29/11/16

Multitudinaria despedida popular a Fidel Castro [+ resumen]



En el cuarto día de duelo nacional por el deceso del líder histórico de la Revolución cubana, habaneros y residentes en provincias cercanas, asisten al gran acto popular desde las 19:00 horas. Participan delegaciones de unos 60 países y se dirigirán al pueblo cubano y su gobierno 17 dignatarios; Raúl el 18, cerrará el homenaje. El multitudinario encuentro inició con las notas del himno nacional cubano, entonado por una multitud que se está calculando cercana al millón de personas.



A continuación la actriz Corina Mestre, declamó el poema "Marcha Triunfal del Ejército Rebelde", cuyos versos finales fue coreado por la multitud.

Y esto que las hieles se volvieran miel,
se llama…
¡Fidel!
Y esto que la ortiga se hiciera clavel,
se llama…
¡Fidel!
Y esto que mi Patria no sea un sombrío cuartel,
se llama…
¡Fidel!
Y esto que la bestia fuera derrotada por el bien del hombre,
y esto, esto que la sombra se volviera luz,
esto tiene un nombre, sólo tiene un nombre…
¡Fidel Castro Ruz

El primer orador fue el presidente de Ecuador Rafael Correa.

Fidel ha muerto pero murió invicto y «solo el inexorable paso de los años lo pudo derrotar». Al intervenir como primer orador en el acto de masas en homenaje póstumo al líder cubano, Fidel Castro Ruz, efectuado en la Plaza de la Revolución de La Habana, Correa destacó que ocurrió «el mismo día que con 82 hombres partió de México para hacer historia».

Correa comentó que la fe de Fidel nunca fue decepcionada, ni traicionada y añadió que «Los que mueren por la vida no pueden llamarse muertos», antes de agregar que Fidel vive en el rostro de los niños que van a la escuela, de los enfermos en los hospitales y que su lucha continúa en los esfuerzos de cada joven idealista empeñado en cambiar el mundo.

El mandatario ecuatoriano explicó que evaluar el éxito o fracaso del Gobierno de Cuba haciendo abstracción del bloqueo de 50 años que ha sufrido es pura hipocresía. «Cualquier país de América Latina colapsaría en pocos meses con un bloqueo similar», señaló. Para evaluar su sistema político, hay que entender que Cuba ha vivido una guerra permanente, añadió.

Correa sostuvo que hay una Cuba del Norte acechando a la Cuba del Sur: la digna, la solidaria y matizó que en la tierra madre no hay tierras extrañas. «No han invadido Cuba porque saben que no pueden vencer a todo un pueblo», dijo antes de apuntar que aquí se levanta una muralla, peo de dignidad, respeto, solidaridad.

El ejemplo de Fidel impedirá que su país vuelva a ser colonia del mismo imperio, afirmó. «Fidel y su Revolución trascendieron en el espacio y trascenderán en el tiempo», agregó el mandatario ecuatoriano, quien recordó una idea del prócer de su país, Eloy Alfaro, amigo de José Martí: si en lugar de enfrentar el peligro me habría aliado al enemigo, tendría la paz del coloniaje.

El presidente ecuatoriano identificó al fallecido líder cubano en los versos de la canción El necio, de Silvio Rodríguez y dijo a Fidel: nosotros seguiremos jugando a lo perdido y tú seguirás vibrando en la montaña con un rubí, cinco franjas y una estrella.
Correa llamó a los pueblos de Nuestra América a estar hoy «más unidos que nunca» y recordó que Fidel, con su honda convicción martiana, no estuvo en el lado en que se vive mejor sino estuvo en el lado del deber.

El presidente ecuatoriano repitió el concepto de Revolución elaborado por el guía revolucionario cubano.

«Contigo, Comandante Fidel, con Camilo Cienfuegos, con el Che, con Hugo Chávez, aprendimos a creer en el hombre nuevo latinoamericano», señaló. Correa dijo que seremos capaces de librar la lucha permanente de las ideas liberadoras para construir un mundo de justicia y paz. «Por esas ideas seguiremos luchando. ¡Hasta la victoria siempre Comandante!», concluyó.

Jacob Zuma, presidente de Sudáfrica afirmó que el pueblo y Gobierno de su país conocieron con tristeza del fallecimiento de uno de los grandes revolucionarios de nuestro tiempo y uno de los grandes héroes de nuestro tiempo: Fidel Castro Ruz.

