una narrativa de marginación histórica de los países del Sur Global en la política internacional; y por un foco en la soberanía y el desarrollo nacional.

En ese contexto, la agenda sur-sur de Brasil combinó cooperación técnica y económica; intercambio de experiencias en la formulación y en la implementación de políticas públicas, principalmente las de reducción de la pobreza; y promoción de las relaciones comerciales, con apoyo público a las exportaciones brasileñas. Además, Brasil se involucró en varios frentes de coalición con economías emergentes, como Brics, Basic e Ibas. Por último, la diplomacia brasileña se posicionó consistentemente en relación a la necesidad de apertura y democratización del sistema multilateral, manteniendo, sin embargo, las Naciones Unidas como institución central para la inserción internacional del país.

Por lo tanto, aunque esta estrategia era incluso informada por una narración político-ideológica -como si políticas e ideas pudieran ser disociadas-, uno de sus aspectos marcantes fue en realidad el pragmatismo político y económico. Los resultados fueron una importante diversificación de los socios comerciales, la internacionalización de empresas brasileñas, el fortalecimiento de las relaciones diplomáticas, el reposicionamiento del país en el sistema multilateral y su influencia en la formulación de modelos y recomendaciones políticas, difundidos internacionalmente.

China se ha convertido en uno de los principales importadores de soja brasileña y otros productos agrícolas, y los países árabes y Rusia se revelaron como importantes compradores de carne brasileña. Los países de América Latina y África se han convertido en puntos de acceso para las empresas brasileñas que buscan internacionalizarse. Tales empresas reciben en muchos casos financiamiento del BNDES y del Banco do Brasil para sostener sus inversiones en el exterior y también para promover exportaciones, como en el caso de la exportación de máquinas agrícolas como componente de un proyecto de cooperación para el desarrollo rural. Brasil también participó en la creación del Banco de los países BRIC, que tiene como objetivo actuar como un importante jugador económica y una fuente adicional de financiación para las empresas en el país extranjero.

Paralelamente, la diplomacia brasileña y los ministerios sectoriales promovieron varios proyectos de cooperación técnica, particularmente en América Latina y África, basados ​​en la difusión de los modelos brasileños de políticas públicas. Estos modelos incluyeron el presupuesto participativo municipal, políticas sociales de lucha contra el hambre y la pobreza, estrategias de modernización agrícola, desarrollo de biocombustibles, entre otros. Se habla incluso de una política pública de tropicalización, dado el nivel de influencia de los modelos brasileños a partir de ese período. Tal estrategia creó un importante capital político. De acuerdo con diplomáticos brasileños, la cooperación técnica basada en el intercambio de experiencias significa enseñar a hacer, pero de la manera brasileña. Hay una filosofía detrás de eso, una manera de pensar sobre políticas públicas. Además, se abrió una oportunidad para que Brasil influenciara la formulación de recomendaciones difundidas por las agencias de la ONU: el "Desafío Hambre Cero" y otras iniciativas de protección social, desarrollo agrícola y seguridad alimentaria implementadas por esas agencias fueron claramente inspiradas por las experiencias brasileñas .

En este contexto, el país se ha convertido en un socio estratégico no sólo de organizaciones multilaterales, sino también de países desarrollados de Europa y América del Norte para liderar proyectos de cooperación triangular (iniciativas que involucran alianzas entre dos o más países en desarrollo apoyados por países desarrollados o multilaterales). Por último, candidatos brasileños fueron elegidos gracias a los votos de los países del Sur para la dirección de la FAO y de la OMC.

Por lo tanto, una de las principales críticas a la política sur-sur de Brasil de la última década se refiere justamente a la brecha entre su pragmatismo y el discurso ideológico (basado en la necesidad de relaciones más horizontales). De hecho, el énfasis acentuado en el principio de la soberanía nacional de los países asociados llevó a circunstancias en que los niveles de transparencia y de participación pública en determinados proyectos fueran notoriamente insuficientes. Pero vale recordar que incluso el régimen militar reforzó en la década de 1970 las relaciones con el Sur Global, incluyendo los países del bloque socialista. De ahí, los ataques sistemáticos de Bolsonaro a los países de América Latina,

*Investigadoraen la Universidad de Brasilia y  doctorada en Ciencias Políticas.

Le Monde Diplomatique, Brasil

Tomado de https://altamiroborges.blogspot.com/2018/11/o-alinhamento-de-bolsonaro-com-trump.html

No hay comentarios.: