Obama se va y Cuba sigue apostando por el diálogo respetuoso [+ infografía]

Norelys Morales Aguilera.─ Cuando el presidente Barack Obama hizo pública Directiva Presidencial de Política “Normalización entre los Estados Unidos y Cuba” el 14 de Octubre de 2016, a menos de tres meses de entregar la presidencia, quizás estaba persuadido de que Hillary Clinton alcanzaría la primera magistratura y continuaría lo que él había iniciado.

Pero, la vida le contradijo con el triunfo de Donald Trump, que un país entero se negaba a aceptar, aunque el llamado Colegio Electoral hizo añicos el voto popular, que consciente o no elegía la opción menos mala, supuestamente. Trump en la recta final de su campaña en el enclave floridano de Miami, ante los derrotados de la invasión a Cuba por Playa Girón, dijo que no estaba obligado a cumplir dicha directiva, aunque aquellos no fueron decisivos en su victoria, pero sí tienen el dinero y la capacidad de cabildeo.

A pesar de que el legado de Obama lo muestra timorato, respecto a los cambios que se propuso con la Isla, dado que tuvo prerrogativas presidenciales a las cuales no acudió para encaminar más la normalización de relaciones bilaterales, y convertirlas de verdad en irreversibles, en cambio, sí hizo lo que ningún presidente desde 1959.

En solo dos años hubo resultados que pueden ser consultados en la página web de la Cancillería Cubana.

- Se creó una Comisión Bilateral para diseñar y organizar los asuntos que serán analizados en el largo y complejo proceso de hacia la normalización de las relaciones. Como derivación de ella surgió también el mecanismo de Diálogo Económico bilateral.

-Estados Unidos eliminó a Cuba de su lista amañada de países terroristas.

- Fueron abiertas embajadas en La Habana y Washington.

- Obama visitó Cuba en marzo de 2016 lo que constituyó la primera de un mandatario estadounidense en 90 años.

- Ha habido intercambios de alto nivel entre ambas partes en diferentes esferas.

- Fueron restablecidos los vuelos regulares entre ambos países después de más de 50 años.

- Se autorizó los viajes por mar de pasajeros que califique en las 12 categorías permitidas por la ley.

- Fue restituido el correo postal directo.

- Se firmaron con Cuba varios acuerdos de cooperación en áreas de interés común y se crearon  espacios para el diálogo bilateral.

 - Los intercambios académicos, culturales, científicos y deportivos superan en número los ocurridos durante otras administraciones estadounidenses.

- Estados Unidos se abstuvo en la votación número 25 de la Asamblea General de la ONU contra el bloqueo a Cuba.

Todo ello antecedido de negociaciones bajo absoluta discreción y que en su parte final contaron con el impulso del Papa Francisco, con lo que el gobierno estadounidense se sentó de igual a igual con el cubano, reconoció la legitimidad de sus autoridades y propició que fuese atenuado el efecto intimidatorio del bloqueo, aunque este se mantiene, y  Obama ha ratificado la ley de prohibir el “comercio con el enemigo”, así como que el Departamento del Tesoro no ha dejado de multar a quienes se han atrevido a negociar con Cuba.

Este sería un balance mínimo de lo acontecido desde el 17 de diciembre de 2015 a la fecha. Obama concluye su segundo mandato y acaso, el acercamiento a Cuba sea de lo más positivo de su legado, pero sin dejar de comprender que todo cuanto propició estuvo marcado por el hecho de que en más de 50 años de hostilidad solo habían cosechado derrotas. Y, de lo que se trataba era de cambiar de “método, pero no de meta”: el derribo del socialismo en Cuba.

En eso sí fue audaz, pero también respondió al contexto y contó con apoyo de ambos partidos para hacerlo, aunque también se topó con fuertes contrincantes.

Cuba ha ejecutado una diplomacia de principios y de alta profesionalidad, que mantiene la independencia nacional en pie.

¿CUÁL ES EL ESCENARIO CON LA PRESIDENCIA DE TRUMP?

Sin dudas que lo que más prima es la incertidumbre y hasta inquietud, al tiempo que se acrecienta la campaña mediática permanente hacia la Isla, además, de que todos los progresos en las relaciones binacionales, se hicieron con el aparato de subversión contra Cuba intacto y hasta se están ensayando nuevas modalidades.

De ahí, que este martes, Ben Rhodes, asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, alertó de que revertir el acercamiento entre EE.UU. y Cuba iría en contra “de la apertura y reformas económicas” en la Isla.

"Es el peor momento posible para tomar pasos que den (...) en Cuba el argumento de que no vale la pena abrirse hacia Estados Unidos o reformar la economía y esos pasos serían retrotraer nuestra política".

No es de descartar, ante estas declaraciones que en el poderoso vecino, estén tramando, en medio de la ofensiva de la derecha en la subregión, que Cuba podría ser “el eslabón más débil de la cadena” y hasta que, algún trasnochado trate de revivir “la teoría del dominó” de Ronald Reagan, esperando que otros caigan después de la Isla.

Por lo pronto, vale mencionar las más recientes declaraciones de Josefina Vidal, la directora para Estados Unidos de la Cancillería cubana, resaltando la disposición a impulsar una ‘relación respetuosa’ y ‘sin concesiones’ con la nueva Administración del presidente electo de EE.UU., Donald Trump.

“El respeto es esencial y ha sido la clave del éxito y de los resultados que hemos obtenido hasta el momento", dijo Vidal el miércoles, al término de la quinta reunión de la comisión bilateral, mecanismo para trazar los pasos a dar en la normalización de relaciones Washington-La Habana.

En este contexto, ha expresado su esperanza de que el Gobierno que conforme Trump “tenga en cuenta los resultados alcanzados en estos dos años” desde los anuncios del 17 de diciembre de 2014, cuando ambos países se embarcaron en un diálogo para restaurar las relaciones bilaterales tras décadas de enfriamiento político.

Asimismo, aseguró que ese proceso de acercamiento diplomático cuenta con el apoyo de la población cubana y de los estadounidenses, incluyendo la mayoría de los residentes cubanos en ese país.

“Para nosotros el camino es seguir identificando oportunidades que representen un beneficio para los dos países, trabajar en el respeto a las diferencias”.


http://www.cubahora.cu/politica/obama-se-va-y-cuba-sigue-apostando-por-el-dialogo-respetuoso

Comentarios