Nos sumamos a las fuerzas progresistas de todo el mundo al guardar luto y celebrar la vida de este internacionalista y antimperialista que respaldó las luchas de los necesitados.

La muerte de Fidel es dolorosa para el pueblo de Sudáfrica. Estuvo al lado nuestro en solidaridad y respaldó la lucha para terminar con el apartheid. Sabíamos que podíamos confiar en Cuba, un amigo y aliado de los oprimidos.

La relación especial entre Cuba y Sudáfrica se cimentó con la sangre de heroicos cubanos, quienes pagaron el precio supremo por al afán de libertad y justicia.

Roosevelt Skerrit, primer ministro de Dominica y presidente pro témpore de Caricom. «Las páginas de la historia consiguen que en cada siglo nazca por lo menos una personalidad que capta la atención del mundo. Fidel Castro, líder indiscutible de la Revolución Cubana, fue una de esas personalidades. Siento el privilegio de haber podido llamarle mi amigo y mi mentor».

Así comenzó su discurso el mandatario de Dominica en esta noche de homenaje póstumo.

En sus palabras Skerrit recordó que «durante más de 50 años, contando con el respaldo de amigos, la Revolución ha resistido el embargo (bloqueo), el cual ha costado a los cubanos miles de millones de dólares».

«En cuanto a mi persona, he perdido a un amigo y a un excelente maestro. Hermano mío, descanse usted en paz. ¡Hasta la victoria siempre! ¡Viva la Revolución Cubana!», concluyó.

El presidente Salvador Sánchez Cerén, expresó que en su país recibieron con mucho dolor la noticia de la partida del Comandante en Jefe.

“Uno de los valores más preciados que nos enseñó Fidel fue la unidad. Ha sido un largo y victorioso camino el que hemos marchado juntos Cuba y El Salvador”.

“Fidel tuvo un especial aprecio y respeto por el pueblo salvadoreño. Lo conocí a través de Radio Rebelde. Escucharlo significó el despertar de la conciencia política. Era un hombre honesto (…) que nos ayudó en nuestra visión estratégica de la sociedad”.

La visión humana de Fidel tiene que ver mucho con la grandeza de su pueblo. Cuba es un ejemplo de lo que se puede lograr a favor del bienestar de la gente y además lograrlo a pesar del bloqueo de los Estados Unidos, añadió el mandatario centroamericano.

“Fidel vive en los corazones de millones de seres humanos que siguen su ejemplo por el bien de la humanidad. Desde su inmortalidad nos acompaña y guía en la construcción de un mundo mejor, que él demostró que sí es posible”.

“¡Muchas gracias Fidel, muchas gracias pueblo de Cuba!”, concluyó Sánchez Cerén.

El primer ministro de Grecia Alexis Tsipras dijo que desde aquí, la Plaza de la Revolución como corresponde a este gran revolucionario del siglo XX, despedimos a Fidel, a un símbolo de la resistencia que inspiró la lucha por la independencia, la justicia y la dignidad.

Despedimos al Fidel de los pobres, de los humildes, el de los que nunca se rinden, a nuestro Fidel, al Fidel que pertenece a todo el planeta, al Fidel que pertenece a toda la Historia.

Es un gran honor participar en este momento histórico en representación del pueblo griego, un pueblo muy cercano de los valores de los ideales que ustedes luchan. Porque al igual que el pueblo cubano, el pueblo griego no dejó de levantarse para reclamar su dignidad y sus derechos.

¡Libertad o muerte! fue el lema del lema de la Revolución griega, ¡Patria o muerte!, fue el lema de la Revolución de 1959. Siguiendo los pasos de Martí junto al Che Guevara Fidel logró que Cuba dejara de ser una dictadura más para convertirse en un ejemplo de dignidad y resistencia, dice.

Fidel le deja un legado a todos los pueblos porque creó las bases para una nueva era para la coexistencia regional. Fidel nos enseñó que el camino hacia la construcción del socialismo no está cubierto de rosas, está llena de dificultades.

Fidel ha fallecido pero siempre estará presente en la llama de los oprimidos que avivan la dignidad; en la fuerza de aquellos que luchan con pasión para reclamar lo imposible cambiando el curso de la historia.

