28/4/15

Para leer un informe del Pentágono “favorable” a Cuba

John Bolton entrevistado en el restaurante Barley House
de Concord donde escogió sentarse delante de una foto de
Teddy Roosevelt agitando su sombrero. @AmbJohnBolton
Jorge Wejebe Cobo.-- Según una anécdota el presidente Bush exultante por sus éxitos por la invasión a Afganistán e Irak preguntó a uno de sus colaboradores más cercanos si la próxima en la lista podía ser Cuba.

Al parecer el entonces subsecretario de Estado para el Control de Armas y Seguridad Internacional el neoconservador John Bolton quien coincidiría con el deseo o el chiste del mandatario, se dedicó con frenesí a acusar oficialmente a Cuba en el 2002 de ser arsenal de armas bacteriológicas del terrorismo mundial, la misma imputación realizada a Irak para justificar la invasión en el 2003, sin que hasta nuestros días hayan aparecido en su territorio la menor prueba de tal acusación.

Pero, para darle cuerpo a la traslación cubana de la imputación, Bolton no se detuvo en criticar al Pentágono y su órgano de inteligencia DIA (Defense Intelligence Agency) de ser blandos en sus apreciaciones sobre la Isla, al descartarla como peligro a la Seguridad Nacional de EE.UU. [1]
Enarbolaba como carta de triunfo frente a los militares, la detención en septiembre de 2001 de la analista principal de la DIA, Ana Belen Montes, por trasladar información al gobierno cubano y la cual según él, fue la responsable de plantar una matriz benigna en las apreciaciones de inteligencia sobre las supuestas capacidades letales del ejército cubano.

Consideró que Ana Belen Montes, quien supervisó y dirigió la elaboración del análisis “La Amenaza Cubana a la Seguridad Nacional de Estados Unidos” (The Cuban Threattothe U.S. National Security) realmente perseguía engañar al legislativo sobre los supuestos planes terroristas de Cuba. En 1997 el Departamento de Defensa preparó dicho informe entre Agencia Central de Inteligencia (CIA), el Buró de Investigación e Inteligencia del Departamento de Estado, la Agencia de Seguridad Nacional (espionaje electrónico y del ciberespacio) y el Centro de Inteligencia Conjunto del Comando Sur para presentarlo ante el Comité de Inteligencia del Senado.

Ana Belen Montes nacida en 1957 era analista superior (senior analyst) sobre temas cubanos en la Agencia de Inteligencia de la DIA y fue juzgada en 2002 bajo la acusación de espionaje a favor de Cuba. Reconoció sus cargos, no se arrepintió de según ella, de ayudar a la Isla para defenderse de la política agresiva de su país y fue condenada a 25 años de cárcel. [2]

En el documento de la DIA se opina que la capacidad militar convencional de Cuba había sufrido un serio deterioro por la desaparición de la ayuda militar de la antigua URSS y aseguran esas conclusiones con datos recolectados sobre la disminución de los efectivos de las fuerzas aéreas, navales y el ejército de tierra, lo que excluía de su análisis a las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) como amenaza a la Seguridad Nacional de EEUU por ser incapaz de organizar acciones ofensivas contra su vecino o países aliados de EEUU.

Para llegar a estas apreciaciones Ana Belen en realidad no requeriría mucha ayuda de los cubanos. La estrategia militar de la Isla siempre fue defensiva y desde inicio de los años de 1980 se perfeccionó con la doctrina de La Guerra de Todo el Pueblo, hecha pública y proclamada reiteradamente por la Dirección Cubana como única disuasión frente a su potencial agresores que en una embestida pagarían un alto precio en vidas de soldados. [3]

Pero al parecer en los cabildeos políticos en el Senado o dentro de la propia comunidad de inteligencia, con fuerte influencia de la derecha cubano americana, se adosó al informe dos acápites que aunque no cambiaban sus conclusiones generales, permitían un asidero de la propaganda contra Cuba en la creación de condiciones para amoldar a la opinión pública norteamericana e internacional para una agresión a la Isla e incrementar aún más el bloqueo.

