Almagro sin liquidez moral para el plan con la Paya-sita

Norelys Morales Aguilera.─ Desde el pasado jueves 16 de febrero el consulado cubano en Washington había hecho saber al jefe del Ministerio de Colonias Yankis (OEA), Luis Almagro, que no se le concedería visa para participar en una provocación en la Isla.

Pero, no fue hasta casi una semana después, que don Almagro lo informa a la Payasita (hija de Oswaldo Payá Sardiñas) en una carta muy formal que publican varias web, para poder alimentar la campaña mediática, ahora con la prohibición, que incluye a Felipe Calderón, el guerrerista mexicano, y a Mariana Aylwin.

Obviamente, el cipayo Almagro, se hace el distraído como si ignorara las agresiones del "ministerio" que regentea en toda la región latinoamericana, la expulsión de la Isla en 1962 debido a su adhesión al marxismo-leninismo en el marco de la Guerra Fría, y las declaraciones bien explícitas de Cuba de no pertenecer a tan dudosa entidad de Washington.

Entonces, opera el fingidor, que se ajusta al plan: si no vamos, acusamos, por eso escribe en carta pública a la Payasita: 

“Mi presencia y la ceremonia del día 22 de febrero no se diferencia de otros eventos similares que tienen lugar en otros países de la región y en los que he participado y que se realizan sin que el gobierno los apoye necesariamente, pero sin censurarlos, porque son parte de la tolerancia de los sistemas y valores democráticos”, agregó el secretario general de la OEA."

Continúa con que: “mi única preocupación adicional es garantizar que no exista ninguna forma de represión ni represalia alguna, sobre los organizadores del evento”, algo que consideró “sería absolutamente injusto e indeseable”.

Cómo si ignorara que Rosa María Payá, una improvisada política, que se ha visto envuelta en una campaña mentirosa para demostrar un supuesto asesinato del señor Payá Sardiñas, y que hoy es la mimada de la NED y la USAID norteamericanas, mediante la Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia (RedLat), con la Almagro a nombre de la OEA, firmó un convenio.

El revuelo de Felipe Calderón lo respondieron bien los internautas mexicanos en tono de memes y a Mariana Aylwin, la embajada cubana explicó sus razones, pero ella debería mirar a su propio país, Chile, si quiere violaciones de la democracia.

Total, la prueba ácida debería indicarles que les falta liquidez moral, tanto a Almagro como a sus compiches. En sal y agua quedó el plan, cuya cara visible ha sido la Payasita tarifada de la NED y la USAID, entidades de amplia ejecutoria contra los cubanos.

Supongo que esto es un ráund de la campaña mediática continua contra la revolución cubana. No se cansan de fracasar.

Comentarios