¡Adiós Comandante; Hasta la victoria siempre!

Abdelkader Ben Salat, Presidente del Consejo de la Nación de Argelia. «Es para mí un gran honor presentar este mensaje de condolencia de uno de los hombres más grandes de nuestra era contemporánea: Fidel Castro», aseguró Abdelkader Ben Salat, Presidente del Consejo de la Nación de Argelia.

«Quisiera patentizar nuestra solidaridad y acompañamiento ante esta triste tragedia que los golpea hoy y también nos golpea a todos, añadió el representante del presidente de Argelia.

«¿Acaso existe mejor consuelo para el pueblo amigo de Cuba que esta expresión sincera y espontánea de todos los pueblos del planeta que hoy sufren su desaparición»?, se preguntó Ben Salat.

«El líder Fidel Castro vivió como un gigante y permanecerá después de su partida como una leyenda. Que descanse en paz, porque seguirá vivo en nuestros corazones y en nuestra memoria», concluyó.

Vicepresidente de China Li Yuanchao, vicepresidente de la República Popular de China, luego de saludar a las autoridades y al pueblo presente en la Plaza y de expresar sus condolencias, ratificó que Fidel es el gran líder del pueblo de Cuba y que realizó contribuciones históricas imperecederas para todo el mundo.

“Fidel Castro es un coloso de nuestra era, la historia y los pueblos le recordaran eternamente”, agrega.

Cuba fue el primer país latinoamericano que estableció relaciones diplomáticas con la República Popular China, país que recordará al Comandante por siempre. “En este amargo momento el corazón del pueblo chino late junto al del cubano”, dice.

“Su imagen gloriosa e increíbles hazañas quedarán por siempre en los anales de la historia. El mejor homenaje a Fidel será seguir su causa (…) Seguiremos junto a Cuba profundizando las relaciones entre ambos países. Juntos contribuiremos a la paz y desarrollo mundial”.

“¡Gloria eterna al gran compañero Fidel Castro!”, concluyó Li Yuanchao.

Nguyen Thi Kim Ngan, presidenta de la Asamblea Nacional de Vietnam, trajo «al hermano pueblo de Cuba y a los familiares de Fidel las más sinceras condolencias», y expresó que con su partida, el Partido, el Estado y el pueblo de Cuba han pedido a su líder histórico, en tanto los movimientos populares pierden a un firme, audaz y experimentado dirigente. Vietnam pierde, dijo, a un entrañable, querido y hermano combatiente.

La titular del Parlamento vietnamita también expresó la absoluta certeza de que los comunistas cubanos seguirán unidos bajo la conducción de su Partido que encabeza Raúl, y consumará el gran legado del pensamiento de Fidel, así como la construcción exitosa del socialismo en «su Cuba libre y hermosa».

Nguyen Thi Kim Ngan también recordó la frase del Comandante en Jefe que presidió las campañas cubanas de solidaridad con Vietnam en los tiempos de su guerra por repeler la agresión estadounidense. Nosotros, dijo, llevamos siempre grabada en el corazón la frase inmortal: «Por Vietnam, Cuba está dispuesta a dar hasta su propia sangre».

En este sagrado momento reafirmamos firme e invariable solidaridad combativa con los comunistas cubanos y el pueblo, expresó.

Tenemos plena confianza que el compañero Fidel vivirá eternamente en la justa causa de la Revolución del pueblo cubano y en los corazones de los pueblos del mundo.

Querido Fidel, ¡hasta siempre!; compañero, hermano entrañable, descansa en paz. ¡Viva Cuba!, ¡Viva Fidel!, concluyó.

Manid Ansar, Vicepresidente de la República Islámica de Irán. Trasmito el respeto, condolencias y consideración a los familiares y al pueblo de Cuba. Lo que hoy reúne en esta plaza a esta multitud de pueblo, a mandatarios y disímiles delegaciones es el homenaje a uno de los líderes revolucionarios más importantes de la actualidad.

Una persona cuyo nombre en el mundo es reconocido no solo por ser un luchador, sino por ser una persona que brindó su vida a la lucha por los oprimidos; por lo que su memoria quedará grabada en la historia de la humanidad.

