Algo se trae CNN con los "ataques acústicos" en La Habana

Norelys Morales Aguilera.─ Aun no se conoce qué planes ni qué se oculta detrás del incidente por "síntomas físicos" de diplomáticos en La Habana, pero de lo que sí se puede asegurar es que CNN algo se trae con el asunto. , dado que ese conglomerado mediático precisó que se trataba de "ataques acústicos".

Como fue informado desde Washington, la portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert, reveló el miércoles 9 de agosto, que “algunos funcionarios del gobierno estadounidense” que trabajaban en la embajada de Estados Unidos en La Habana, informaron de algunos incidentes que estaban causando “síntomas físicos”.

Nauert no pudo explicar la naturaleza o la causa de los incidentes, que el Departamento de Estado supo por primera vez a finales de 2016 sin que hubiese colaboración de ambas partes en investigar. Pero, se apresuraron a responsabilizar a Cuba, citando la Convención de Ginebra para la protección del personal diplomático en cualquier país, algo que Cuba ha cumplido invariablemente y así respondió.

A continuación de ese 9 de agosto, CNN  sí pudo saber en qué consistían esos "síntomas físicos".

Estados Unidos cree que varios empleados del Departamento de Estado de la embajada de Estados Unidos en La Habana fueron objeto de un "ataque acústico", que afecta sus ondas cerebrales, y que al menos dos funcionarios quedaron con problemas de salud tan graves que necesitaban ser trasladados a Estados Unidos para recibir tratamiento, dijeron funcionarios del Departamento de Estado a CNN.


“Sentíamos que necesitábamos responder a los cubanos y recordarles su responsabilidad bajo la convención de Viena”, dijo uno de los funcionarios citados. Los funcionarios no fueron declarados “persona non grata” y se les puede permitir regresar a Estados Unidos.

El 10 de agosto, CNN continuó su cobertura a partir del Departamento de Estado y adquieres un giro inesperado, hacia "un tercer país", con suspenso y truculencia. 
Emergen nuevos detalles sobre un extraño "ataque acústico" a los empleados estadounidenses en la embajada de Cuba. Según un funcionario del gobierno de EE.UU. que habló con Patrick Oppmann de CNN, el incidente fue un "ataque" y no un intento de escuchar las conversaciones que salió mal, y que EE.UU. está investigando si un tercer país estuvo involucrado.
El funcionario le dijo a CNN que el dispositivo fue usado en varios "ataques acústicos" en empleados del Departamento de Estado de la embajada de EE.UU. en La Habana era sofisticado y que operaba fuera del rango de los sonidos audibles. El dispositivo pudo ser activado afuera o dentro de las residencias de los diplomáticos de EE.UU. que viven en La Habana. El funcionario dijo que este no es un caso de espionaje, sino que todo apunta a que es "un ataque".


Este 20 de agosto CNN continuó informando o desinformando, que para la cadena si no es lo mismo, da igual.
Más diplomáticos de Estados Unidos y Canadá y sus familiares de los que se reportó inicialmente habrían sido víctimas de misteriosos "ataques acústicos" en La Habana, supo CNN de dos funcionarios del gobierno estadounidense.
Más de 10 diplomáticos y sus familiares recibieron tratamiento después de meses de continuos ataques, que comenzaron a mediados de noviembre de 2016 y se detuvieron esta primavera, dijeron los dos funcionarios estadounidenses, quienes no quieren ser identificados debido a la naturaleza sensible de los ataques y a la investigación en marcha.

Es llamativo que CNN tenga acceso a fuentes que no tienen otros medios en el gobierno de Estados Unidos y que, no se refiera a la "investigación exhaustiva, prioritaria y urgente" que por indicación del más alto nivel del gobierno cubano se efectúa, y para lo cual transmitió a la Embajada estadounidense la necesidad de compartir información y propuso establecer cooperación entre las autoridades competentes de ambos países, como indicó la firme y responsable declaración del gobierno cubano.

CNN revela sus primicias atendiendo solo a la investigación que se supone está realizando el Departamento de Estado. Es imposible no tener suspicacias al respecto de manipulaciones y provocaciones de este emporio, que ha dado suficientes pruebas de vínculos demasiado explosivos para que se conozcan por el gran público norteamericano.

Si la CNN hubiera existido en época de William Randolph Hearst, cuando fue explotado el acorazado Maine en la bahía de La Habana, con lo que Estados Unidos entró en la guerra de los cubanos contra el colonialismo español, sin esperar el resultado de una investigación, bien que le habrían publicado este titular: «El barco de guerra Maine partido por la mitad por un artefacto infernal secreto del enemigo»

Seguro, seguro que algo se trae CNN, que no es motivo de informar con veracidad y desinteresadamente, para esta cobertura que acuñó como "ataques acústicos", desde sus fuentes en el gobierno de Estados Unidos.

Comentarios