Cañón sónico: ¿una herramienta de EEUU para espiar a Cuba?

Foto: © REUTERS/ Alexandre Meneghini
La mala utilización por parte del personal de la embajada de Estados Unidos en Cuba de equipos de espionaje para enviar mensajes sónicamente encriptados sería la razón de los problemas acústicos sufridos por al menos 21 funcionarios diplomáticos estadounidenses, explicó a Sputnik un especialista cubano.

El 29 de septiembre el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, concretó la amenaza de retirar a sus funcionarios en La Habana bajo el argumento de que los trastornos auditivos sufridos por los diplomáticos eran producto de un supuesto ataque deliberado de los servicios secretos cubanos. Como medida complementaria, el 3 de octubre expulsó a 15 diplomáticos cubanos establecidos en Washington.

Sin embargo, hasta el momento Estados Unidos no presentó pruebas concretas que comprueben la implicación cubana. Y desde la isla mayor de las Antillas se asegura que eso nunca ocurrirá porque no hay conexión ninguna con los hechos.

"Están usando un equipo llamado Long Range Acoustic Device (LRAD) que puede ser utilizado para que el envío de mensajes no pueda ser interceptados por contrainteligencia. Pero esa tecnología requiere de medios de protección para poder ser utilizada. Ellos [los funcionarios estadounidenses] no han utilizado estos medios y se han visto afectados por la radiación que emite el equipo", dijo a Sputnik el doctor en Ciencias Históricas, Néstor García Iturbe.

Según García Iturbe, la empresa que fabrica el cañón advierte de los peligros de su utilización tanto para el que opera como para el que recibe el mensaje. Es una herramienta "muy peligrosa" que puede traer como consecuencias sordera, náuseas, conmociones cerebrales. "Evidentemente estos supuestos diplomáticos debían ser espías", agregó.

El aparato es de diseño israelí y la patente fue comprada por los estadounidenses. "La usan mucho sus fuerzas armadas, la CIA y la NASA", indicó el especialista cubano, para quien el incidente acústico se trata de "una excusa del presidente Trump para aumentar el nivel de tensión hacia Cuba".

"Aquí no tenemos equipos de esos ni la posibilidad de comprarlos. Existe un bloqueo por el que no podemos ni comprar una máquina de afeitar, ¿cómo vamos a comprar algo tan sofisticado?", cuestionó el especialista cubano.

Esto iría en sintonía con el cambio en la policía exterior de Estados Unidos que la administración Trump anunció en junio durante un acto en Miami, cuando se limitó el viaje de estadounidenses y la posibilidad de realizar negocios en y con Cuba.

"Los resultados de las acciones ejecutivas de la última Administración han sido solamente más represión y una movida para aplastar el movimiento democrático y pacífico (…) Por tanto, inmediatamente, cancelo el acuerdo de la anterior Administración con Cuba que favorece solo a una parte", expresó en aquella oportunidad el nuevo mandatario de la Casa Blanca.

"Desde que Trump llegó a la presidencia planteó que iba a revisar y retroceder en los avances que [Barack] Obama había tenido con Cuba", puntualizó el doctor.

Sin embargo, el especialista sostuvo que desde su punto de vista las relaciones entre ambos países "no se romperán". "Lo próximo que van a hacer es restringir las remesas que mandan los cubanos en EEUU a sus familiares, así como sus viajes a la isla. También crearán limitaciones para que menos turistas vengan a Cuba", concluyó.

Comentarios