A pesar de que este hombre no se encuentra entre nosotros, una multitud dará continuidad al camino iniciado por Fidel. La nación revolucionaria de Irán desde el comienzo de la Revolución Islámica estableció una relación con los ideales antimperialistas de Fidel. Hoy el gobierno y el pueblo de Irán también comparten la tristeza de tan destacada personalidad.

El presidente de la Duma Estatal de Rusia, Viacheslav Volodin, se unió a los altos representantes que rindieron tributo a Fidel en la Plaza de la Revolución.

Al intevenir frente a los cubanos, expresó en nombre de Vladimir Putin, presidente de la Federación de Rusia, y el pueblo de Rusia, las más sinceras condolencias, con motivo de la partida de Fidel Castro.

“Fidel Castro dedicó su vida a la lucha por la libertad”, recordó, y su vida ha representado el ejemplo de un verdadero patriota.

“Fidel, tu fuerza y fe han sido ejemplo para muchos países y pueblos del mundo en el hecho de elegir su camino soberano de desarrollo”

Valoró altamente el aporte de Fidel al establecimiento de las relaciones entre Cuba y Rusia, y resaltó que a pesar de las distancias y los problemas afrontados: “Hemos estado y estaremos unidos”.

“La causa del legendario Comandante siempre vivirá y la amistad entre Cuba y Rusia seguirá fortaleciéndose”, dijo.

“Gracias a él Cuba logro preservar lo más valioso que puede tener cualquier estado: su independencia”.

Su Alteza Emir Padre, Hamad Bin Jalifa Al-Thani, representante de Catar, intervino en la Plaza de la Revolución:

“Hemos asistido a las exequias de un militante firme que llegó a  todos los rincones del orbe.”

Fidel Castro fue un gigante por la lucha de liberación nacional. Inspiró a millones de seres humanos que vivían bajo el neocolonialismo. Ocupó un lugar cimero entre los grandes próceres del siglo XX y apoyó la causa de los pueblos árabes sobre todos la causa palestina, por lo que merece todo nuestro respeto.

Leí mucho acerca de lo que escribió Fidel, me impactó su obra. Luego lo conocí personalmente. Fidel Castro dejó su importara en su época y en su vida, su legado siempre será fuente de inspiración para esta generación y las generaciones futuras.

En este momento de tristeza hago llegar las más cálidas condolencias al pueblo cubano y a Raúl Castro.

Viktor Sheiman, enviado especial del Gobierno de Belarús, afirmó en el acto de masas en homenaje póstumo al Comandante en Jefe, en la habanera Plaza de la Revolución, que «con profundo dolor nos despedimos del Hombre Época, eminente líder de la Revolución Cubana, nuestro amigo Fidel».

El invencible Comandante fue principal inspirador de los hechos del siglo XX. Es enorme el aporte personal de este hombre a la salvaguarda de la justicia social, no solo en Cuba sino en el mundo, afirmó.

«Su propia vida y el legado espiritual del ferviente Comandante se convirtieron en referencia para muchos luchadores por la libertad de sus pueblos. Se guió por el principio de que vale más morir de pie que vivir de rodillas», continuó.

Sheiman dijo del líder cubano que «toda su vida heroica,  llena de hazañas y victorias, es un ejemplo de defensa de los ideales de libertad, igualdad y justicia social».

Igualmente, destacó que «valoramos el aporte de Fidel Castro a las relaciones amistosas entre nuestros estados» y recordó que el presidente Alexander Lukashenko ha reconocido que el luminoso nombre del audaz Comandante está escrito con letras de oro en la historia de las relaciones estratégicas entre Belarús y Cuba.

«Estoy seguro de que la obra inmortal del Comandante seguirá su histórico camino victorioso. Su legado será un símbolo de esperanza. Fidel no se fue, Fidel se quedó. La nítida imagen del invencible Comandante y su legado político permanecerán por siempre entre nosotros», sostuvo el enviado del Gobierno de Belarús.

Presidente de Bolivia, Evo Morales. Fidel puso a Cuba en el mapa del mundo.

Fidel derrotó en Naciones Unidas a los Estados Unidos. Fidel no solo garantizó educación y salud, sacó del analfabetismo a los pueblos del mundo y con la salud hizo milagros.

Fidel nos enseñó que el único camino de nuestro pueblo es la unidad y la integración.

Fidel no ha muerto porque las ideas no mueren.

