22/7/15

Havana Club es marca cubana y el robo terminará

Norelys Morales Aguilera.-- Cuba instó el pasado 20 de julio a Estados Unidos a adecuar la legislación que ilegalmente ampara el robo de la marca de ron Havana Club.

Lo hizo Carlos Fidel Martín, encargado de Negocios de la Misión Permanente de la isla ante los Organismos Internacionales en Ginebra, al intervenir ante el Órgano de Solución de Diferencias (OSD) de la Organización Mundial del Comercio (OMC), informó PL.

Trece años después de que se adoptaran por el OSD las resoluciones con respecto al diferendo "Estados Unidos - Artículo 211 de la Ley Ómnibus de Asignaciones de 1998", se mantiene intacta esta legislación.

La misma contraviene preceptos del acuerdo sobre propiedad intelectual de la OMC y del Convenio de París para la Protección de la Propiedad Industrial, explicó Martín.

Expresó que de manera injustificada e innecesaria, los Estados Unidos han ignorado las recomendaciones y resoluciones del OSD.

La compañía Bacardí se mantiene des­de 1997 comercializando de ma­nera ilegal en territorio estadounidense, un ron que no se produce en Cuba, utilizando la reconocida mar­ca de ron cubano. Esta empresa ha dedicado cuantiosos fondos en lobbystas para aprobar leyes contra Cuba.

En el 2000 se estableció en la OMC la reclamación presentada por la Comunidad Europea en representación de los intereses de la empresa mixta cu­bano-francesa Havana Club Hol­din­gs.

Como resultado del proceso, ese Órgano constató que la Sección 211 infringía diferentes disposiciones establecidas en el Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio y en el Convenio de París para la Protección de la Propiedad Industrial, añadió.

El OSD solicitó que Estados Unidos reformara su legislación, acorde con las obligaciones jurídicas que imponen los mencionados Acuer­dos. A pesar de ello, se mantiene intacta y vigente la Sección 211, han denunciado diplomáticos cubanos.

La empresa mixta cubano-francesa ha continuado en vano sus acciones legales ante las correspondientes instancias judiciales estadounidenses. Hasta el momento prevalece la negativa de conceder a su titular original, la licencia para renovar la marca de ron Havana Club.

BACARDÍ ENTRE LOS LOBBYSTAS DEL BLOQUEO

Accionistas de Bacardí han sido durante años importantes donantes de fondos para las campañas de legisladores de EEUU, tanto demócratas como republicanos. La condición para sus donaciones: que aquellos impulsaran después leyes contra el Gobierno cubano.

Los abogados de Bacardí redactaron una buena parte de la  "Ley para la libertad y la solidaridad democrática cubana" conocida como Helms-Burton, que refuerza el bloqueo a Cuba y aleja mediante fuertes sanciones a inversores en la Isla. El senador William Dengue declaró que la norma debió haber ido bautizada como Ley Helms-Bacardí.

En los años 90, Ron Bacardí sufrió un duro embate comercial por la irrupción en el mercado mundial del ron cubano Havana Club. Bacardí, entonces, inició la batalla legal para apoderarse de la marca Habana Club, perteneciente a un consorcio mixto entre el Estado cubano y la multinacional francesa Pernod-Ricard.

Aunque fuera de EEUU ningún tribunal le ha dado la razón, en EEUU Bacardí ha conseguido comercializar un falso Ron Havana Club, sin relación alguna con el original cubano.

Y es que, ya en 1999, violando toda norma internacional, Bacardí había conseguido la aprobación de la llamada Sección 211, por la que los tribunales de EEUU no pueden reconocer –a ninguna empresa cubana o de otro país- marcas o patentes relacionadas con empresas que en su día fueron nacionalizadas por la Revolución.

Así se ha creado el nudo gordiano del bloqueo contra Cuba, que medios e ignorantes llaman embargo. Y si vamos a tener relaciones de buenos vecinos el robo y el abuso deben terminar.
Publicar un comentario