En este sentido se especulaba, sin prueba alguna, ni información, que los sistemas de inteligencia y contrainteligencia dirigidos hacia Estados Unidos sufrieron poca reducción y que Cuba compartía inteligencia con otros países, incluyendo adversarios de Estados Unidos.

Otra sección del documento titulada “Amenaza de Guerra Bacteriológica” recoge que “las actuales instalaciones científicas de Cuba podrían apoyar un programa de guerra biológica ofensiva al menos en el nivel de investigación y desarrollo. La industria biotecnológica de Cuba es una de las más avanzadas en los países emergentes y podría ser capaz de producir agentes de guerra bacteriológica“.
Fue suficiente para que el vociferante John Bolton Belen acusara a inicios de mayo de 2002 a la Isla de producir armas bacteriológicas y entregarlas a países terroristas, lo que de inmediato es replicado por los principales medios occidentales. El Presidente Fidel Castro respondió al embuste en una larga declaración que emplazaba al gobierno de EEUU y a Bolton a presentar una sola prueba de semejante aseveración y explicó detalladamente los objetivos de las investigaciones científicas cubanas en especial del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología, señalado por la prensa anti cubana como productor de armas biológicas. [4]

En plena campaña mentirosa llega a la Isla el ex presidente Jimmy Carter el 13 de mayo de 2001 y al otro día recorre el Centro donde lo espera Fidel Castro, desprovisto de su uniforme verde olivo, el cual según la prensa internacional es blindado a casi todo tipo de armas, que cambió por una guayabera celeste y acompañó al ex mandatario a todos los laboratorios de la instalación donde supuestamente se trabajaban con enfermedades letales. El ex mandatario declaró que Cuba no producía armas biológicas. [5]

El propio día 14 de mayo el entonces Secretario de Estado Colin Powell reconoció que Bolton había mentido y precisó que creía que Cuba tiene capacidad de investigación biológica en armas ofensivas. Pero no dijimos que tuviera realmente armas, sino que tiene la capacidad de realizar ese tipo de investigación. Un congresista al conocer el informe dijo irónicamente que de acuerdo a esa suposición cualquier país del mundo que produzca una aspirina también se le podría acusar de los mismo. [6]

John Bolton no duro mucho después en el cargo y se fue del séquito de neo conservadores que acompañaron al presidente George Bush durante sus dos mandatos. En la actualidad debe encontrarse en algún tanque pensante de la extrema derecha preparando su regreso a la política activa. Y al parecer la comunidad de inteligencia de EEUU sigue considerando profesional su informe de 1997 que excluye a Cuba como peligro para la Seguridad de Estados Unidos, a pesar de que en su coordinación y elaboración participó Ana Belen Montes entonces analista principal para la Isla de la inteligencia del Pentágono y hoy reclusa en una cárcel de máxima seguridad norteamericana.
________________________________

Ahora la directora del Instituto Roswell Park contra el Cáncer de Nueva York, Candance Johnson, anunció en conferencia de prensa, el entendimiento rubricado con el Centro de Inmunología Molecular de Cuba para la comercialización de la vacuna terapéutica cubana contra el cáncer de pulmón en Estados Unidos [7]. Así fue de canallesca, como la calificó Fidel Castro, la acusación que armó John Bolton [8], que se está diciendo aspiraría a la presidencia en 2016 y mantiene sus trajines de halcón de Washington.

Notas

[1] http://fas.org/irp/dia/product/980507-dia-cubarpt.htm 
[2] http://islamiacu.blogspot.com/2015/01/ana-belen-montes-merece-reparacion-por.html
[3] http://www.cubagob.cu/otras_info/minfar/doctrina/doctrina_militar.htm 
[4] http://www.cubaminrex.cu/es/respuesta-del-presidente-de-la-republica-de-cuba-fidel-castro-ruz-las-declaraciones-del-gobierno-de 
[5] http://www.cronica.com.mx/notas/2002/13712.html 
[6] http://www.jornada.unam.mx/2002/05/14/027n1mun.php?origen=index.html 
[7] http://islamiacu.blogspot.com/2015/04/dos-acuerdos-firmados-sobre-salud-por.html
[8] http://connuestraamerica.blogspot.com/2015/04/cuba-verdad-y-dignidad-contra-la-infamia.html

Publicar un comentario