Fidel no ha muerto porque la lucha no cesa. Fidel  está más vivo que nunca. Está vivo, vigilante, pensando en seguir la lucha, sembrando trincheras de esperanzas, trazando rutas.

Fidel no ha muerto. Fidel  está por encima de su propia vida, está instalado para siempre en la historia de la humanidad. América Latina y el mundo no se puede comprender en el siglo 20 sin Fidel y sin Cuba. Fidel y Cuba cambiaron el mundo.

Presidente de Namibia, Hage Geingob. ¿Cuál es el precio de la libertad? ¿Cuál es el precio de liberar una nación?, comenzó preguntando el mandatario y seguidamente agregó que la lucha de Fidel nunca fue para lucrar sino para beneficiar a los oprimidos «y por eso estamos aquí».

Como parte de nuestro homenaje, Namibia ha declarado tres días de duelo oficial por Fidel Castro. Cuba ayudó a Angola y a Namibia en la lucha contra el apartheid en Sudáfrica, resaltó. Los cubanos ofrendaron sus vidas allí. Después de la matanza de Cassinga fue el primer país que abrió escuelas para educar a nuestros sobrevivientes. La batalla de Cuito Cuanavale demuestra la convicción de Fidel en la defensa de los oprimidos, y esa batalla condujo a la liberación del África austral y Sudáfrica.

Fidel envió tropas a esa batalla, y la convirtió en un hito de la historia del África austral. El único interés que tenía Castro era la liberación de Namibia, a lo que dedicó muchos esfuerzos y recursos. Los cubanos no fueron a buscar oro. Solamente se llevaron de allí los restos mortales de compañeros caídos. Nunca olvidaremos a nuestros amigos. Nunca olvidaremos a Fidel. Fidel es nuestro amigo.

Recordamos a Fidel en nuestros libros de historia. Y los padres les ponen a sus hijos el nombre de Fidel. Lo recordamos a través de los médicos, enfermeras y personal de la salud que trabajan sin descanso en nuestro país. Tenemos que aprender de un hombre que vivió y murió según sus propios términos.

Presidente de México Enrique Peña Nieto. Esta tarde, en esta ocasión solemne, la identidad latinoamericana llama a evocar la memoria de un hombre que hizo historia, así inició su intervención el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, quien transmitió sus condolencias al pueblo y Gobierno cubanos.

Evocó la elección de Fidel, que escogió a México como el exilio, inspirado en Martí, para la epopeya del Granma. Fidel y Raúl encontraron protectores y simpatizantes en nuestro territorio que le brindaron protección. Fue así como se terminó de gestar la Revolución Cubana en nuestra tierra, indicó.

La misión que se trazaron fue construir un nuevo Gobierno que se guiara por los ideales de justicia, libertad e igualdad, dijo Peña Nieto. Cuba ha dado ejemplo de perseverancia. Fidel Castro fue el gestor de la Cuba revolucionaria, la figura más importante de la segunda mitad del siglo XX.

Destacó la hermandad entre Cuba y México. La lengua y cultura que compartimos nos recuerdan que tenemos la misma vocación latinoamericana, de una América Unida, Nuestra América, como también lo escribiera José Martí.

Por los lazos históricos que unen a nuestras naciones, y por lo que vivió en nuestro país, Fidel Castro quiso mucho a México, abundó el Presidente mexicano.

Peña Nieto se refirió al afecto que le profesase Fidel por México, cuando lo conoció en 2014, durante una visita oficial. Desde entonces, Cuba y México estamos construyendo una agenda amplia y moderna que se consolidó con la visita de Estado de Raúl Castro en noviembre pasado, y que hemos de consolidar.

México refrenda su amistad incondicional al pueblo cubano, afirmó.

Daniel Ortega Savedra, presidente de Nicaragua. ¿Dónde está Fidel?, pregunta el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, y la Plaza ruge: ¡Yo Soy Fidel!

Duele, claro que duele, prosigue el mandatario, ese tránsito a la inmortalidad. Fidel está en estos muchachos y muchachas, en esta juventud. Viene creciendo con los niños. Está en la conciencia y en el corazón de las mujeres cubanas, de los obreros, los agricultores, los técnicos y profesionales, científicos. Está en la conciencia de ese gigantesco capital humano que forjó con el pueblo de Cuba.

