30/1/17

África: reverencia y vergüenza

Foto: Angèle Etoundi Essamba
«El mundo tendría que mirar a África con reverencia y vergüenza», afirmó Abel Prieto al valorar cuánto debe la humanidad a ese continente y recordar el saqueo de sus recursos naturales, la diáspora forzada de sus hijos, las secuelas del colonialismo y la imagen distorsionada que suelen difundir los medios hegemónicos.

El ministro de Cultura intervino el último fin de semana en la clausura de las sesiones del Comité Científico Internacional para la redacción del Volumen IX de la Historia General de África, proyecto auspiciado por la Unesco.

Durante seis días, en la Casa de las Américas, una treintena de expertos y académicos de diversa pro­cedencia y reconocido prestigio compartieron ideas y consensuaron aspectos puntuales para impulsar la redacción definitiva de la nueva estación de una obra enciclopédica sin precedentes.

Prieto fue invitado para exponer las relaciones de la Revolución Cubana con África y cómo las huellas de sus cul­turas forman parte inalienable de la identidad insular.

Refirió la creación de instituciones orientadas a la preservación y promoción de ese legado, la significativa cantidad de libros publicados de autores africanos y caribeños y la ejecución del programa La Ruta del Esclavo.

Tras evocar cómo luego del triunfo de enero de 1959 África tuvo una expresión jerárquica en la proyección internacional de la revolución liderada por Fidel Castro  –misiones internacionalistas desinteresadas y solidarias, formación de recursos humanos, colaboración en salud, educación y fomento de infraestructura–,  fue ovacionado al mencionar la muy reciente página épica  escrita por médicos y enfermeros cubanos en el enfrentamiento a la epidemia del ébola.

En la memoria de los habitantes de la Isla, señaló, estarán por siempre las palabras de Nelson Mandela cuando dijo:

«El pueblo cubano ocupa un lugar especial en el corazón de los pueblos de África. Los internacionalistas cubanos hicieron una contribución a la independencia, la libertad y la justicia en África que no tiene paralelo por los principios y el desinterés que la caracterizan».

El ministro resaltó la importancia de la reunión de los expertos en La Habana, y específicamente en la Casa, que lleva adelante el Programa de Estudios sobre  Afroamérica, bajo la di­rección de Zuleica Romay. Lo hizo a tenor con las realidades del mundo contemporáneo, donde se observa el auge del racismo, la intolerancia, la xenofobia, del egoísmo y las ideas fascistas.

Luego de que Roberto Fernández Retamar, presidente de la Casa, ofreciera una prolija información acerca de cómo la institución ha re­flejado y promovido las culturas africanas y caribeñas, Katherine Muller-Marín, directora de la Oficina Regional de la Unesco, rindió homenaje al historiador cubano Jo­­sé Luciano Franco (1891–1989), quien formó parte del núcleo inicial del proyecto.

La funcionaria de la organización multilateral informó que en la enciclopedia han participado a lo largo del tiempo más de 300 expertos de diversas disciplinas y numerosos países.

En la jornada de clausura, que contó con la presencia de Miguel Barnet, presidente de la Uneac,  el jibutense Alí Moussa Iye, jefe de la sección de Historia y Memoria para el Diálogo de la Unesco, y el congolés Ray Lema, presidente de la Coalición Internacional de Artistas en favor de la Historia General de África, se constataron los avances de las sesiones habaneras, de acuerdo con el informe rendido por el profesor camerunés Augustin Holl.

Fuente: http://www.granma.cu/cultura/2017-01-29/el-mundo-tendria-que-mirar-a-africa-con-reverencia-y-verguenza-29-01-2017-21-01-54
Publicar un comentario