Cuba-US: un Déjà vu y pasos cortos de Obama

Norelys Morales Aguilera.─ Ya hace varios años se tiene un Déjà vu con la aplastante derrota de Estados Unidos frente a la Asamblea General de la ONU, cuando es sometida a votación la resolución “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero por los Estados Unidos de América contra Cuba”.

El próximo 26 de octubre se volverá al presenciar a quien represente la diplomacia norteamericana, justificando el injustificado bloqueo que ellos llaman embargo.

Pero, este año se añade un golpe de efecto del presidente Barack Obama, quien este 14 de octubre, a pocos días de una muestra inequívoca de rechazo universal, emitió una directiva presidencial con el propósito de consolidar los cambios adoptados con Cuba y “hacer irreversible la nueva política” hacia la Isla, según dijo.

En esencia, las nuevas medidas implementadas por la directiva presidencial, dan facilidades para proyectos conjuntos de investigación médica y la importación en territorio estadounidense de fármacos producidos en Cuba.

Al mismo tiempo, los viajeros norteamericanos comprendidos dentro de las 12 categorías autorizadas a viajar a la Isla podrán importar sin límites, para uso personal, tabaco y ron cubano en sus equipajes.

En el sector agrícola, Estados Unidos podrá exportar artículos como pesticidas o tractores, transacciones en las cuales ya no será necesario el pago en efectivo o por adelantado.

Asimismo, que se levanta la restricción que impedía a ciertos buques extranjeros que habían tocado puerto cubano entrar en territorio norteamericano para propósitos de carga o descarga en un periodo de 180 días, algo que está impidiendo el traslado de ayuda solidaria del Programa Mundial de Alimentos, para los damnificados cubanos por el huracán Matthew.

El Departamento del Tesoro también divulgó que se podrán otorgar becas para la investigación científica y las actividades religiosas.

Pasos, pero cortos

En la práctica resulta que en todo lo ordenado por Obama en cuatro paquetes de medidas precedentes, no se aplican o aplican parcialmente por la propia vigencia del bloqueo, como la autorización de créditos privados y del uso del dólar, o el reconocimiento al papel de la empresa estatal cubana en el comercio bilateral, como destacan varios analistas cubanos.

La llamada gran prensa norteamericana ha visto en las últimas medidas, como el cambio más notable para los estadounidenses, la remoción de la prohibición de cinco décadas a la importación de ron y cigarros cubanos. Mientras los periodicuchos propagandísticos contrarrevolucionarios se alinearon inmediatamente en afirmar que beneficia “al gobierno cubano”, obviando, desde luego al pueblo a quien va dirigida la agresión.

Por su parte, la consejera de Seguridad Nacional de la administración Obama, Susan Rice, en conferencia académica este propio 14 de octubre, en el Wilson Center (Washington D. C.)  afirmó, que la dura realidad es que el bloqueo falló y, pidió al Congreso eliminar esa estrategia de más de medio siglo.

Lo mismo que ha hecho el presidente, trasladando el grueso del asunto al Congreso, mientras de las 13 prerrogativas presidenciales de que dispone, solo ha utilizado cuatro. Son pasos cortos a pesar de la audacia de cambiar lo que para ellos no funcionó. Y, hay una razón, que no explican los medios hegemónicos, ni les importa lo realmente sustantivo para el pueblo cubano.

Al presentar una Directiva Presidencial de 12 páginas, Obama anunció un "enfoque amplio" de su gobierno para promover el acercamiento con Cuba, con el que se propone hacer que "la apertura hacia Cuba sea irreversible" y, en la que afirma que "no buscaremos un cambio de régimen" en la isla.

Pero, hay un sutil desmentido, en el comunicado del secretario del Tesoro, Jacob J. Lew, que sigue las instrucciones del Presidente, donde dice que es por la “libertad económica del pueblo cubano” (Enhanced contact with the United States is key to advancing political and economic freedom for the Cuban people.), así como que, buscan ayudar a promover la independencia de los cubanos de sus autoridades (…to help promote their independence from Cuban authorities.) Todo un contrasentido que lleva el tufo de mantener la subversión para un “cambio de régimen” en la Isla.

En resumidas cuentas, si las nuevas medidas no llegan a buen puerto como otras, el pueblo de Cuba está siendo víctima de un bloqueo, que es una guerra, digan lo que digan, pues no hay bloqueo que no sea una medida de fuerza, una agresión, cosa que no obviarán cientos de naciones en la votación que se avecina en la ONU, para reiterar el aislamiento de Estados Unidos con su política agresiva.

http://www.cubahora.cu/politica/cuba-us-un-deja-vu-y-pasos-cortos-de-obama