Año 1967, evoca Daniel, vine con el Frente Sandinista al 4to. Congreso de la Oclae. La gran sorpresa que no esperábamos: nos invitaron a esta Plaza. Nos sentaron en la tribuna, a pocos metros de Fidel. ¿Y quién acompañaba a Fidel en ese momento como invitado de honor? Salvador Allende, el presidente héroe de Nuestra América.

Hablaron ambos, continúa. Entonces, Fidel, que estaba más convencido que nadie que el camino para la liberación pasaba por la lucha armada revolucionaria, le estaba dando todo su apoyo a un luchador socialista: el doctor Salvador Allende, que estaba apostando en esos días más duros de la siembra, por la vía pacífica para la toma del poder.

Fidel no dudó en apoyarlo, subraya el Presidente de Nicaragua. Tiempos terribles. En ese largo período de dolor de Nuestra América en el siglo XX, donde todas las batallas que se venían librando hablaban del heroísmo, la combatividad y la dignidad de los pueblos.

Destacó Daniel cómo Fidel fundó la primera Revolución socialista de Nuestra América, a 90 millas de Estados Unidos. La batalla del pueblo de Cuba, con Fidel a la cabeza, fue para garantizar no solamente la sobrevivencia de la Revolución, sino el desarrollo económico social, cultural y deportivo del pueblo de Cuba, porque Fidel no dejaba un solo espacio descuidado.

Una batalla desigual. El Imperio invadiendo, intentando asesinarlo e imponiendo ese bloqueo criminal, que no es más que un crimen de lesa humanidad, que debería estar siendo juzgado por la famosa Corte Penal Internacional.

Fidel, defendiendo el derecho de Cuba a desarrollarse. En medio de la ley de la selva que impone el capitalismo salvaje, siguió promoviendo esos principios, con profundo espíritu humanista, para lograr que el paraíso se construyera aquí en la tierra.

Cuando prevalecen los valores, los principios y la conciencia, cuando se produce la transformación en ese hombre nuevo, se sientan las bases, como hizo Fidel. Hay camino que recorrer para completar esa obra, no solamente en Cuba, sino en todo el planeta, apuntó Ortega.

Batallando por el desarrollo de Cuba frente a las amenazas del Imperio y sus agresiones, prosiguió, Cuba dándose por entero a todos los pueblos del planeta, incluido el norteamericano. Fidel estableció ese principio cristiano, y recuerdo a Raúl, que cuando el huracán Juana entró a Nicaragua con una fuerza de 285 kilómetros por hora, destruyendo pueblos enteros, con la colaboración de Cuba, que tenía experiencia, desplazamos miles y miles de hermanos nicaragüenses en varias direcciones y esto evitó que hubiesen muertos.

Decíamos, se puede perder lo material, que luego se recupera, lo que no se debe perder es la vida. Eso lo logramos con la colaboración de los hermanos cubanos que nos envió Fidel. Luego de esos sucesos, llegó Raúl a Nicaragua para ayudarnos a reconstruir. No se me olvida que dijo en Managua: «Nosotros estamos para compartir el pan», destacó.

Esa es la esencia, los valores, la ética, la moral de Fidel. Es este pueblo, multiplicada luego en los pueblos de nuestro planeta. Hoy Fidel está más firme que nunca en el corazón de este pueblo y en el corazón de los pueblos del mundo, refirió Daniel.

Ortega realzó que Fidel supo traducir los cambios de los tiempos. Después de Cuba, fue Nicaragua la que hizo la Revolución, y fue Fidel, y Raúl y este pueblo el que también entró victorioso el 19 de julio de 1979. Fue la última revolución triunfante del siglo XX, acotó.

Rememoró que luego vino la desintegración de la Unión Soviética, un punto de balance en nuestro planeta frente a las amenazas expansionistas del imperialismo. Vino el Período Especial, y recuerdo que Fidel me invitó en 1991 a Santiago de Cuba. Vi que ahí no existía la palabra concesión, rendición, sino que se trataba de reafirmar este proyecto hermoso, solidario, socialista, y avanzar, como ha logrado hacer Cuba.

También hizo alusión al resurgimiento de la izquierda latinoamericana, donde Fidel fue artífice de esos momentos, junto al Comandante Hugo Chávez.


