23/8/15

Dirigente del partido Syriza: "Tsipras no respetó el NO"

Katerina Sergidou (Syriza)
A la todavía dirigente de Syriza Katerina Sergidoy (Atenas, 1982) la dimisión de Alexis Tsipras y la convocatoria de elecciones anticipadas la pillaron en España. Concretamente, en la Universidad de Verano de Anticapitalistas que el movimiento, integrado en Podemos, celebró hasta este sábado en la sierra segoviana y donde ha coincidido con dirigentes como Teresa Rodríguez o Miguel Urbán, entre otros.

Sergidou atiendió al eldiario.es por teléfono en un fluido castellano para explicar la situación actual en Grecia, que aparece en la entrevista "El sistema quiere que sea Tsipras quien aplique el rescate en Grecia". Una palabra domina el relato: memorándum. La letra pequeña del tercer rescate a Grecia, el acuerdo que firmó Tsipras y que rechaza la Plataforma de Izquierdas, una de las patas de Syriza y cuyos representantes en el Parlamento han decidido montar un grupo parlamentario propio y denominarlo Unidad Popular.

Asegura que Syriza todavía no se ha partido y que no se ha producido ninguna escisión. Todavía, porque la ruptura se da por segura. "Esto puede cambiar en los próximos días. Hoy todavía soy la secretaria del comité coordinador de Syriza en Atenas", apunta.

¿Cuándo se decidirá el futuro de Syriza?

Esta semana habrá diversos procesos internos: asambleas, comité central, etcétera. Primero vamos a dar la batalla interna en Syriza y si en los próximos días Tsipras mantiene el control de la mayoría en los órganos, quizá nos expulsen. Pero todavía no sabemos qué va a hacer él ni el resto de dirigentes.

¿Qué cree que pasará en estas reuniones?

Si no podemos convencer a nuestros compañeros de Syriza de que la decisión de Tsipras [de aceptar el acuerdo] no es buena, si no podemos convencerles de que apoyen reorientar las políticas, se creará un nuevo partido.

¿Cuál será el objetivo de ese nuevo partido?

Unidad Popular (nombre que ha adoptado el sector crítico de Syriza) quiere recoger el 'oxi' (no) valiente del pueblo griego y representar a toda la gente que ha rechazado el memorándum, que ha luchado durante los últimos cuatro años contra la 'troika', la policía y los gobiernos. Vamos a pedir a todos los sindicatos, a toda la izquierda y a todo el pueblo que apoyen la nueva fuerza para que continúe la resistencia en Grecia y para que la izquierda europea tenga una referencia en nuestro país.

¿Qué ha llevado a Alexis Tsipras a dimitir y convocar elecciones anticipadas?

Las elecciones tienen dos objetivos: la ratificación del memorándum por parte del pueblo griego y eliminar a la oposición interna. El sistema quiere que sea él quien aplique el rescate. Alexis Tsipras ha sido el elegido por el sistema europeo para aplicar un memorándum muy duro, el peor que existe. El grupo parlamentario de Unidad Popular será el tercero en tamaño en el Parlamento y relegará a la cuarta plaza a Amanecer Dorado. Sin elecciones, Tsipras tendría una oposición muy grande en el Parlamento.

¿Por qué han optado por formar grupo propio?

Tsipras había anunciado la convocatoria de un congreso de Syriza para decidir democráticamente si aceptábamos o no el memorándum y si se convocaban elecciones. Él ha decidido caminar sin el partido, dirigirse directamente al pueblo y colaborar con los socios europeos.

¿Cree que Tsipras temía que no pudiera sacar adelante en los órganos de Syriza el memorándum y por eso adelanta las elecciones?

Hay muchos compañeros en Syriza que no forman parte de la Plataforma de Izquierdas pero que entienden que Syriza no puede convertirse tan rápidamente. Si ahora se celebrara un congreso, se rechazaría el memorándum. Igual que lo hizo la sociedad griega cuando votó 'no' en el referéndum.

Después de que Tsipras aceptara el tercer rescate, uno de los líderes de la Plataforma de Izquierdas dijo que votarían en contra pero que se mantendría el apoyo al Gobierno de Syriza. ¿Qué ha pasado desde entonces?

Lo que [Panagiotis] Lafazanis quería expresar es que no se nos puede hacer responsables de la caída del Gobierno. El argumento de Tsipras era que si votábamos no al rescate, el Gobierno caería, pero el único responsable es Alexis, que no respetó las decisiones de los órganos de Syriza ni del pueblo. Aunque los medios usaron esta frase para señalar contradicciones internas, lo importante es que nuestros diputados votaron no en todas las ocasiones. Por eso Tsipras quiere limpiar el grupo parlamentario.

Hace dos días un asesor de Tsipras [Stavros Karagkounis] también utilizó la expresión "limpiar", en referencia a los miembros de la Plataforma de Izquierdas. ¿Se sienten víctimas de una purga?

Primero quiero aclarar que Alexis Tsipras no es un traidor, pero ha entrado en un camino sin retorno. Tenía buenas intenciones, pero cuando eliges el camino del memorándum y de Bruselas no puedes hacerlo en un partido democrático. El cambio de programa de Syriza necesita un partido distinto, que sea obediente y que no discuta. Ya en los últimos meses habíamos pedido más democracia interna, con más debates y un mayor papel de los órganos. Algunos en Syriza dicen que vamos contra el partido, pero en realidad son ellos los que van contra las decisiones del partido.

Las encuestas aseguran que la mayoría de los griegos está en contra de que el país abandone el euro. ¿Tenía alternativa Tsipras al tercer rescate? ¿Se podía rechazar el memorándum y a la vez permanecer en la moneda única?

