OEA: miren a Venezuela, que Brasil cumple la tarea

Almagro conspirando contra Venezuela en Noruega
Norelys Morales Aguilera.─ El Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) eludió este 24 de mayo discutir a propuesta de Ecuador, la crítica situación política en Brasil bajo el régimen de facto de Michel Temer.

Durante una reunión manipulada para definir la logística del próximo encuentro de cancilleres sobre la situación en Venezuela el próximo 31 de mayo, Ecuador logró incluir en la agenda del día una discusión sobre la crisis brasileña, pero el ente acabó considerando el debate "inapropiado".

Ante la petición de ecuatoriana, el embajador brasileño, José Luiz Machado, explicó que "el tema está en el sistema judicial", defendió que en Brasil se siguen respetando "las libertades y la democracia" y calificó la propuesta de Ecuador como una "tentativa para distraer el foco" ante la reunión de cancilleres sobre Venezuela del 31 de mayo, refirió Efe.

Pero, tan llamativa como esta argumentación, fueron las ofrecidas por otros embajadores de países hostiles a Venezuela y obedientes de Estados Unidos. 

La delegación de Uruguay se limitó a decir que "no considera que este sea un tema para ser tratado en el Consejo", mientras las otras misiones agradecieron la "apertura" de Machado para explicar la situación y expresaron su confianza en las instituciones brasileñas.

La misión de Paraguay consideró que en Brasil "las instituciones democráticas sí funcionan y que el principio de separación de poderes es observado".

La delegación de México destacó que, con su explicación en la OEA, Brasil dio "un ejemplo de apertura democrática y seriedad", alabó la "fortaleza de las instituciones brasileñas". 

La misión de Chile consideró "sorprendente e incómodo" el "tener que abordar este tema" en el Consejo porque "esta instancia no tiene competencia alguna para abordar una situación de política interna que es desafiante, pero expresión elocuente de lo que son los debates típicos de una democracia".

La representación de Argentina afirmó que "la democracia brasileña y sus instituciones no están en peligro para nada".

La misión de EE.UU. apuntó, por su parte, que "la corrupción es una prueba muy seria para muchos países" y que la crisis actual en Brasil "es una materia que podemos dejar a las instituciones brasileñas".

La representación de Canadá expresó su "confianza en las instituciones democráticas de Brasil" y en que el Estado "manejará esta prueba con la madurez política que esperamos de ellos".

Pero, lo dicho por Colombia es tan gráfico sobre la hipocresía y el desprecio a la opinión popular que resalta: 

La misión de Colombia agradeció "el ejemplo y la disposición" de Machado para explicar la situación y anotó que "las instituciones (brasileñas) están haciendo su tarea".

Estas expresiones de los representantes del grupo de países que han impulsado los ataques a Venezuela, dentro y fuera de la OEA, indican la visión hipócrita y viciada de lo que es democracia para la organización comandada por Estados Unidos.

Solo faltaría añadir para completar el cuadro que Luis Almagro, el secretario general de la OEA, le cuida la espalda a Temer omitiendo la crisis política brasileña y centrando la atención de ese organismo sobre el caso de Venezuela, mientras alega que la “dictadura” del presidente Nicolás Maduro hace una “guerra sucia” contra el pueblo venezolano, según el intelectual panameño Nils Castro.

O sea, que entre tanto Brasil "hace su tarea", cada vez más se desinfla la OEA y su secretario general, Luis Almagro, que para la derecha continental y estadounidense trabaja como el mejor aliado.

Comentarios