Nicolás Maduro Moros, Presidente de Venezuela. Esta es una noche gloriosa, de historia grande, de la Patria común, de la juventud, de las mujeres, de los militares, de amor fideliano. ¡Fidel, Fidel, que tiene Fidel, que los imperialistas no pueden con él!, dice el presidente bolivariano.

Ser hijo de Chávez, es asumir lo más grande que sentía nuestro Comandante, que se decía sentir hijo de Fidel Castro. Eso es lo más grande para él, que no había acabo de salir de la cárcel de la dignidad en 1994 y salió a saludar al Comandante de la dignidad de América Latina, el Comandante, Fidel Castro.

Chávez siempre dijo que la Revolución Bolivariana era hermana de sangre e ideas de la cubana. Hoy vinimos una delegación llena de esa carga y ese amor. Aquí están el hermano mayor de Chávez, Adán Chávez, y las dos hijas del Comandante.

¡Comandante, misión cumplida! Plena y espléndidamente cumplida. Hoy con tu partida Fidel, con tu cambio de paisaje –como dijera nuestro cantor Alí Primera- puedo entender lo que nos dijo a Evo y a mí cuando cumplía 88 años, y nos dijo: Maduro, Evo, yo los acompaño hasta los 90 años. Ya yo hice lo que tenía que hacer, ahora les toca a ustedes. Inobjetable: ahora nos toca a nosotros, y a nosotras. Es así Fidel.

El sobrecumplió su misión en esta tierra. Pocas vidas han sido tan completas y luminosas. No se va, como dicen ustedes, se queda invicto. Absuelto. Absolutamente absuelto por la historia. Ahora también comprendo otras lecciones suyas, que fueron publicadas en el 2007 bajo el título «Reflexiones del compañero Fidel», sobre el valor de la conciencia y su capacidad de prevalecer por encima de los instintos para potenciar cambios. Fidel siempre estuvo seguro de su propia conciencia, y de esa seguridad venía su coraje histórico, su valentía a toda prueba.

Hijo de Venezuela, Fidel, la gratitud nos es tan debida como la admiración. Porque en los golpes más duros, los golpes de estado, los intentos de asesinato… sin el apoyo de la Revolución cubana y su inmensa capacidad de solidaridad hubiese sido más duro el camino de nuestra joven revolución.

Fidel vivía inmerso en una inmensa connotación poeta. Y no tiene nada de raro que la fecha de su partida coincida con la de aquel 25 de noviembre de 1956 en que partían en el yate Granma, y en el íbamos ya todos nosotros. Esto no es mera casualidad. Creo que es causalidad. Hay que volver a Tuxpan, hay que volver de nuevo al Granma, hay que volver de nuevo, Raúl, a bordo del Granma cuando los caminos lo ameriten. Fidel ha zarpado de nuevo.

Ahora comprendo que mi destino no era venir al mundo para descansar al final de mi vida, decía Fidel, y lo sabemos Comandante, porque como Bolívar, como el Che, como Martí como Chávez, usted pertenece al linaje de los que se quedan velando. Al cumplir sus 80 años, nuestro Comandate Hugo Chávez, le escribió una carta que usted apreciaba considerablemente. Cito la carta: «En verdad es gracias a tu ejemplo, Fidel, de dignidad y coraje, que la historia ha agrandado tus portones…». Esos portones solo pueden abrir la gratitud de los pueblos y la memoria de millones de hombres y mujeres.

Pueblo de Cuba, con Martí, decimos «la vida humana sería una invención repugnante si estuviera limitada a la vida en la tierra». Aspiramos a volver a ver la sonrisa de estos gigantes: Fidel Castro y Hugo Chávez. Se cumple también cumplida, otra frase de Martí, «la muerte no es verdad cuando se ha cumplido bien la obra de la vida». Misión cumplida, Comandante.


Presidente Raúl Castro Ruz. Deseo manifestar ahora, en nombre de nuestro pueblo, Partido y Gobierno, sincera gratitud por su presencia en este acto, expresa Raúl a los visitantes que nos acompañan, aseveró el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros al dirigirse a los presentes, por las extraordinarias palabras y las innumerables muestras de solidaridad que hemos recibido.