El resultado del referéndum tiene más peso que todas las encuestas del mundo. Y el resultado fue no en una situación de terror, donde los patrones decían a los trabajadores que si votaban  no, iban a despedirles, y con los medios y la derecha asegurando que votar  no era votar contra el euro. Cuando la gente votó, tenía en mente que el  no significaba la ruptura.

El Gobierno no es que no aplicara el 'plan B', es que ni siquiera aplicó el 'plan A', que implicaba no hacer ningún sacrificio por el euro. Esto no significaba la ruptura inmediata, pero suponía que si en un 'impasse' de las negociaciones daban a elegir entre las necesidades de la gente y el euro, eligiese las necesidades de la gente pasase lo que pasase.

Entonces, ¿cree que Tsipras pensaba que iba a perder el referéndum y así poder aceptar el memorándum?

Tsipras tomó una buena decisión porque permitiría desbloquear la negociación, pero no pudo seguir hasta el final la vía alternativa. El problema es que Tsipras tenía un límite: romper con Europa. Yo no sé si Tsipras quería que saliera el sí, pero sí sé que no respetó el no.

¿Tsipras está en condiciones de revalidar su triunfo si finalmente Unidad Popular se presenta por separado?

El memorándum todavía no se está aplicando. La gente aún no entiende que el memorándum implica que la 'troika' va a decidir sobre nuestras vidas. Ahora es el mejor momento para Tsipras para hacer las elecciones y por eso ha elegido este momento. Si tiene el apoyo de todo el sistema, de todos los medios y de toda Europa, es muy probable que gane.

¿Y qué expectativas tendrían ustedes?

Lo primero, entrar en el Parlamento. Y además construir una unidad popular que no deje en paz a la troika, que organice la desobediencia en las calles, en las instituciones y en todos los lugares para llevar el 'oxi', el no, hasta el final.

¿No temen que una división de Syriza devuelva a Nueva Democracia al poder?

Lo más probable es que el sistema presione mucho a Tsipras para que busque una coalición de unidad nacional en el Parlamento, una posibilidad que ya se abrió cuando decidió aplicar el memorándum e ignorar el mandato del pueblo. Lo que me preocupa es que un Gobierno de 'izquierdas', entre comillas, aplique el memorándum, porque habla mal de la izquierda. Esto es lo que me da miedo. Pero si en el Parlamento y en la sociedad hay una fuerza que dice no, no tenemos que tener miedo de nada ni nadie. La puerta a un Gobierno realmente de izquierdas está abierta en Grecia.

¿Y ve posible que Amanecer Dorado continúe aumentando sus apoyos?

Creo que por ahora no. El peligro existe pero, aunque han tratado de recoger la decepción de la gente, no es la hora de Amanecer Dorado. Creo que la gente prefiere una izquierda fuerte y por eso creo que nos van a apoyar en las próximas elecciones.

¿Qué programa llevarán a esas elecciones?

El programa de Syriza. Eso significa decir no a los memorándum y a hacer ningún sacrificio por el euro. Significa detener los pagos de la deuda, cambiar los dirigentes de los bancos, renunciar a las privatizaciones, etcétera.

¿Estará recogida explícitamente la salida del euro en el programa?

Por ahora no tenemos un programa concreto. Pero para nosotros lo fundamental no es elegir moneda, sino la voluntad política de ayudar a la gente. La moneda es una herramienta. Pero la gente sí tiene que saber que estarán encima de la mesa todas las opciones. Y una opción es la salida del euro.

Lafazanis ha llamado a crear una gran coalición y ha hecho un llamamiento expreso al KKE para que se una. ¿Cree que el partido comunista lo aceptará?

Nos gustaría mucho tener una gran coalición de izquierdas y nos vamos a dirigir no solo a los líderes del KKE, sino a las bases, que votaron no en el referéndum. Durante los últimos años el KKE ha demostrado que no tiene interés en colaborar con otras fuerzas de izquierdas, pero esperamos que su gente presione y acepte el llamamiento.

En un hipotético escenario en el que el partido Unidad Popular fuera fundamental para que Tsipras forme gobierno. ¿Qué condiciones exigirían?

Este escenario no podemos preverlo. Sí puedo decir que no apoyaremos un Gobierno que aplique el memorándum. La prioridad no es buscar la manera de tener una voz en el Gobierno, pero si esa fuera la intención, seguiríamos con Syriza en el Parlamento. Lo que queremos es ser la voz del pueblo que dijo no.

Una de las figuras más relevantes del partido y pieza clave de la negociación con Europa, Yanis Varufakis, todavía no se ha pronunciado sobre su permanencia en Syriza. ¿Usted tiene alguna idea de qué hará?

No sé ahora mismo qué va a hacer. Lo que sí sé es que Varufakis es economista y él dice que el memorándum no se puede aplicar.

Las dos fuerzas de referencia de Syriza en España, Podemos e IU, han mostrado su apoyo a Tsipras. Usted ha estado estos días en España, ¿qué sensación tiene?

Para nosotros, el internacionalismo es fundamental. Nosotros nos dirigiremos al pueblo del Estado español, que durante estos meses tanto nos ha apoyado, sobre todo en la semana del referéndum. Queremos agradecer su apoyo y creemos que apoyarán un movimiento antimemorándum y radical como el que pondremos en marcha.

No he leído las declaraciones de los dirigentes de IU y Podemos, pero para mí lo importante es que hay muchas opiniones y visiones en ambos partidos. Estos días he estado en España para participar en la Universidad de Verano de Anticapitalistas. Allí la solidaridad con el pueblo griego que ha dicho no ha sido enorme. Espero que estos partidos, que son partidos radicales y de la gente y que han dicho, especialmente Podemos, que se dirigen al 99% de la sociedad, nos apoyen.

Publicar un comentario