Campaña mediática truculenta contra la paz en Colombia

Norelys Morales Aguilera.─ Antes de ser revelados detalles de la campaña truculenta y tergiversadora contra el Sí a la Paz en Colombia, el  sitio www.investigaction.net, entrevistó a al periodista colombiano Julián Cortés, quien  indicaba que fue determinante la propaganda de guerra permanente al proceso de paz, principalmente del canal RCN, así como el eco que de esta hicieron algunas congregaciones cristianas, al difundir mentiras contra el acuerdo de la Habana.

El analista indicó que la campaña mediática preparó un discurso bastante populista diseñado en los laboratorios de propaganda de guerra del uribismo que caló en lo más profundo de la sociedad fuertemente creyente. Pudo más ese discurso de odio y homofobia que el discurso del perdón y el amor al prójimo.

Uno de los ejemplos al respecto, que desinformaba y atemorizaba fue que la inclusión de la perspectiva de género en los acuerdos llevó a sectores retardatarios de ambas religiones, católicos y protestantes, a afirmar que Colombia se estaría homosexualizando con la implementación de los acuerdos.

El comunicador Julián Cortés afirmó que tales manipulaciones y tergiversaciones mediáticas vienen de muchos años atrás, cuando se remachó las FARC eran el principal problema de Colombia, campaña de la que Santos como ex ministro de defensa, fue también promotor y que paradójicamente ahora se le volvió en contra al poner en consideración el proceso de paz a una sociedad que él ayudo a manipular en contra de las FARC.

Cortés ejemplificó sobre la desinformación con alguien que le decía que cómo era posible que “esos secuestradores” pudieran tomar una silla en el Congreso mientras no han entregado todos sus secuestrados. Y, sin embargo, hace más de dos años las FARC entregó a todos quienes tenían en su poder y se comprometió a no hacer más retenciones y así lo ha venido cumpliendo.

Puntos de la estrategia mediática truculenta y tergiversadora

A las contundentes aseveraciones del periodista Julián Cortés, se ha sumado el gran escándalo por los revelaciones del gerente de la campaña por el No al paz en Colombia, el exsenador Juan Carlos Vélez, quien el miércoles afirmó en entrevista a La República de Colombia, que la estrategia se basó en dejar de lado la explicación de los acuerdos y se enfocaron en generar indignación en las personas para que la “gente saliera a votar verraca”.

Descubrimos el poder viral de las redes sociales. Por ejemplo, en una visita a Apartadó, Antioquia, un concejal me pasó una imagen de Santos y ‘Timochenko’ con un mensaje de por qué se le iba a dar dinero a los guerrilleros si el país estaba “en la olla”. Yo la publiqué en mi Facebook y al sábado pasado tenía 130.000 compartidos con  un alcance de seis millones de personas.

Hicimos una etapa inicial de activar toda la estructura del Centro Democrático, partido del ex presidente Álvaro Uribe Vélez, en las regiones repartiendo volantes en las ciudades. Unos estrategas de Panamá y Brasil nos dijeron que la estrategia  era dejar de explicar los acuerdos para centrar el mensaje en la indignación. 

En emisoras de estratos medios y altos nos basamos en la no impunidad, la elegibilidad y la reforma tributaria, mientras en las emisoras de estratos bajos nos enfocamos en subsidios. 

En cuanto al segmento en cada región utilizamos sus respectivos acentos.  En la Costa individualizamos el mensaje de que nos íbamos a convertir en Venezuela.  Y aquí el No ganó sin pagar un peso.

En ocho municipios del Cauca pasamos propaganda  por radio la noche del sábado centrada en víctimas.

El gerente de la campaña precisó que el partido Centro Democrático y la corporación ‘La paz es de todos’ lograron recaudar mil 300 millones de dólares “principalmente de 30 empresas y 30 personas naturales”. Entre ellas la Organización Ardila Lülle, Grupo Bolívar, Grupo Uribe, Colombiana de Comercio (dueños de Alkosto) y Codiscos.

Inmediatamente Uribe Velez en un comunicado del partido desautorizó las declaraciones del jefe de campaña. Hay otras reacciones y acciones en curso como las de la Red de Veedurías Ciudadanas que interpuso una queja ante el Consejo Nacional Electoral para que se investigue sobre las posibles irregularidades que se pudieron haber presentado en la campaña.

Comentarios