Fidel consagró toda su vida a la solidaridad, continuó. Encabezó una Revolución Socialista de los humildes, por los humildes y para los humildes, que se convirtió en un símbolo de la lucha antimperialista, anticolonialista y antiapartheid por la liberación de los pueblos.

Evocó la concentración campesina del 26 de julio de 1959, donde vibraron las palabras de Fidel en esa misma Plaza, y fue como cruzar el Rubicón, y desató la condena a muerte de la Revolución. “Aquí Fidel ratificó que la Reforma Agraria va, y la hicimos. 57 años después estamos honrando a quien la concibió y encabezó”.

En este lugar, votamos junto a él la Primera y la Segunda Declaración de La Habana de 1960 y 1962, respectivamente. Frente a las agresiones apoyadas por la Organización de Estados Americanos, Fidel proclamó que detrás de la Patria, de la bandera libre, de la Revolución Redentora, hay un pueblo digno, dispuesto a defender su independencia y el común destino de América Latina liberada.

Estaba junto a Fidel en el edificio que hoy ocupa el Minfar, rememoró, cuando escuchamos la explosión del barco francés La Coubre, que traía las primeras y únicas armas que pudimos comprar en Europa, y partimos desde aquí al muelle, porque ya sabíamos que solo esa explosión podía originarse desde allí, para socorrer a las víctimas, cuando minutos después de nuestra llegada se produjo, como trampa mortal, una segunda explosión. Entre ambas causaron 101 muertos y numerosos heridos.

Aquí, con él, se hizo la Declaración de Cuba como territorio libre de analfabetismo en diciembre de 1961, al terminar la Campaña de Alfabetización, protagonizada por más de 250 000 maestros y estudiantes, que no se detuvo; mientras ese mismo año los veteranos del Ejército Rebelde y las nacientes Milicias Nacionales Revolucionarias combatieron en Girón y lucharon contra los bandidos en las montañas de Cuba que, entre otras muchas fechorías, asesinaron a diez jóvenes alfabetizadores, dijo Raúl. Se venció en Girón y se cumplió con la Alfabetización de todo el país, para consagrar, como dijo entonces Fidel, que los jóvenes tienen el porvenir en sus manos.

Con profunda emoción, prosiguió, aquí mismo escuchamos al Comandante en Jefe en esta Plaza, en la velada solemne de octubre de 1967 para rendir tributo al inolvidable Comandante Che Guevara, y regresamos a ella, 30 años después, durante la etapa más dura del Período Especial, para comprometernos ante sus restos, que seguiremos su ejemplo inmortal. Estremecidos e indignados asistimos a la despedida de duelo de las 73 personas asesinadas por el terrorismo de Estado, una vez más, en la voladura del avión de Cubana de Aviación en Barbados, entre ellas los jóvenes ganadores de todas las medallas de oro en el 4to. Campeonato Centroamericano de Esgrima. En esa ocasión, repetimos con él, que cuando un pueblo enérgico y viril llora, ¡la injusticia tiembla!

Es esta la Plaza de importantes marchas del 1ro. de mayo en la capital. En 1996, contra el bloqueo y la Ley Helms-Burton, que aún se mantiene. Del enorme desfile de 1999 y de la tribuna abierta de la juventud, los estudiantes y los trabajadores del 2000, donde Fidel expuso su concepto de Revolución, que en estos días millones de cubanos hacen suyo con su firma en un acto de voluntad sagrado.

Es este el lugar a donde hemos acudido para respaldar los acuerdos de nuestros Congresos del Partido Comunista de Cuba. En ese mismo espíritu, ha venido en estos días el pueblo, con una gran participación de los jóvenes, a rendir emocionado tributo y a jurar lealtad a las ideas y la obra del Comandante en Jefe de la Revolución Cubana.

Querido Fidel, junto al monumento de José Martí, Héroe Nacional y autor intelectual del asalto al Cuartel Moncada, donde nos hemos reunido durante más de medio siglo en momentos de extraordinario dolor, para honrar a nuestros mártires, proclamar nuestros ideales, reverenciar nuestros símbolos y consultar al pueblo trascendentales decisiones, precisamente aquí, donde conmemoramos nuestras victorias, te decimos, junto a nuestro abnegado, combativo y heroico pueblo: ¡HASTA LA VICTORIA SIEMPRE!

Fuentes: PL, Granma, Juventud Rebelde y Cubadebate
Publicar un comentario